Laberinto Postmoderno
Bienvenido al Laberinto Postmoderno. Rescata a la Razón de su Mazmorra, donde la han metido el Relativismo y la Postmodernidad. ¡Únete a los aventureros de la Razón y combate al Dogma y la Credulidad!
Inicio > Historias > Fin del Primer Nivel

Fin del Primer Nivel

Aventureros del Laberinto Postmoderno, hemos llegado al final del primer nivel de este complejo subterráneo. A través de sus pasadizos nos hemos enfrentado a algunos de los enemigos de la Razón y hemos ido aprendiendo a combatirlos, pero mucho recorrido nos queda todavía para poder rescatarla de su prisión.

El Rey de este Laberinto es el Relativismo y su reina, la Postmodernidad. Antes de poder cruzar la puerta que nos trasladará al segundo nivel, sería interesante preguntarnos: ¿qué sabemos nosotros de ese Rey que domina a las Bestias guardianas? Mientras tomáis un bocado y descansáis frente a la puerta, sentados alrededor de una fogata, el bardo del grupo comienza su historia.

Hace ya tiempo que la Humanidad inauguró la Era Moderna. Atrás quedaba la etapa supersticiosa medieval y las explicaciones religiosas habían fallado a la hora de proporcionar al ser humano conocimiento útil sobre el mundo. La crítica filosófica (Bacon, Descartes, Spinoza, Rousseau...), unida a los descubrimientos primarios de la ciencia (Copérnico, Galileo, Kepler, Newton...), indicaban que el mundo no era lo que habíamos creído. Poco a poco, el universo aparecía como algo independiente de la humanidad y ésta solamente un subproducto, un resultado, no un objetivo. El universo ya no era la obra de un dios cuya principal creación era el hombre. El Intelectualismo preconizado por Descartes y la no-directividad de la Creación expuesta por Spinoza se hacen por fin reales: el hombre se considera importante no por haber nacido más cercano a Dios, sino porque con su conocimiento se acerca cada día más a él. Incluso llegará a negarlo, pero eso vendrá más tarde.

Pero es difícil librarse de los viejos mitos. Pronto surgiría el Romanticismo, corriente que negará la eficacia del estado de la Razón, que abogará por el folclore y la tradición, que traerá a la filosofía la cuestión de la trascendencia humana otra vez. Las ciencias, según esta corriente, no han dado respuesta a las preguntas más esenciales, no pueden darnos explicación al sentido y dirección de la humanidad.

Ansiosos por responder a esas preguntas trascendentales, los intelectuales románticos rechazan el materialista método científico, buscan un sistema de aprehensión más espiritual y se dedican a la hermenéutica, la interpretación subjetiva fenomenológica y a redundar una y mil veces en conceptos tan abstractos como la existencia, la esencia, el ser, el estar y el darpolsaco, en definitiva.

El Relativismo surge en el siglo XX y es consecuencia directa de ese romanticismo decimonónico. La crítica a la ciencia como guía única de la Razón humana, el retorno a lo étnico y folclórico, la consideración de que cualquier explicación es solamente local y no absoluta. El rechazo a la objetividad y la exaltación de lo subjetivo, lo étnico y lo personalista. Sus máximos defensores y paladines, como Heidegger, Sartre, Horkheimer, Derrida, Adorno o Feyerabend, niegan (en diversos grados) la capacidad del hombre para dar explicaciones certeras sobre el universo y, por lo tanto, buscan un método diferente: la hermenéutica, los métodos etnográficos, la deconstrucción...

Negar el método científico debería haber traído como consecuencia el planteamiento de un nuevo método más certero, pero el Relativismo no lo ha planteado nunca. Aparecen cientos de métodos, investigaciones de todas las clases, argumentos que superan la lógica de las ciencias positivas, pero ninguno de ellos es el definitivo. Como consecuencia, se generan tal cantidad de teorías que se hace ilegible el discurso. La crítica y la contracrítica empeoran aún más la situación si cabe, pues en vez de delimitar la dirección del estudio, la amplían cada vez más, poniendo sobre la mesa cuestiones sin resolver que nunca serán abordadas en profundidad porque lo importante no es el conocimiento, sino el sujeto que lo piensa. Así, con la falta de criterios que marquen qué es grano y qué es paja, se llega al Anything Goes de Feyerabend, su Adiós a la Razón. Después de Feyerabend, ¿qué podría ser peor que plantear que Todo Vale?

Pues aceptarlo. Y se ha aceptado. La Sociología del Conocimiento acusa a la ciencia de que sus resultados, como su método, no son sino "una visión más", una visión occidentalista y sesgada del mundo. La realidad no existe como tal, sino como interpretación humana. El universo ya no es independiente, ni siquiera es superior al hombre, sino que se supedita a él. El Cosmos, según esta corriente, es como el observador decide que sea.

Con este panorama, la ciencias sociales se convierten en un Laberinto de ideas absurdas e ideas plausibles, de proyectos abiertos inconclusos y de estudios que salen a la luz apoyados en cualquier argumento, sea éste o no correcto. Castaneda asegura que se convirtió en Cuervo físicamente durante su investigación y se acepta. Feyerabend asegura que los postulados de la astronomía y los de la astrología tienen el mismo peso epistemológico y se acepta. Heidegger asegura que "el cosear de la cosa es el mundear del mundo", y se acepta. Cuando Todo Vale, todo se emborrona, todo se mezcla y el collage resultante es la absurdidad.

Las ciencias naturales, asediadas, continúan dándole al ser humano mejoras en su vida, demostrando la eficacia de su método. La física da explicaciones sobre los aspectos más profundos de la materia y la energía, llegando a colindar con la metafísica hasta el punto que empieza a responder las preguntas trascendentales de que hablaban los Románticos. "¿Qué es el Ser? ¿Qué es la Esencia? ¿Qué es la Nada, qué es la Eternidad? ¿Somos Alma, somos materia o somos solo fruto del azar?", cantaban Siniestro Total. No estamos tan lejos de dar explicación científica a esas cuestiones. La primera estrofa de la canción está prácticamente respondida: "¿Cuándo fue el Gran Estallido? ¿Dónde estamos antes de nacer? ¿Dónde está el eslabón perdido? ¿Dónde vamos después de morir? ¿Es fiable el Carbono-14? ¿Es nuestro antepasado el hombre de Orce?". Para la segunda estrofa, repito, no nos queda tanto.

Eso con la física, pero también en otras ciencias naturales: la medicina científica, alarga la esperanza de vida del ser humano y garantiza más años de salud y vitalidad. La química y la biología, unidas desde el siglo XIX tras descubrir la genética, ahora se acercan a la psicología a través de las ciencias neurológicas. Las ciencias del espacio, mediante la carrera espacial, llevan a las casas inventos como el papel de aluminio, el teflón, la telefonía móvil, la televisión vía satélite o el GPS. Nuestros neumáticos de hoy fueron diseñados para los aparatos que se pasearon por la Luna. La sociedad se ha servido indirectamente del aparentemente absurdo pique político entre Este y Oeste. Las ciencias naturales y la tecnología que se deriva de ella demuestran eficacia, a pesar de las críticas y la oposición relativista.

En las ciencias sociales se hacen descubrimientos importantes, pero no tan eficazmente. Es evidente su lentitud en llegar a conclusiones consensuadas, su excesivo celo por la estética o su adhesión a un verbalismo en el que las palabras sustituyen a las pruebas. Las corrientes políticas son aceptadas como parte de la investigación, por lo que los resultados de una u otra ya no dependen del objeto estudiado, sino del propio investigador y su ideario. Obtenemos así la sociología marxista, la pedagogía libertaria o la economía neoliberal, por poner algunos ejemplos.

¿Es posible la negociación? ¿Es deseable? ¿La racionalidad Científica debe someterse a los dictados del existencialismo y la Hermenéutica, o viceversa? La lucha continúa y, cada día, es más enconada. La idea de que Todo Vale se instaura en todos los estamentos sociales, mientras que la disparidad de criterios se adueña de toda la sociedad. ¿No hay modo de elegir? ¿La capacidad humana para explicar es realmente incapaz de dar UNA única y acertada explicación de lo que ocurre? ¿Estamos condenados a una discusión infinita, sin normas y sin sentido?

Eso plantea el Relativismo. Sus consecuencias: las expresadas.

Ahora, valerosos aventureros, ya sabéis con qué os enfrentáis. El Rey del Laberinto Postmoderno espera en alguna parte y envía a sus servidores contra vosotros. Combatirlos es el único modo de rescatar a la Razón de su presidio.
El Amo del Calabozo

2005-06-11 15:06 | Categoría: | 8 Comentarios | Enlace

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://laberintoposmo.blogalia.com//trackbacks/30632

Comentarios

1
De: Algernon Fecha: 2005-06-11 16:30

Las ciencias, según esta corriente, no han dado respuesta a las preguntas más esenciales, no pueden darnos explicación al sentido y dirección de la humanidad.

Pues no. Y tampoco creo que sea su objetivo :-)

la existencia, la esencia, el ser, el estar y el darpolsaco, en definitiva.

Por no mencionar el "estar-para-la-muerte" y el "estar-para-la-bocatería". Te recomiendo dos posts míos: "Carta de presentación de un posmoderno" y "Biografía de un filósofo del siglo XX". Seguramente te encantarán :D

Así, con la falta de criterios que marquen qué es grano y qué es paja, se llega al Anything Goes de Feyerabend, su Adiós a la Razón. Después de Feyerabend, ¿qué podría ser peor que plantear que Todo Vale?

Quedarse en el "todo vale" para explicar a Feyeraben es simplificar demasiado, pero te comprendo. El posmodernismo, en sí, no ofrece ninguna receta. ¡No puede hacerlo! Es simplemente un vaivén deconstructivista. Si ofreciera una propuesta ya no sería posmodernismo... Y eso es lo que más me repatea del posmodernismo, su falta de propuestas.

Yo creo que a Feyeraben hay que leer con relax, tomando sus ideas con ligereza, como cuando se lee a Nietzsche. De Feyerabend me quedo con su crítica al modelo de científico como denkbeamte, "funcionario del pensamiento". El buen científico es más artista que funcionario. Es más caótico que ordenado. En ese sentido el método sí puede parecer una quimera: si empiezas a constreñir la ciencia con un yugo metafísico, la cagaste Burt Lancaster.

Aunque esto sería mejor que lo habláramos tú y yo con sendas cervecitas, que es lo suyo en esta época del año :-)

Feyerabend asegura que los postulados de la astronomía y los de la astrología tienen el mismo peso epistemológico y se acepta.

Bueno, no es exactamente eso lo que pasó... este artículo es muy interesante al respecto.

¿Estamos condenados a una discusión infinita, sin normas y sin sentido?

Por desagradable que te resulte, ésa es la esencia misma del método científico: una discusión infinita :-)

Eso plantea el Relativismo. Sus consecuencias: las expresadas.

Mmm, cuando hablas del Relativismo (que sin duda es una patata bien caliente) me recuerdas al Papa Ratzinger xD

Cardinal Ratzinger Warns of "Dictatorship of Relativism"



2
De: Algernon Fecha: 2005-06-11 16:31

Joer, yo y mi cansancio. Me he comido un par de 'd' al escribir Feyerabend xD



3
De: El Amo del Calabozo Fecha: 2005-06-12 11:52

Algernon: La ciencia es una discusión infinita, pero con normas y objetivo claro. La posición relativista relativiza esas normas impidiendo alcanzar resultados objetivos e, incluso, intersubjetivos.
Sé que reducir a Feyerabend al Todo Vale es falaz, pero en realidad sus propios seguidores lo hacen. La consigna del "Adiós a la Razón" está muy arraigada en psicopedagogía, por ejemplo.
¡¡Ah, como vuelvas a compararme con el Papa Razzi, me da un ataque!! :D



4
De: belen Fecha: 2005-07-05 02:56

no se si te interesara ayudarme,pero es que tengo que hacer un trabajo monografico sobre feyerabend y me gustaria que me recomedaras por donde empezar para poder comprederlo,gracias desde ya



5
De: belen Fecha: 2005-07-05 02:56

no se si te interesara ayudarme,pero es que tengo que hacer un trabajo monografico sobre feyerabend y me gustaria que me recomedaras por donde empezar para poder comprederlo,gracias desde ya



6
De: Ione Fecha: 2007-11-28 14:38

No sé si finalmente hiciste el trabajo sobre Feyeraben, si lo hiciste, me encantaría leerlo. Gracias



7
De: Adrian Leverkühn Fecha: 2008-01-21 17:48

He llegado aquí por casualidad. Soy estudiante de doctorado en filosofía y me da mucha pena tanta ignorancia cargada de autoconformismo y pretensión de racionalidad monopolizada. Lo primero es que posmodernidad se escribe sin t. Lo segundo es que deberías aclarar qué representa para tu pensamiento-imagen esa palabra porque resulta bastante ambiguo. Lo tercero es que lo que creo que llamas posmodernidad, con el laberinto de la razón, etc no es algo propio de nuestros tiempos, sino que ya Zenón de Elea y el eleatismo, por no hablar de Platón en los diálogos "aporéticos" se ocuparon de ello (debemos decir entonces que la posmodernidad va mucho antes de la modernidad?). Lo cuarto es que la ciencia también tiene sus particulares presupuestos ontológicos y sus propios mecanismos de clausura y traba del pensamiento; no basta con decir "ciencia" y pretender que no hay nada más que añadir; al contrario, está todo por demostrar. Lo quinto es que, en fin, hay mucha ingenuidad en todo este planteamiento. El pensamiento se ocupa de problematizar, no de buscar soluciones, y por eso es infinito y no se le puede poner coto. El pensamiento está por encima de la razón, que sólo es una facultad más junto a entendimiento e imaginación. De hecho creo que a lo que tú llamas razón es en realidad el entendimiento, pero en fin. Te recomiendo que leas a Kant para afinar un poco la terminología y tu diagrama de posiciones enfrentadas.

Por cierto que la filosofía de la ciencia me parece una completa enjuagadura de palabras. Te recomendaría "qué es filosofía?" de Gilles Deleuze, además de cierta apertura de mente.

Saludos.



8
De: Borkelius Fecha: 2011-12-25 17:30

Una simpleza y un contrasentido. ¡Qué mal lector de las enseñanzas de Don Juan! Otro nuevo Gendarme --perdón, Caballero-- de la racionalidad defendiéndola con la misma jerigonza medieval...."creo que la verdad de mi secta es la más pura y por tanto la que ha de seguirse, hay que defenderla a capa y espada"..., vamos hombre, os invito a esforzarte por una perspectiva más amplia, haber si podéis tener una visión de conjunto y así observar el estado actual del planeta y reflexionar si has seguir izando oriflamas de los tecnócratas racioliberales.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.166.188.64 (179cd66b12)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?

		

Archivos

<Noviembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

ARP-SAPC

Siempre Ganamos Algunos Euros.

Blogalia

Blogalia