Laberinto Postmoderno
Bienvenido al Laberinto Postmoderno. Rescata a la Razón de su Mazmorra, donde la han metido el Relativismo y la Postmodernidad. ¡Únete a los aventureros de la Razón y combate al Dogma y la Credulidad!
Inicio > Historias > Dejar de Fumar

Dejar de Fumar

El Amo del Calabozo ha dejado de fumar. Así, de improviso. Llevaba ya tiempo pensándolo, pero ayer iba caminando por la calle, buscando un estanco para comprar tabaco y, tras varios intentos infructuosos de localizar uno, me enfadé y decidí dejarlo. Sí, la verdad es que he dejado de fumar porque no encontraba dónde comprar tabaco.

Puede parecer un motivo estúpido, ¿pero acaso hay algún motivo estúpido para dejar de fumar cuando es una decisión que deberíamos tomar todos los fumadores?

Porque reconozcámoslo: a todos nos gusta fumar y un cigarrillo a su debido tiempo es un placer excelente para el que sabe disfrutarlo, pero la verdad es que no merece la pena. Estoy convencido de que dentro de un tiempo notaré mejoría en mi respiración, en mi fatiga que aparece en cuanto subo más de tres pisos por las escaleras, etc.

Quiero recordar que hace poco me dijeron de apuntarme a uno de esos programas de deshabituación tabáquica, pero me negué a realizarlo porque yo no quería dejarlo. Lo que quería era fumar menos, pero me voy dando cuenta de que eso de fumar poco es más difícil que dejarlo del todo, infinitamente más difícil y uno se ha apuntado al camino más facilón, a ver si cuela...

Eso sí, no hay que dejarlo a lo loco, porque las consecuencias de privar al cuerpo de su necesaria nicotina pueden ser terribles. Aparte de engordarse uno más de lo que ya está -y mira que es decir-, resulta que este metabolismo nuestro se ha acostumbrado a su dosis diaria de nicotina y la falta de ésta puede provocar de todo. Por lo pronto, hoy mismo, un par de momentos de gran ansiedad no me los ha quitado nadie y me han dado unas sudaderas que para qué te cuento. Supongo que, como estos momentos malos, me esperan algunos más, así que he hablado con la enfermera de mi trabajo para que me eche una manita. No solo a controlar los posibles efectos secundarios de mi decisión, sino también para que llame a la caballería si es necesario. En principio pienso dejar de fumar solito, no quiero parches, ni chicles de nicotina, pero es posible que los necesite en un momento dado, así que vendrá bien ayuda externa.

Bueno, un paso importante es decírselo a todo el mundo, para forzar la situación de "ahora no puedo fallarle a toda esta gente". Por mi parte, no tengo ni pajolera idea de cuántos leen esta bitácora, pero sean los que sean, están avisados: Fumen cuanto quieran a mi lado, el olorcillo de esas hojitas quemadas me encanta, pero no me ofrezcan...

Hala, a ver si es definitivo...

El Amo del Calabozo

2005-08-30 14:26 | Categoría: | 7 Comentarios | Enlace

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://laberintoposmo.blogalia.com//trackbacks/32589

Comentarios

1
De: El GNUdista Fecha: 2005-08-30 15:57

Yo era fumador de tres, tres paquetes diarios y un 13 de agosto de hace 11 años dije en broma, pues lo dejo y hasta ahora...

Realmente un día malo pero nada más, eso si, aun pasando más de una década, de vez en cuando apetece un pitillo, pero es lo normal.



2
De: TioPetros Fecha: 2005-08-30 16:23

Pues enhorabuena al amo del calabozo y al gnudista. Yo llevo casi dos años, de sopetón y sin terapia alguna.

Creo que sólo hay una regla de oro: no volver a encender el primer cigarrillo. La abstinencia nos hace pensar que por uno no va a pasar nada, después de días, semanas o meses sin fumar. Ahí está la trampa. Los exfumadores somos como los exalcohólicos: nunca mais.

Suerte.



3
De: Pirx Fecha: 2005-08-30 19:11

También lo dejé a las bravas hace cuatro años y las pasé putas. Si tuviera que volver a hacerlo me pensaría lo de los parches o los chicles. Porque después de todo sí que usaba medidas paliativas: cuando me daba la crisis, me tomaba un par de whiskies dobles, que no creo que fuera más sano que los parches esos. Al final, después de cinco meses, dejaron de darme los "tabacazos", como llamaba mi mujer a los ataques de ansiedad. Algunas veces lo echo de menos, pero cada vez menos. Y yo sólo fumaba un paquete diario.

Ah, otra cosa. Había unos cigarrillos sin nicotina, que se vendían en los herbolarios, que a mí me vinieron bien. Fumaba uno cada dos días o así.

No sé si vale cualquier motivo para dejarlo. Yo no quería ser un padre fumador, y eso me dio bastante fuerza. Pero sobre todo, en todo momento, tenía claro que no iba a volverme atrás, que no iba a pensármelo otra vez. Eso sí que ayudó.



4
De: Ex Fecha: 2005-08-30 19:13

Yo lo dejé hace un año y 3 meses, después de casi 30 años con más de dos cajetillas diarias. Lo fui tramando durante varios días, quitándome pitillos de la mañana, de la tarde, poco a poco, mareando la perdiz, vamos, hasta que un buen día cogí el paquete y lo mandé a tomar por el saco. Y hasta ahora. Recuerdo aquel instante como algo casi heroico, porque uno tiene todo el derecho del mundo a darse pote de puertas adentro. Estaba en un aparcamiento subterráneo, en otra ciudad, a punto de arrancar el coche. Bajé la ventanilla de la derecha y con toda la mala hostia del mundo arrojé la cajetilla afuera. A diez metros, lo menos. No es una técnica que dé para escrubir un libro, pero a mí me funcionó. Echándole lo que hay que echarle, claro. Ánimo, y que no se diga...



5
De: Guille Fecha: 2005-08-31 03:29

Coño, tío, esto sí que no me lo esperaba, últimamente yo ando pensando en lo mismo, lo he intentado varias veces, y nada, como mucho duro 2 meses sin fumar y con una mala hostia que no me la quita nadie, y es que como dice la canción: fumar es un placer...
Jodo, soy único dando ánimos.
Suerte, pero no hagas trampas como la última vez ¿eh?
¡Ah! ¿Tiene algo que ver tu próxima paternidad?



6
De: Gonzalo Fecha: 2005-08-31 10:27

¡¡Enhorabuena!!. No te dejes engañar: "Las consecuencias de privar al cuerpo de su necesaria nicotina pueden ser terribles". Eso es falso. Yo, como los anteriores lectores, lo dejé bruscamente el 1 de marzo de 1988 (fíjate si hace tiempo). No utilicé ningún substitutivo (creo que tampoco los había en aquellas fechas) ni "terapia de apoyo" ni otras gaitas. Simplemente, dejé de fumar. Me puse como primer objetivo un solo día. Cuando éste pasó, esperé otro. Tras el segundo esperé el tercero….Y la cosa funciona si te conciencias y valoras el mérito que para tí supone lo que estás consiguiendo hora a hora, día a día sin fumar. Esa sensación sí que es agradable y te refuerza. Es la que consigue que lo dejes definitivamente. También ayuda bastante quitar de enmedio ceniceros, paquetes de tabaco, encendedores y cerillas. ¡Ah!, también ayuda ir echando en una cajita todo el dinero que vas ahorrando al dejar de fumar… no veas al cabo del tiempo con lo que te encuentras…
Espero y deseo que lo consigas dejar.



7
De: elpenedelasuerte Fecha: 2005-09-02 16:38

Esta noche cenamos en tu casa, ¿no? ¿Te llevo Lucky o Camel?

XDDDD



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.224.184.33 (69dce31260)
Comentario

		

Archivos

<Septiembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
             

ARP-SAPC

Siempre Ganamos Algunos Euros.

Blogalia

Blogalia