Laberinto Postmoderno
Bienvenido al Laberinto Postmoderno. Rescata a la Razón de su Mazmorra, donde la han metido el Relativismo y la Postmodernidad. ¡Únete a los aventureros de la Razón y combate al Dogma y la Credulidad!
Inicio > Historias > Marte y olas de calor

Marte y olas de calor

Ante vosotros, hay una sala pequeña, una cavernosa oquedad en cuyas paredes están escritos muchos glifos. Entremezcladas, hay verdades y mentiras, medias verdades, medias mentiras y algo de esto, algo de lo otro, un poquito de aquello y una pizca de alguna cosa más. ¿Qué pone en esa pared? No hay modo de enterarse. Alguien ha mezclado todo, como en un palimpsesto, escribiendo ora del derecho, ora del revés, hasta que el mensaje queda tan emborronado que no hay quien lo lea. ¿Qué es lo que ocurre? Pues lo típico en cualquier sala del Laberinto Postmoderno: que las cosas se mezclan, se agitan y el batido resultante suele ser un verdadero galimatías carente de todo sentido. ¿Qué más da? Nunca repetiremos lo suficiente que en este lugar Todo Vale.

Últimamente me prodigo en poner verdes a los periodistas, pero creo que debería cargar las tintas contra los redactores jefe, contra los directores de periódicos y contra los directivos de los medios de comunicación. Al fin y al cabo, el que manda manda, aunque mande mal, como dicen en mi pueblo. Y si yo fuera un periodista recién licenciado y me ofrecieran un puesto en la sección de Ciencia y Tecnología de un periódico lo cogería. Aunque no tuviese ni puñetera idea de esos temas, uno tiene que comer, ¿no? Así que ponernos ahora a criticar el analfabetismo científico del pobre asalariado es como matar al mensajero: quien verdaderamente tiene la culpa es el señor de corbata que contrata a la gente sin tener ni pajolera idea de lo que está haciendo.

Porque mira que hay que ser cafre para meter la gamba de este modo, por partida doble:

En plena portada, arriba a la izquierda, veo sorprendido un titular que dice: CIENCIA. ¡Mosquis! Un periódico donde la ciencia ocupa un lugar importante en portada... Pero sigo leyendo y, bajo ese pequeño titular, se lee: "En Moscú, la astróloga Marina Bai demandó a la Nasa por los efectos que “Impacto Profundo” causaría en el orden cósmico del universo".

Y es que es demencial que con la cantidad de cosas que la Ciencia tiene que aportar al mundo, con la enormidad de artículos que se podrían redactar con solo darse un garbeo por una revista científica cualquiera y buscar algo de información por ahí, se tenga que poner bajo este epígrafe los desbarros y majaderías de una astróloga con ganas de tocar el haba. Porque la denuncia de esta señora no son más que eso: ganas de hacer la puñeta y a ver si hay suerte, pillo a un juez aún más subnormal que yo y la NASA me paga una indemnización por toda la cara... Por supuesto, algún cantamañanas fue a ver qué se cocía con la denuncia de la astroloca ésa y un redactor jefe aún más cantamañanas se ganó el sueldo dejando la noticia y poniéndola en portada. En fin, ¡qué le vamos a hacer! Será que el "orden cósmico" está en contra del sentido común...

Pero es que en el mismo periódico leemos algo aún peor:

Empieza la cosa hablando de que Marte se acerca a la Tierra por estas fechas y que se verá cerca de la Luna, brillando mucho y en tono cobrizo. Hala, hasta aquí, pues nada que decir (salvo quizá que eso de cobrizo lo dirán ellos, que a mí me parece más bien rojo fuerte, pero es cuestión de gustos...). El caso es que pronto, la empezamos a fastidiar: "Marte, ese planeta rojo que está en la mira para ser colonizado en el futuro, “visita” la Tierra desde el 29 de junio". ¿Está en la mira de qué? ¿De ser colonizado? ¡Vaya sorpresa! Venga, yo me apunto a organizarlo todo. Para empezar, los que van a ir van a ser el periodista que redactó esto, por desinformado; su inmediato superior, por inútil y por no preocuparse de dar información veraz en su sección y, por último, el director del periódico por contratar a zoquetes como éstos. ¿Colonizar Marte? Bastante tenemos si en la próxima misión no se nos descacharra ningún chisme... ¿Estos han visto La Guerra de los Mundos y han pensado en hacer algún ataque preventivo a los marcianos por si las moscas o qué?

Pero es que luego la cosa se va poniendo calentita calentita, cuando aparece la siguiente barbaridad: "El astrólogo zuliano Carlos Pineda atribuye a este fenómeno la intensa ola de calor que se ha registrado en los últimos días". ¡Olé, olé y olé y al que no diga Olé que se le seque la hierbabuena! ¡Esto es periodismo de calidad, información veraz y datos contrastados! ¡Esto son fuentes fidedignas! Claro, es normal. El chiquillo encargado de cubrir el asunto pensó "Esto va de planetas, ¿no?" pues a un astrólogo. Esto nos pasa por no meter caña y enseñar al mundo a cambiarle el nombre a esta pseudociencia y llamala Astromancia, que es lo que verdaderamente es. Porque la astrología, de "logos", no tiene nada. Sobre todo, cuando se meten en camisas de once varas y empiezan con gilipolleces como esta. ¡Qué estupendo es jugar a ver quién suelta la sandez más gorda! ¡Y qué bien que haya periódicos como éste, donde te meten a un astrólogo diciendo mamonadas como si fuera un experto en la materia! En fin, sigamos, que me caliento y aún nos queda algo más...

"En 1887, G. Schiaparelli registró unas fotografías que generaron la controversia de la verdadera naturaleza de las configuraciones marcianas. Esto es información de la buena, sí señor. El periodista ha cogido la primera enciclopedia escolar que ha visto, ha mirado "Marte" y ha copiado literalmente lo que ponía. Una enciclopedia de esas para niños de Primaria, por supuesto, que la de secundaria hablaba de cosas muy raras... Porque dígame usted a mí qué demonios son las "configuraciones marcianas", ¿el próximo programa de Xavier Sardá? Y el hecho de que esas fotos provocaran controversia en 1887 es un dato de lo más actualizado, desde luego. Su equivalente en biología sería decir: "y un cura ha conseguido no sé qué mezcla de guisantes". Vamos, muy fiable la información dada...

Y cuando ya pensaba que la verborrea iletrada se había terminado, como colofón, la última línea: "En el futuro, podrá darle a los astrónomos e investigadores información necesaria para trasladar seres humanos hacia allá". ¡Eso es! ¡Traslademos seres humanos hasta allá a ver qué pasa! Solamente tenemos que cubrir tres años y pico de viaje, ponerlos bien equipados para soportar el frío de Marte -un buen número de grados bajo cero en pleno veranito-, las ventoleras que se montan que ríase usted del Cierzo de Zaragoza o de los aires que corran en Chicago y, además, acostumbrarlos a respirar el CO2 como las plantas. Después de eso, bajamos a los tipos éstos hasta Marte, les hacemos darse una vuelta, coger cuatro piedras clavar la banderita (que se irá a tomar por el saco en cuanto sople un poquito el Simún marciano) y vuelta para casa, otros tres años y pico de viaje. Nada, unas vacaciones.

Tengo un amigo que se fue de Zaragoza a San Sebastián a ver un concierto, llegó y no había entradas, así que se compró un bocata de tortilla, se lo zampó en el coche y se volvió. Al contarnos la experiencia, nos dijo: "Coño, me he ido hasta San Sebastián para comerme un bocata de tortilla". Vale, pues semejante estupidez no es nada comparado con mandar gente a Marte (o a cualquier otro lado).

Ya me parece una idiotez mandarlos a la Estación Espacial Internacional, donde los robots harían un trabajo más efectivo, más barato y, además, no hay que darles comida, ni reciclarles el aire, ni sitios para dormir, ni dónde cagar. No te digo nada llevar a gente a Marte, ¿a qué? ¿A pasearse como Arnold Schwarzenegger en "Desafío Total"? ¿A hacerle la foto de la huella en el suelo para que se borre al primer bufido meteorológico marciano?

La Ciencia tiene sus prioridades y, desde luego, mandar gente a otros planetas no es una de ellas. Lo malo es que los distintos gobiernos de los EE.UU. no parecen querer deshacerse de esa "carrera espacial" que ya no tenía sentido en la Guerra Fría, y quieren seguir creando héroes para la gente. Cuando Yuri Gagarin subió allá arriba, la gente lo vitoreó. Cuando Aldrin, Collins y Armstrong fueron a la Luna, no te cuento la que se organizó por todo el mundo y, al final, si lo piensas bien, la mano humana en el espacio ha hecho más bien poco por el avance científico. Cualquier robot chiquitajo trabaja mejor que diez astronautas con guantes gordos y flotando sin gravedad. Y además, hay que traerlos de vuelta, cuando a los robots podemos dejarlos por ahí tirados, sin problemas. La sonda Pioneer que está por ahí flotando, o las dos Voyager, siguen enviando información, décadas después de ser olvidadas por el común de los mortales. Hacen su trabajo sin exigir nada más que unas baterías para funcionar. Y cuando las baterías se gasten, pues nada, a otra cosa mariposa. ¿Para qué demonios íbamos a enviar gente a ninguna parte?

Pero claro, hay que tener en cuenta que esto del espacio tiene un atractivo más que especial para la gente. Nos gusta la idea de que alguien vaya allí y ponga la banderita. Nos atrae pensar que nuestros nietos puedan irse de vacaciones a Marte como yo me puedo ir a Londres o a Australia. Ahora bien, a mí también me gustaría ser telépata y me aguanto y pago la factura del teléfono. Y me gustaría ser telequinético para que no me doliesen los riñones al levantar algo pesado. Y me gustaría tener visión de Rayos X para ver lo que hay debajo de la ropa de mi compañera de trabajo, que está de muy buen ver. Pero me fastidio. Las cosas son como son, querido redactor jefe, querido periodista, querido director de la revista. Y, hoy por hoy, mandar gente a Marte es una subnormalidad como pocas podríamos imaginar.

Bueno, una es más gorda: poner a un astrólogo a comentar una noticia sobre astronomía.

Ya que estamos, propongo que en vez de www.panodi.com, la página se llame www.PANOLI.com. Es más acertado...

Incapaz de discernir ninguna cosa coherente del mensaje de la pared, os encogéis de hombros y continuáis camino. La Razón sigue encerrada en algún lugar del Laberinto y vosotros tenéis que rescatarla, chicos. Cueste lo que cueste...
El Amo del Calabozo

2005-07-06 18:06 | Categoría: | 2 Comentarios | Enlace

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://laberintoposmo.blogalia.com//trackbacks/31455

Comentarios

1
De: franklin Fecha: 2005-09-20 01:12

soy un aprendiz de telequinetico que mueve con la mente cosas pepueñas y bpienso que estas en lo correcto



2
De: franklin Fecha: 2005-09-20 01:12

soy un aprendiz de telequinetico que mueve con la mente cosas pepueñas y bpienso que estas en lo correcto



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.198.108.19 (519c7a46e7)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?

		

Archivos

<Noviembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

ARP-SAPC

Siempre Ganamos Algunos Euros.

Blogalia

Blogalia