Laberinto Postmoderno
Bienvenido al Laberinto Postmoderno. Rescata a la Razón de su Mazmorra, donde la han metido el Relativismo y la Postmodernidad. ¡Únete a los aventureros de la Razón y combate al Dogma y la Credulidad!
Inicio > Historias > La Respuesta Verdadera

La Respuesta Verdadera

El Duendecillo os mira con sorna. ¿Quién podría responder con una única sílaba a una pregunta como ésa? Sin duda es una pregunta trampa

"La respuesta verdadera, si es científica, es única. (a) Verdadero; (b) Falso".

Cuando me plantearon esta pregunta en un test de 40 ítems, me quedé parpadeando delante del folio, aturdido. ¿Qué demonios era eso? Mi primer impulso fue tachar la A. Al fin y al cabo, es lo que todo el mundo desearía, ¿no? Que hubiera una respuesta verdadera única a las preguntas de la ciencia.

Luego recordé las ecuaciones de segundo grado, ésas en las que hay dos respuestas. x^2=4; Respuestas: +2 y -2.

Pero, en ese caso, razoné, es bien posible que la respuesta verdadera fuese +-2, así que seguía siendo única.

Luego hice memoria. ¿Qué estaba estudiando yo? ¿Matemáticas, física o química? No. Yo estudiaba Maestro: Educación Primaria. Y la asignatura era Organización Escolar, es decir, pedagogía en toda regla. ¿Era la pedagogía una ciencia exacta? Nada más lejos. ¿Iba a corregirme el examen un positivista comtiano? Menos aún. Lo importante no era responder con lo que yo creyera más certero, sino con lo que el examinador considerase más cierto.

Supongamos ahora que un niño está en un aula, pero en vez de atender al profesor, mira ensimismado por la ventana. ¿Qué le está sucediendo? ¿Por qué ese comportamiento? Si un psicólogo conductista respondiese a esta pregunta, diría que lo que hay fuera de la clase le resulta mucho más atractivo y le aporta más que lo que hay dentro. Un psicólogo cognitivista diría que el niño ha decidido centrarse en lo que hay afuera porque está más cerca de lo que él considera como divertido o necesario en ese momento. El pedagogo respondería que el profesor no ha sabido motivar convenientemente al alumno, ni adaptar la clase a sus necesidades. ¿Acaso esas tres respuestas no pueden ser ciertas a la vez y el alumno estar más motivado por lo que sucede en el patio que por lo que sucede dentro del aula?

Corregí mi respuesta y, definitivamente, taché la B, aunque seguía teniendo mis dudas.

Pero, en realidad, daba igual qué respuesta tachase. Cuando fui al despacho del profesor para revisar el examen, me señaló esa pregunta y dijo que por qué había dudado tanto. Yo traté de explicarle mis tribulaciones. "Mi concepto de ciencia", le dije, "es diferente al tuyo. He contestado pensando más en lo que tú consideras ciencia que en lo que yo entiendo como tal".

El profesor no se inmutó. No movió ni un músculo. "Dime, ¿no consideras la pedagogía una ciencia?", me preguntó. Yo tragué saliva. Él era un ferviente defensor de la cientificidad de la pedagogía, pero teniendo en cuenta que su tipo de ciencia era diferente al de las naturales. Defendía la separación entre ciencias sociales y ciencias de la naturaleza.

"Creo más bien que son preciencias", respondí, tratando de ser amable. "¿Como las consideraría Kuhn?", dijo él. "Quizá sea en lo único en que estoy de acuerdo con Kuhn", contesté yo.

El profesor sonrió y comenzó una discusión que duró más de veinte minutos, cigarro tras cigarro, en la que él preguntaba y yo respondía, sobre el concepto de "ciencia". No me adhiero a los positivistas, estoy abierto a considerar "ciencia" a la psicología, la pedagogía, la sociología y las demás disciplinas de lo humano y lo social. Lo que no estoy dispuesto, dije, es a admitir que TODA esta cantidad de libros, artículos, ensayos y tratados que hay en la biblioteca, sean científicos. Hay mucha morralla, mucha creencia y mucho verbalismo entre ellos.

"¿Qué propones tú pues", me preguntó, casi como colofón a nuestro debate.

"Propongo", dije, "que en las ciencias sociales se empiece a utilizar el pensamiento crítico como es debido. Que se destierren para siempre las teorías que parten de bases filosóficas indemostradas e indemostrables. Que cada postulado venga acompañado de algún tipo de evidencia, aunque sea de carácter etnográfico. Que se exija al escribiente ser muy preciso en lo que dice, obviando referencias a la pseudociencia, como el psicoanálisis o el existencialismo".

"¿Y con qué fin hacemos eso?", dijo él.

"Con el de hallar un conocimiento que, ya que no puede ser objetivo, sea, al menos, consensuado intersubjetivamente", contesté y, antes de que me pudiera preguntar al respecto, continué: "Y esto quiere decir que se busquen respuestas para las que nadie tenga alternativa racional. Cualquiera puede dar una alternativa irracional a una hipótesis, es fácil recurrir a duendes, fuerzas místicas, conciencias colectivas o energías telúricas y dar así explicación a los fenómenos sociales. Lo que ya es más difícil es dar respuestas que nada tengan que ver con esas ideas y esos principios. Las respuestas deben ser siempre sometidas al juicio de la razón, no al de la tradición o la mitología".

Él pulsó una tecla de su ordenador y dio como correcta la respuesta. Me dijo, entonces, que lo importante no era responder A o B, que lo importante era saber razonarlo. Y, aun hoy, sigo considerando que tenía razón y que era una buena pregunta para plantear a cualquiera que trabaje dentro de las ciencias sociales.

Nota: Por supuesto, la conversación no ha sido transcrita literalmente, pero sí en su esencia. Han pasado años. Como dicen en la película "Memento", la memoria no es un registro, es una interpretación. Si ese profesor lo leyera, seguramente la recordaría con otras palabras, pero con el mismo sentido. Discutimos sobre ciencia, tratando de encontrar el consenso entre él, relativista, partidario de la deconstrucción, amante de Derrida; y yo, que sigo siendo muy Popperiano cuando quiero. Si este tipo de discusiones abundasen en las ciencias sociales, otro gallo nos cantaría.

El Duendecillo desaparece en una pequeña voluta de humo blanco y la puerta que hay tras él, se abre de par en par. Al otro lado, el Tercer Nivel del Laberinto Postmoderno...
El Amo del Calabozo

2005-07-03 21:43 | Categoría: | 1 Comentarios | Enlace

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://laberintoposmo.blogalia.com//trackbacks/31369

Comentarios

1
De: EMILY Fecha: 2006-12-30 05:20

Muy bueno el aporte, pero... Es la educación una ciencia, o es un conjunto de ciencias experimentales y no experimentales?... aún tengo la duda.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.198.108.19 (519c7a46e7)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?

		

Archivos

<Noviembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

ARP-SAPC

Siempre Ganamos Algunos Euros.

Blogalia

Blogalia