Laberinto Postmoderno
Bienvenido al Laberinto Postmoderno. Rescata a la Razón de su Mazmorra, donde la han metido el Relativismo y la Postmodernidad. ¡Únete a los aventureros de la Razón y combate al Dogma y la Credulidad!
Inicio > Historias > 21-N

21-N

Tal día como hoy, hace treinta y un años, nació El Amo del Calabozo. Fue en los tiempos en que el Laberinto Postmoderno estaba gestándose todavía, cuando sus recovecos y cavernas no estaban del todo formados y cuando aún la gente tenía posibilidad de escapar de él.

Han sido treinta y un años intensos, habida cuenta de la cantidad de cosas que no existían entonces y que, hoy, usamos cotidianamente.

En mi casa, la tele era en blanco y negro y permaneció así algunos años. Sobre todo en casa de la abuela, donde guardó una televisión vieja hasta que el Amo fue adolescente. Solamente existía la Primera y la 2, la cual, por cierto, se llamaba "UHF". Mi infancia no tuvo nada que ver con Pokémon, ni con Digimon, ni con el Anime, la Playstation o Lara Croft. La pasé con Mazinger Z, la gallina Caponata, los Teleñecos y Ruperta en el 1,2,3. En aquel tiempo, a las diez de la noche te mandaban a la cama y los padres no veían Crónicas Marcianas, sino programas de dos rombos. Y el telediario, que yo recuerde, duraba media hora y solo cinco minutos eran para deportes. Ignoro cuánto cobraba un jugador de fútbol, pero seguro que con lo que hoy cobra uno de ellos, podías pagar la nómina de todo el puñetero club.

Hoy me he levantado y he calentado el desayuno en el microondas. Hace treinta y un años, había que calentar la leche en un cacito y siempre se acababa saliendo y cayendo alrededor del hornillo de butano. Vendrían después las placas eléctricas y, hoy, casi todos tenemos vitrocerámica. Sin botones, además, sensible al tacto. Por no hablar de que en Montañana, donde me fui a vivir con cuatro o cinco añitos, venía el lechero a vendértela puerta a puerta. Una leche que hervías nada más recibirla y que producía un dedo de nata por encima de ella.

Más o menos por aquel tiempo, fue cuando enviamos las sondas Voyager a su interminable viaje hacia.... hacia... ¿hacia adónde? Dejémoslo en hacia Allá. En eso no es que hayamos cambiado mucho, al menos desde el punto de vista del profano. Seguimos mandando sondas de acá para acullá, metiendo los pies cada vez más en la "orilla del océano cósmico", que decía Sagan. Los materiales han mejorado, pero la idea sigue siendo la misma.

Trescientos sesenta y cuatro días después del nacimiento del Amo del Calabozo, palmó don Francisco Franco Bahamonde, alias el Generalísimo y aunque a mí no creo que me importase en ese momento un rábano quién era ese señor, ahora sí que me importa y cuando veo a toda esa gentuza sin cerebro corear su nombre, cantar el Cara al Sol, dedicarle misas y concentrarse exigiendo barbaridades a una España democrática que quiere dejar atrás el pasado, se me revuelven las tripas. Porque de algo ha servido que mi cumpleaños coincida con el día siguiente del aniversario de su muerte: para recordarme toda la vida que hay quien está mucho mejor muerto, que vivo.

De niño, yo quería ser astrónomo y ya me veis: maestro de taller en un centro de reforma. Las cosas salen como salen y he descubierto que los sueños de juventud están bien para las películas y las novelas de Danielle Steel, pero que para la realidad, con un poco de madurez se consiguen sueños más lúcidos e interesantes.

En fin, no me enrollo más, que cuando uno habla de sí mismo, debería ser comedido y discreto. Espero que nos sigamos viendo por los entresijos de este Laberinto Postmoderno, aunque sea con un añito más a las espaldas.

Pasadlo bien...
El Amo del Calabozo

2005-11-21 07:58 | Categoría: | 4 Comentarios | Enlace

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://laberintoposmo.blogalia.com//trackbacks/34918

Comentarios

1
De: Anónimo Fecha: 2005-11-21 09:56

Feliz cumpleaños. Me alegra que a tu edad aún sigas teniendo sueños. A mí, con dos años menos que tú, prácticamente ya no me queda ninguno. Tengo un trabajo miserable malpagado sin posibilidades reales de mejorarlo.

En mi infancia quería dedicarme a la astronomía también, pero un grupo de delincuentes de guante blanco se interpusieron en mi camino. Maltrataron y siguen maltratando a mi familia hasta la enfermedad; se les ha denunciado en repetidas ocasiones pero no se hace justicia por sus relaciones con quienes la imparten y la cobardía de los que están en el entorno.

Un día, cuando el último sueño se haya desvanecido, puede que tome un arma y acabe con ellos personalmente, ayude a morir digamente a mis familiares como tantas veces me han pedido y, por último, me dispare en la sien.



2
De: El Amo del Calabozo Fecha: 2005-11-21 16:36

Ignoro tus circunstancias, pero me parece que el error está en culpar a otros de tu propia circunstancia. Si yo no estudié astrofísica, fue porque no me lo propuse en serio, aunque pueda culpar de ello al divorcio de mis padres, a las circunstancias familiares, a una economía familiar bastante deprimente, &c. &c.

En cuanto a la delincuencia de guante blanco, no sé qué decirte, pero considero que las cosas no se solucionan como tú has propuesto...

Además, las balas son caras y luego te mueres con cara de susto... XD



3
De: Eduardo Cabrera Fecha: 2005-11-21 19:51

Felicidades, Amo. Con 36 recientes, te puedo garantizar al menos 5 años más de sueños lúcidos e interesantes ;)

Anónimo, si realmente hablas en serio, de entrada no hagas caso a lo que te pueda decir alguien en una bitácora o en toda la internet (como yo ahora), y de salida, entiendo humildemente que deberías buscar ayuda psicológica. Sé que es fácil decirlo, pero también sé que es el camino probablemente más acertado.



4
De: Pirx Fecha: 2005-11-23 15:22

¡Felicidades!



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.198.108.19 (519c7a46e7)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?

		

Archivos

<Noviembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

ARP-SAPC

Siempre Ganamos Algunos Euros.

Blogalia

Blogalia