Laberinto Postmoderno
Bienvenido al Laberinto Postmoderno. Rescata a la Razón de su Mazmorra, donde la han metido el Relativismo y la Postmodernidad. ¡Únete a los aventureros de la Razón y combate al Dogma y la Credulidad!
Inicio > Historias > Incendios, ecología urbana y domingueros.

Incendios, ecología urbana y domingueros.

En el Laberinto Postmoderno, todas sus criaturas se declaran ecologistas. Todas, casi sin excepción. De hecho, decir en este Laberinto que no lo eres es casi sacrílego. Los demás te miran como si fueses un hereje maldito. A quien se mete con Greenpeace, le llueven las miradas de incredulidad, si no son de desdén. Y como se te ocurra decir que sigues opinando que es más ecológica una central nuclear bien llevada que mil centrales eólicas, no veas la que te cae.

Eso sí, los mismos que braman contra los bosques incendiados del telediario, o que despotricaron con los hilillos de plastilina del Prestige, los mismos que dicen que ellos compraron el coche con catalizador antes que nadie y que lo hicieron por ecológico y no porque la gasolina sin plomo sea más barata, luego pasan completamente de tener actitudes verdaderamente ecológicas.

Y es que en este país se recicla, pero cuando uno se acuerda. Voy a casa de amigos míos, todos ellos muy ecologistas, y nadie tiene la basura bien separada. Las excusas, las de siempre: que si vivo en un piso de cincuenta metros, que si me pilla lejos el contenedor de plásticos, que si es que la costumbre... Lo mismo pasa con el aceite, que se va por el sumidero de la fregadera con total impunidad, o con la manía de más de uno de meterse a remojo dentro de una bañera llena de agüita en lugar de darse una duchita.

Cada día, cuando voy al trabajo, tengo que ver los aspersores de los parques mal dirigidos, lanzando su agua -chorros y chorros de agua bien necesaria y escasa-, a estériles aceras, mojando transeúntes. Cada lunes, veo los restos de los botellones en el césped, botellas, vasos de plástico, latas, tiradas por ahí, con la papelera vacía a apenas unos metros. En este país, lo raro es ver al dueño de un perro recogiendo las heces del animal, mucho más raro que ver a alguien jurando en hebreo mientras limpia sus zapatos de la caquita desprendida por un ignorante e inocente cocker que nada entiende de ecología urbana.

En Zaragoza, ciudad que por población debería ser moderadamente tranquila, el tráfico es un caos. Para empezar, hay obras por todas partes, pero ni a dios se le ocurre dejar el coche en casa, como si tomar el autobús fuese deshonroso. Las calles de Zaragoza se llenan de vehículos conducidos por enojados conductores que despotrican contra el ayuntamiento -que tiene su parte de culpa, no se crean-, que despotrican contra la policía municipal -que tampoco se libran-, pero que no se les ocurre poner algo de su parte para solucionar el problema.

Por eso, no me extraña en absoluto lo que ha pasado en Guadalajara, que no es sino la consecuencia de siglos de auténtica dejadez, de falta de previsión y de política basada en aquello tan consabido de el que venga atrás, que arree. Si una cuadrilla de domingueros decide hacer una barbacoa, o una parrillada, o una costillada cualquiera, lo que debe hacer es vigilar el fuego y no dedicarse a disfrutar de un paisaje que pronto dejará de ser paradisíaco para convertirse en infernal.

Y es que lo de Guadalajara es cuestión de estadísticas. Si cada año se nos pegan fuego X hectáreas de monte, lo lógico es pensar que, alguna vez, en alguna de esas hectáreas, llegue un día en que haya allí unas cuantas personas y que esas personas terminen convertidas en churrasco por la inconsciencia y la falta de cuidado de quien solamente quería asar unas longanizas, joder.

El gobierno puede hincharse a decir que si van a aumentar las multas y la oposición puede ponerse hasta las cachas de protestar porque a Zapatero le guste la flauta mágica de Mozart. Da lo mismo. Es cuestión de conciencia, no de economía. Yo, que no me las doy de ecologista precisamente; yo, que soy más urbanita que unos multicines, resulta que hace siglos que no me doy un baño y tengo que conformarme con una duchita rápida. Yo, que paso completamente de lo que digan Greenpeace y Ecologistas en Acción, resulta que guardo en un frasquito el aceite usado y lo tiro a la basura, en lugar de lanzarlo al Ebro por el desagüe. Yo, que no me trago lo del calentamiento global por causas antropogénicas, resulta que recojo lo que mi perrita defeca y resulta que voy en bus salvo que sea absolutamente necesario. Y si un día organizo un almuerzo campestre, antes me cortarán los testículos a rodajas que dejar el fuego allí y largarme a remojarme el culo. Yo, que también he sido un joven aficionado a privar cerveza tumbado en el césped, no dejaba una lata tirada en el parque ni por casualidad. Cuesta poco tirarlas a la papelera, pero cuesta mucho más que pasar de todo y dejarlas por ahí. Aunque luego en el insti saquemos grandes calificaciones en la transversal de Educación Medioambiental. Transversal. Manda cojones, por otro lado.

Y es que la ecología no es cuestión de hablar, sino de actuar. La prevención, la conciencia ecológica, la apuesta por un medioambiente que combine progreso y naturaleza, no consiste en ir con un contador geiger sin homologar a pasearse alrededor de Vandellós II. Consiste en tener actitudes ecológicas en nuestra vida cotidiana. Y eso iba a solucionar más problemas que todos los reportajes sobre las andanzas del Rainbow Warrior y todas la resoluciones gubernamentales que quieran proponer.

El Amo del Calabozo

2005-07-21 09:31 | Categoría: Ecolatría | 2 Comentarios | Enlace

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://laberintoposmo.blogalia.com//trackbacks/31794

Comentarios

1
De: Javitxu Fecha: 2005-07-21 09:59

¡plas, plas, plas!

... Y es que la ecología como la solidaridad empieza por uno mismo.



2
De: Luis Fecha: 2005-08-09 21:22

bravo



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.196.47.128 (9844182e45)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?

		

Archivos

<Noviembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

ARP-SAPC

Siempre Ganamos Algunos Euros.

Blogalia

Blogalia