Laberinto Postmoderno
Bienvenido al Laberinto Postmoderno. Rescata a la Razón de su Mazmorra, donde la han metido el Relativismo y la Postmodernidad. ¡Únete a los aventureros de la Razón y combate al Dogma y la Credulidad!
Inicio > Historias > Filosofía positivista

Filosofía positivista

Ante vosotros, un anciano está sentado en una mesa de madera, rodeado de papeles por todas partes, revisando viejos textos. Os mira, os sonríe vagamente y os dice algo ininteligible, en varios idiomas entremezclados, oraciones donde no hay sujeto ni predicado, donde no hay complementos directos ni indirectos, donde las preposiciones se convierten en adverbios. ¿Qué quiere decir? Nada en absoluto. Simplemente, es un filósofo del Laberinto Postmoderno

Si la filosofía siempre fue el feudo de las ideas abstractas, donde se generaban las mayores genialidades y las peores memeces, no te digo nada dentro del Laberinto Postmoderno. La (in)cultura del Todo Vale se hace fuerte entre los filósofos, en intrincadísimas discusiones alrededor de aspectos puntuales de la hermenéutica más grotesca. Darle vueltas y vueltas a los mismos asuntos, sin sentido, sin razón que guíe el debate. ¿Qué más da la razón, habiendo hermenéutica y deconstrucción? Deconstruccionemos (o deconstruyamos, será) la razón para construir (o construccionar) un nuevo modelo que no sirva para nada, pero que tenga aspecto de ser algo profundo.

Recientemente me han regalado un libro de don Miguel de Unamuno, transgresor, acusador, revolucionario como todo lo que escribió aquel buen hombre que parecía pasar por encima de convenciones y consensos. Permitidme que le plagie una cita:

"No es, en efecto, la filosofía, según don Fulgencio, más que una combinatoria llevada a los últimos términos. El trabajo hercúleo, genial, estribaba en dar, como él ha dado, con las cuatro ideas madres, dos del orden ideal y dos del real, ideas que son, las del orden real: la muerte y la vida; y las del orden ideal: el derecho y el deber, ideas no metafísicas y abstractas, como las categorías aristotélicas y kantianas, sino henchidas de contenido potencial. A partir de ellas, coordinándolas de todas las maneras posibles, en coordinaciones binarias primero, luego ternarias, cuaternarias más adelante, y así sucesivamente, es como habrá de descrifrarse el misterio del gran jeroglífico del Universo, es como se sacará el hilo del ovillo del eterno Drama del infinito. Está en las coordinaciones binarias o simplemente combinaciones, como él, aunque apartándose del común tecnicismo, las llama, estudiando el derecho a la vida, a la muerte, al derecho mismo y al deber; el deber de vida, de muerte, de derecho y de deber mismos; la muerte del derecho, del deber, de la misma muerte y de la vida; y la vida del derecho, del deber, de la muerte y de la vida misma. ¡qué fuente de reflexiones el derecho al derecho, el deber del deber, la muerte de la muerte y la vida de la vida!, ¡qué fecundas paradojas las de la vida de la muerte y la muerte de la vida!". (Extracto de Amor y Pedagogía, capítulo Cuatro)

Cuando leí este párrafo, no pude, por menos, que esbozar una sonrisa maliciosa. Don Miguel logró vaticinar, de un modo bastante exacto, adónde llegaría la filosofía en el siglo que empezaba cuando escribió el libro. Es todo el libro una crítica divertida y satírica al positivismo que estaba atenazando las ciencias sociales en aquel tiempo. Pedagogía que pretendía coger a un niño pequeño y convertirlo en un genio manipulando cada aspecto de su vida. Sociología que pretendía predecir el comportamiento de los grupos humanos tal y como expresó Isaac Asimov en su "psicohistoria" de la saga de las Fundaciones.

Pero es que el extremo opuesto al positivismo, identificado por las corrientes más postmodernistas, más relativistas, aquellas que niegan la capacidad de la ciencia para dar respuestas válidas y fiables, es peor todavía. Del inmovilismo práctico, de la razón instrumental, hemos pasado al Todo Vale, a la hermenéutica más inútil y a la redefinición en función no ya de nuevas observaciones, sino de lo que no se puede observar. Lo que importa es el pensante, no lo pensado. El objeto de estudio se difumina, acaba todo girando alrededor del investigador y éste termina por desvirtuar para siempre la ciencia y la filosofía y convertirlas en pura y dura masturbación mental.

Ser capaz de decir lo más complejo de inteligir, de hacer lo fácil complicado y lo sencillo, enrevesado. Para referirnos a un concepto cualquiera, se emplean centenares de folios. ¿Para qué ser simple? ¡Busquemos los cinco pies al gato y concentrémonos en el pie que no existe! Llenemos nuestro texto de palabras en alemán (idioma de Freud y Heidegger), abandonemos para siempre las nomenclaturas que tanto han aportado para utilizar una nueva, personalista y subjetiva, que nadie comprenda del todo. Hagamos la crítica sobre la forma, pretendiendo hacerla pasar por fondo. Desdeñemos la discusión racional, es preferible decir cualquier cosa y dedicar el resto de nuestras vidas a desdecirla, a criticarla, a corregirla, que ser capaces de dar sentido a lo que se ha dicho.

Así es la filosofía postmoderna. Pobre del que quiera estudiar esta carrera en el futuro...

El anciano continúa a lo suyo y vosotros pasáis de largo. Seguro que tenía algo importante que decir, seguro que eso tan importante, luego es una sandez. Pero da lo mismo, el hombre sigue buscando algo. Sin saber siquiera qué es.
El Amo del Calabozo

2005-07-11 00:20 | Categoría: | 4 Comentarios | Enlace

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://laberintoposmo.blogalia.com//trackbacks/31578

Comentarios

1
De: jose miguel Fecha: 2006-05-06 23:28

para poder en contrar mas facil los resultado escrivirlos por orden alfavetica



2
De: Jorgelina metos Fecha: 2006-06-17 17:47

yo esstudio filisofia posmoderna y no tenes ningun derecho a decir eso en que te vasas.



3
De: El Amo del Calabozo Fecha: 2006-06-17 23:24

¿Y permiten en la carrera de filosofía que una estudiante escriba "basas" con uve?

Confirmas lo que digo, Jorgelina.



4
De: sarita Fecha: 2007-05-09 03:19

mas informacion sobre el positibismo



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.158.248.167 (14e71e3ab8)
Comentario

		

Archivos

<Septiembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
             

ARP-SAPC

Siempre Ganamos Algunos Euros.

Blogalia

Blogalia