Laberinto Postmoderno
Bienvenido al Laberinto Postmoderno. Rescata a la Razón de su Mazmorra, donde la han metido el Relativismo y la Postmodernidad. ¡Únete a los aventureros de la Razón y combate al Dogma y la Credulidad!
Inicio > Historias > Aparatos que no se arreglan

Aparatos que no se arreglan

Cuando yo era joven, tenía un radiocasete de esos con dos pletinas, o platinas, que no me queda claro cómo puñetas se dice. Ese radiocasete duró muchos años. Estaba despedazado, la verdad, pero funcionaba decentemente. Recuerdo que la tecla de RECORD solo funcionaba si le ponías un papel doblado varias veces haciendo presión sobre ella. Para cerrar la tapa del casete había que apretar fuerte sobre uno de los lados y levantarla un poco. Para abrirla, había que presionar hacia adentro y luego tirar de ella. Recuerdo que, al final, solamente iba uno de los dos altavoces y todo se oía en mono, pero se oía. De vez en cuando, se atascaba, pero un servidor que no tiene ni idea de arreglar estos aparatos, podía desmontarlo y descubrir que era el motor que hacía girar la cinta o quizá el lector, que estaba descolocado. Cuando abrías un aparato de éstos, se sabía qué era lo que llevaba y podías arreglarlo tú mismo.

Recientemente, mis chicos del reformatorio se han encontrado con dos reproductores de DVD rotos. Estos aparatos ya apenas tienen nada mecánico: solamente esas plaquitas electrónicas que parecen ciudades vistas desde el aire, cablecitos con extrañas conexiones y tubitos de colores. Tras un rato mirándolos, descubrimos una resistencia -al menos parecía una resistencia, pero váyase usted a saber qué era- completamente quemada. Tras otro rato, vimos que quitando el lector de uno y poniéndoselo al otro, podíamos hacer funcionar al menos uno de ellos y que los chicos pudieran ver una de esas películas que ven en el ocio de la tarde.

Bueno, pues al ir a sacar el lector, éste llevaba un frontal que impedía extraerlo sin romperlo. Para poder sacar el lector hay que cargarse el frontal, con muy pocas probabilidades de poder volver a pegarlo luego y que funcione. Esos aparatos, concluimos, están hechos para que, una vez estropeados, salga más barato comprar uno nuevo que arreglarlo.

Esta estrategia empresarial cunde por todas partes. Yo tuve un SEAT 127 que era más viejo que yo. Yo nací en Noviembre de 1974 y él estaba matriculado en enero de ese mismo año. Renqueaba y le fallaban las cosas por momentos, pero iba. El mecánico de al lado de mi casa arreglaba los coches con un juego de llaves, unos alicates y yendo al desguace a por piezas. Mi cuñado se compra un coche nuevo y al abrir el capó, descubres que está el motor completamente cubierto por una chapa cuyos tornillos solamente pueden soltarse con una llave especial que tienen en el servicio oficial de la casa. Estupendo. Así se aseguran que solo ellos lo tocan, por supuesto al doble de precio que un taller mecánico de barrio.

En el Laberinto Postmoderno, derrochamos cuanto tenemos. Un conocido mío cubano camionero asegura que su camión en Cuba es del año 53 -el año en que nació mi madre, que manda cojones- y que está completamente cambiado, con piezas modificadas para que funcionase, colocadas por él mismo con ayuda de sus vecinos y amigos. Si al eje de un Pegaso le sueldas no sé qué pieza, puedes adaptarlo para cualquier marca de camiones. Vaya usted ahora a hacer eso en un camión moderno, a ver si le sale.

Habitáculos indeformables, pretensores en los cinturones de seguridad, airbags... Todo para que las personas que vayan dentro salgan sanas y salvas de un accidente, pero en cuanto te pegas un golpecito de nada, los airbag saltan y no hay quien te los vuelva a poner por menos de dos mil euros. ¿Y se han fijado en el estado en que quedan los coches últimamente? Más que chapa, llevan papel de aluminio y quedan siniestro total. Donde va la gente, todo está intacto, pero el motor se desparrama por el suelo, salta todo por los aires, se doblan todas las cosas doblables y el coche a hacer puñetas. Así, a ver qué BMW de 30.000 Euros dura los veintisiete años que tenía mi 127 de 50.000 pesetas. Desde luego, salvan innumerables vidas, pero además esto les sale redondo en las cuentas... Lo están haciendo estupendamente. Lástima que un accidente de lo más tonto te pueda cortocircuitar un chisme electrónico y quedar todo el coche inutilizado. Después, al servicio técnico y un buen fajo de billetes más tarde, te llevas un cochecito que, en el próximo encontronazo, volverá a fallar por completo. Entonces sí que te cagas en todo y te acuerdas
de tu primer coche, en el que matarse era fácil, pero no te salía por un riñón.

Los chavales del reformatorio te dicen que no hay modo de robar un coche de los nuevos. Que en cuanto metes algo en el contacto que no es la llave adecuada, todo se bloquea y ya no funciona nada. Alguien dirá que esto es bueno y tendrá razón, pero ahora pregúntele a un gruísta lo que pasa cuando un coche de estos superseguros se queda tirado en la carretera y hay que arrancarlo para poder quitarlo de enmedio...

Las cosas no están hechas para durar, sino para ser caducas. Hay cartuchos de impresora con bloqueo automático a los dieciocho meses de la fecha de fabricación. Se trata de un bloqueo químico: la tinta se espesa y ya no puede salir por los inyectores. La cosas están hechas para ser reemplazadas, no para poder ser reparadas.

¿Cuánto duraba un disco de vinilo? El corte tres podía estar rallado, pero movías la aguja y el resto del disco se escuchaba perfectamente. Ahora, en cuanto el lector de cedés detecta un fallo, todo se para. Si se oía mal, cambiabas la aguja y se solucionaba el invento. Ahora, tienes que cambiar el chisme enterito.

Una casete se reproducía en cualquier aparato. Un DVD grabable falla más que una escopeta de feria y como no tengas los códecs adecuados, no lo arrancas ni borracho. Antaño, si se te colgaba el ordenador, pulsabas Alt-Ctrl-Del y se ponía en funcionamiento. Ahora, hay que esperar a que se cargue dios sabe qué cantidad de software, a que el controlador de dispositivos diga que tira palante y por cualquier chorrada, estás toda la mañana pringado hasta las orejas con instalaciones y desinstalaciones.

Y mira que siempre he odiado estas perspectivas conservadoras del tipo "cualquier tiempo pasado fue mejor", pero es que en esto, estoy empezando ya a mosquearme.

No es que prefiera que la gente se mate en un coche o que la gente vuelva a cocinar con leña en vez de con vitrocerámica. Es solo que estas estrategias empresariales empiezan a cansarme. Nos venden la moto de que cierto vehículo ha pasado todos los controles de seguridad pertinentes, nos la meten doblada con garantías por equis años y con seguros a todo riesgo, pero aquí hay alguno embolsándose una pasta partiéndose de risa.

Hoy, por cierto, he comprado un cartucho de impresora reciclado y me ha dejado tirado el coche en la Autovía de Logroño. Antesdeayer, intenté arreglar los DVDs en el réfor y aún los tengo desmembrados en el cuartucho donde trabajo, con un ordenador al que se le ven las tripas y un montón de herramientas que, pronto, no servirán para arreglar nada.

Si es que me pasa cada cosa...
El Amo del Calabozo

2005-10-08 00:38 | Categoría: | 1 Comentarios | Enlace

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://laberintoposmo.blogalia.com//trackbacks/33638

Comentarios

1
De: El Peatón Fecha: 2005-10-13 00:12

Te olvidas la maravilla de los aparatos antiguos: El magistral "golpecito" que lo mismo te conseguía arreglar el televisor, que hacía arrancar el coche. Es algo parecido a lo que ahora es "enciende y apaga", tan de moda con los ordenadores (y con los reproductores de dvd).

Respecto a los coches, piensa que la mayor energía del impacto lo absorbe el vehículo, y así es posible que la gente salga viva de tales ostiazos. Del resto coincido. Mi padre tenía dos juegos de puntos de platino para mi R-6. Cuando uno no funcionaba lo cambiaba por el otro ¡¡¡y siempre funcionaba alguno!!!



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.158.248.167 (14e71e3ab8)
Comentario

		

Archivos

<Septiembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
             

ARP-SAPC

Siempre Ganamos Algunos Euros.

Blogalia

Blogalia