Laberinto Postmoderno
Bienvenido al Laberinto Postmoderno. Rescata a la Razón de su Mazmorra, donde la han metido el Relativismo y la Postmodernidad. ¡Únete a los aventureros de la Razón y combate al Dogma y la Credulidad!
Inicio > Historias > El Talante de un líder

El Talante de un líder

Esto del Talante de ZP empieza a decaer y se le ve el plumero. Es como el wonderbra, que al principio funciona, pero en cuanto uno se deshace de dos broches de nada, salta a la vista el fraude. Y es que el Talante funcionó porque España estaba un poquito harta ya de dirigentes soberbios. El gobierno de Felipe, que creía que todo el país era su cortijo particular y que podía hacer y deshacer como le viniera en gana, recorriendo todo el territorio como en Doñana, escopeta al hombro, organizando saraos inmobiliario-sindicales, inventándose fondos reservados o, incluso, secuestrando a gente en nombre de la paz. Y el de Ansar, que se vio a sí mismo en las enciclopedias bajo el sobrenombre de "El Restaurador del Imperio", poniendo los pies en la mesa de Bush, diciendo que corría no sé cuánto y enviando a un cabo primero de Segovia a disparar a civiles iraquíes, que fíjate tú qué buena idea que fue.

Los españoles, sin embargo, no nos acostumbramos a líderes débiles. Somos gente que jaleó y vitoreó a Fernando VII, el mayor canalla, cobarde, traidor y criminal de los reyes de este país en toda su historia, si me permiten el atrevimiento. Lo llamamos, lo reclamamos como a un héroe y él nos trajo el oscurantismo, la represión, la inquisición, la dictadura y el horror otra vez. Nos gusta que nos la metan doblada, podría decirse. ¿Cómo vamos a aguantar el Talante de ZP cuando nos va la disciplina inglesa en materia política?

Los líderes políticos que dejan huella en la historia no se caracterizan precisamente por haberse sentado a dialogar con todo dios y haber quedado bien con todas las partes. Más bien al contrario. ¿Y si Lincoln hubiera intentado llegar a un acuerdo con los sudistas? ¿Y si Churchill hubiera pactado con los nazis? ¿Y si Napoleón se hubiera plantado delante de Nelson y se hubieran repartido Europa jugándosela al mejor de tres partidas de ajedrez? No... Así no se crean los grandes líderes. Los grandes líderes, sean del momento que sean, cruzan los Pirineos con elefantes, tiran la espada por la tapia de Roma diciendo que volverán a por ella, cortan el nudo gordiano a lo bestia, dan la orden de empezar el Proyecto Manhattan, organizan una Armada Invencible que se hunde nada más empezar y arman la gorda cuando es necesario. No se dedican a promulgar leyes que dejen contento a todo el mundo, porque eso es la verdadera clave del fracaso político: por más que te empeñes, la gente no se pone de acuerdo ni para cobrar una herencia.

Veamos el ejemplo en nuestros antiguos aliados, los EE.UU.:

Si bien Bloomberg (¿no os parece un apellido digno de marca de cerveza?) ha ganado las elecciones gracias a saber combinar posturas de derechona liberal con ayudas a educación y sanidad, estoy convencido de que esa reducción en la criminalidad no lo ha logrado dialogando con los delincuentes, ni convirtiendo al NYPD en Majorettes, como parece pretender ZP con los cuerpos de seguridad (y represión) del Estado. Visto lo que sucede en la frontera marroquí, el Talante de ZP nos lleva a ser hermanitas de la caridad con los negritos que saltan la tapia, pero también con los soldados que les disparan por la espalda, los sueltan en medio del desierto o les hacen las mil perrerías. Y todo eso camuflado de buen rollito internacional y de colaboración ejemplar entre países. Que manda huevos.

Claro, que es curioso que, al tiempo, se mira para otro lado cuando se celebran los treinta años de la Marcha Verde, que tela marinera también. Así somos en España, tiramos la piedra y escondemos la mano. Miramos al tendido, silbamos El puente sobre el río Kwai y que pase el chaparrón cuanto antes. Así somos, desde el Lazarillo de Tormes hasta hoy. Para que luego digan que no hay mal que cien años dure.

Que el gobierno español parece vasallo de la dinastía Alaui sería exagerar, pero para cualquier iletrado de extrema derecha, este tipo de cosas son suficientes para justificar arengas y llamamientos de lo más xenófobo y racista. O neorracista, que es peor.

El Talante sirve para ganar elecciones, pero no para gobernar. El Talante dialogante tiene un límite y un líder político, sea del orden que sea, ha de demostrar no solamente capacidad para buscar el consenso, sino también capacidad de decisión cuando hace falta. Sin dudas. Señor Zapatero, insisto en que me cae usted bien, pero empieza a resultarme cargante escuchar sus palabras en la tele diciendo que no hay problema, que esto está solucionado y que el pacto social para aquí, que los estamentos democráticos para allá y que la constitucionalidad del Estatuto lo otro de acullá. Que no queremos explicaciones, que lo que queremos son demostraciones de capacidad. Esto no es un examen teórico, sino práctico. Queremos soluciones y no palmaditas en la espalda.

En nuestra vecina Francia, han tardado doce días en declarar el toque de queda para solucionar esos problemas de desórdenes públicos, revueltas callejeras y saqueos. De Gaulle habría tardado menos de una semana en sacar al ejército y poner a todo gamberro mirando a Pamplona. ¿Y ZP? Pues ZP estaría ahora formando la comisión que estudiaría el problema, por supuesto traduciéndolo al catalán, el vasco, el gallego, el valenciano, el mallorquín, el canario, el aragonés, el bable y el leonés, para no molestar a nadie. Y espérate que el árabe se haga oficial en alguna parte, que nos pondrán subtítulos en el telediario. Así es el Talante. Inoperante. Esa comisión tomaría una decisión como las de los agujeros del AVE, como la del Estatuto de los cojones, es decir, una decisión retardada, como decía mi abuela, a buenas horas, mangas verdes.

Y es que un país no necesita consensos para todo. El mero hecho de haberlo elegido como líder de todos los españoles significa que delegamos en él las decisiones que nosotros no podemos tomar. Por supuesto, sin saltarse a la torera las normas de convivencia, sin abusar de su cargo y sin convertirse ni en Felipe, ni en Ansar, por favor. Tome decisiones, maese Zapatero, tómelas.

Usted decidió sacar al ejército español de esa absurdidad en la que estaba metido desde la época de Aznar con casco de soldado paseándose por Camp David como un general romano se paseaba por la finca de un patricio. Usted decidió darles a los homosexuales la posibilidad de equipararse al hetero de toda la vida como hombre o mujer casada. Esas decisiones estuvieron bien tomadas y cualquiera de las dos podía costarle la reelección, pero las tomó y ahí están los resultados. La práctica totalidad de los españoles las ha aceptado y, aunque los de siempre levanten la voz, usted demostró que para algo le han votado.

Pero ahora resulta que su Ley Orgánica de Educación no convence ni a propios ni a extraños. Para los sindicatos de estudiantes (unos que son para echarles de comer aparte, pero en fin, son los que son), esta ley es algo así como la Ley de Calidad de la Enseñanza Versión 1.1. Para la cuadrilla de catolicones organizados por Rouco y compañía, esto es un atentado contra dios sabe cuántos dogmas de fe. Así que estás entre dos fuegos, agachando la cabecita dentro de la trinchera y diciendo aquello tan castizo de Jesusito de mi vida, que me quede como estoy. Muy propio, ZP. Lo mismo hizo González cuando empezaron a salir Filesas y GALes por todas partes y tenía al director del Banco de España enjuiciado, al Ministro de Interior esposado y al director de la Guardia Civil en paradero desconocido. Bajar la cabeza y cerrar muy fuerte los ojos, para ver si todo pasaba sin pena ni gloria. Los cojones. Esto no funciona así.

Lo mismo con la inmigración clandestina y el trato inhumano que se les está dando en Marruecos, o la posibilidad de que los disturbios de Francia se extiendan a nuestro país, o de presionar a Estados Unidos para que afloje el bloqueo a Cuba, presionar a Marruecos para que acepte las decisiones de la ONU y se deje de imperialismo desértico. Cuando los españoles votaron a ZP, lo hicieron guiados por un idealismo reencontrado. Un idealismo que no se daba desde que el PSOE ganó las primeras elecciones, desbancando a la UCD. Era el idealismo que se encuentra cuando acabas de salir por patas de una dictadura (el aznarismo o el franquismo, me da igual) y quieres meterte de lleno en la democracia occidental. ZP, tome la decisión, tome decisiones y tráiganos soluciones.

Solucione usted esas pretensiones nacionalistas catalanas y recuérdele a Maragall que Cataluña nunca fue reino, pero sí que tuvo un Rey: el de Aragón. Solucione esas pretensiones nacionalistas vascas y recuérdele a Ibarretxe que ese invento de Euskal Herría, antaño se llamaba Reino de Navarra y que París bien vale una misa, que lo dijo un rey de ese lugar. Solucione usted lo del Sahara, lo de la frontera hispano-marroquí, lo de los agujeros del AVE, lo de la Ley de Educación y todo lo demás. O, si no puede arreglarlo, al menos haga que parezca que lo intenta, porque así, lo único que parece es que usted se está dedicando a marear perdices, a recorrer cerros de Úbeda y a tomar las de Villadiego, a vender burras y no a gobernar.

Gobierne usted, señor ZP. No se marche, pero gobierne.
El Amo del Calabozo

2005-11-09 12:05 | Categoría: | 3 Comentarios | Enlace

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://laberintoposmo.blogalia.com//trackbacks/34557

Comentarios

1
De: otro Fecha: 2005-11-09 20:07

Voto al PP pero... ¡Genial! Me ha encantado.



2
De: El Amo del Calabozo Fecha: 2005-11-09 21:15

¡¡¡Mierda!! Eso es lo peor que me podían decir... un pepero de acuerdo conmigo.

Estoy acabado...



3
De: Josep Fecha: 2005-11-25 19:27

Lee, ya que no me dices nada te entretienes.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 107.22.118.242 (aa461185ed)
Comentario

		

Archivos

<Septiembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
             

ARP-SAPC

Siempre Ganamos Algunos Euros.

Blogalia

Blogalia