Laberinto Postmoderno
Bienvenido al Laberinto Postmoderno. Rescata a la Razón de su Mazmorra, donde la han metido el Relativismo y la Postmodernidad. ¡Únete a los aventureros de la Razón y combate al Dogma y la Credulidad!
Inicio > Historias > Se nos pone chula la SGAE

Se nos pone chula la SGAE

Andaba el Amo del Calabozo preocupado porque no encontraba de qué despotricar hoy y ya estaba pensando echar mano de uno de esos artículos que lleva en la cabeza hace días y que mantiene en la reserva. Pero hete aquí que, nada más abrir el Google y poner la sección de Noticias, se encuentra con una que no han dado en el informativo de la Primera, que era el que tocaba hoy mientras el desayuno.

Y es que la SGAE se nos pone chula y contraataca. Asín, como Darth Vader, pero sin casco hortera, sin voz quejumbrosa y sin dar ni miaja de miedo porque a esos ladrones ya no les teme ni la madre que los trajo al mundo. Y si no, miren la cantidad de gente que se ha concienciado de lo malísimo que es la piratería desde que ponen esos anuncios tan graciosos donde se nos trata a TODOS de chorizos, delincuentes y criminales.

Y digo TODOS, con mayúscula, porque realmente no conozco a nadie que no haya pirateado algo en toda su santa vida. A nadie. Y si alguien está libre de culpa, que deje un comentario. O mejor, que se lea copia este libro de David Bravo, que merece la pena.

Hay algunos que comercian con cosas y se les llama empresarios o comerciantes. Otros comercian directamente con cifras y se les llama banqueros, gestores, asesores financieros o corredores (me refiero tanto a los corredores de bolsa como a los corredores de apuestas, que me parecen dos oficios hermanos). Hay quiénes trafican con personas y esos son llamados proxenetas o tratantes de blancas y son perseguidos por la justicia. Pero hay alguien mucho peor que un proxeneta, mucho peor que un secuestrador de niñas para llevárselas a Bangkok como reclamo turístico. Son los que trafican con la cultura y esos se llaman Sociedad General de Autores y Editores.

Alguien pondrá el grito en el cielo diciendo que ni de coña la SGAE es peor que unos traficantes sexuales y tendrá toda la razón del mundo. A veces, el Amo del Calabozo se calienta más de lo conveniente y suelta estas barbaridades. Pido disculpas. Creo que están al mismo nivel, no por encima.

Al fin y al cabo, el delito más gordo es el de secuestrar gente, drogarla hasta las orejas y ponerla a hacer la calle en un país extranjero, pero si a estos los pillan, se tiran una buena temporada en el talego recibiendo hostias hasta en el cielo de la boca y llenándose los rectos con fluidos ajenos. A ningún preso le gustan los pedófilos, ni los violadores, ni los secuestradores de mujeres. Trabajo dentro de un reformatorio y sé de buena tinta que hasta los delincuentes tienen su propio código moral.

Sin embargo, con los ladrones de guante blanco, con ésos no hay quien pueda. No solamente no van a la cárcel después del atraco a mano armada que supone cobrar cánones por leer libros, ver películas o escuchar música, sino que además, están intentando que todos comulguemos con ruedas de molino y veamos lo bueníiiiiiiiisimos que son ayudando al pobrecito autor a cobrar su ¿cuánto? 3% correspondiente, creo.

El tres por ciento, aproximadamente, es lo que se lleva el autor. Eso con suerte, que si solamente eres arreglista (aunque seas un arreglista como Marc Parrot que su Chaval de la Peca casi hizo canciones nuevas), te llevas menos todavía. El señor éste que es honrado y no es un ladrón, ni un pirata, va a la tienda y compra un cedé. Le cobran la friolera de 20 euros. De esos veinte Euros, resulta que 60 céntimos los recibe (vamos a creer que sí) el autor de las canciones. Los otros 19,40 se los reparten a manos llenas entre distribuidores, productores, vendedores, comerciales, diseñadores y la madre del cordero, hasta llegar a la propia SGAE, que, mire usted qué cosas, se queda con un porcentaje del total. Para gastos, por supuesto, no se piensen cosas raras.

Pero es que lo de la SGAE tiene delito y ya no solo son críos con una grabadora de DVDs los que se dan cuenta. Cuando yo tenía catorce años, pirateaba juegos de ordenador de esos del Amstrad de 128 Kb y todo el mundo me decía que me iban a meter en la cárcel por pirata. La gente copiaba discos, pero eso era lo normal. Piratear videojuegos era otra cosa. Luego se piratearon los videojuegos y tampoco pasaba nada. Uno no es un ladrón por eso. Uno es un ladrón por cobrar por cada cedé, cada libro, cada juego, cada película, cada cosilla que saque alguien, unos señores que NO REALIZAN TRABAJO ALGUNO NI APORTAN NADA A LA CULTURA EN GENERAL, se llevan un porcentaje. Eso sí que es ser un cochino ladrón.

Y punto. Se os ve el plumero y la SGAE no es más que un viejo avaro, podrido de dinero, que se resiste a morir y que se aferra a un saco de billetes como si fuera a salvarle la vida.

Las nuevas tecnologías implican nuevas ideas, cambios, cuestiones que no pueden dirimirse desde la perspectiva ultraconservadora de esta cuadrilla que, además, no aportan nada de nada.
El Amo del Calabozo

2005-11-28 08:21 | Categoría: | 5 Comentarios | Enlace

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://laberintoposmo.blogalia.com//trackbacks/35141

Comentarios

1
De: Anónima Fecha: 2005-11-29 10:46

A mi lo que me interesaría comentar es sobre esas nuevas ideas y cambios que implicasn las nuevas tecnologías. Siempre que leo artículos sobre el tema de derechos de autor son sobre lo malos que son tal y como están actualmente. Pero no veo alternativas. O pocas.

Y creo que es imposible poner puertas al campo o impedir que se hagan copias digitales si no es con medidas tan draconianas que no me parden aceptables.

Pero de alguna manera hay que pagar por la producción de la cultura y por su distribución.

Hasta ahora la manera que tenía Pixar, pongo por caso, de cobrar por hacer Los Increíbles, por ejemplo, era cobrar por cada DVD. Y las empresas de video juegos cobraban por cada CD-ROM y así. Unos pocos piratas jodían pero no hundían el negocio. Pero es que ahora hasta yo le he puesto un grabador de CD's al ordenador de casa, conocido familiarmente como el bobo, y nacido en 1995.

Así que ahora que todo pichipata puede hacer copias digitales ¿como hay que organizar el negocio para que cobren por su trabajo, sin abusar, los que hacen un video juego, una película, música?



2
De: Long John Fecha: 2005-11-30 13:23

Me acuerdo cuando los músicos tocaban en directo, actuaban en cafés por la noche, realizaban giras, y todo ello de forma habitual.

Cuando los ciudadanos no podian acceder a la compra de un libro, porque tenian otras prioridades, por ejemplo comer, los literatos, ensayistas y poetas eran reconocidos, admirados y tenían un nivel adquisitivo mayor que la media, no cobraban royalties pero tenian puestos universitarios, colaboraban en publicaciones, con partidos políticos y daban charlas y conferencias (bueno los poetas no, que siempre se han muerto de hambre).

En fin, que lo daban todo de manera diaria, como tu y como yo, y aun asi tenian una vida social y una economia superior a todo el mundo.



3
De: Anónima Fecha: 2005-11-30 13:49

Ya. Pero es que en esos tiempos la cultura era una cuestión de élites. En casa de mis abuelos, había un puñado de discos de vinilo, y aún así eran muchos más de los que tenía la mayoría de la gente de su generación que era ninguno. Y lo mismo pasaba con los libros. Con el sistema actual la cultura se ha democratizado mucho: hay libros y CD's y DVD's en casa de cada españolito de a pie o casi. Lo que no está tan claro que haya es un ordenador con conexión adsl a internet para bajarse la música o las películas si no se distribuyeran en las tiendas o se pudieran comprar en el top manta.

Por otra parte date cuenta que estaba hablando de las empresas no de los autores. Esa es otra cuestión que igual se podía discutir: si con las nuevas maneras de distribución que ofrecen las tecnologías digitales tiene sentido que la distribuidoras se queden con una parte tan grande del pastel y los autores con una tan pequeña. Al defender los CD de las copias las empresas están también defendiendo un modelo de negocio que en parte se ha quedado obsoleto pero que justifica sus ingresos.

Lo que pasa es que yo no me preguntaba por lo que sucedía en el pasado, que me parece díficilmente extrapolable a las tecnologías y los mercados de masas actuales. Me preguntaba como hacer que se mantengan las ventajas actuales sin hipotecar la ventajas que ofrecen las nuevas tecnologías.

Y conste que estoy haciendo de abogada del diablo. Que tambié pudiera ser que los autores, las productoras y las distribuidoras pudieran cambiar sus fuentes de ingresos o pudieran vivir sin sus ingresos por copias. No sé. Por eso pregunto. Para saber si alguien conoce a alguien que haya hecho números y están por ahí los estudios. Y qué conclusiones se han sacado, y esas cosas. Yo también ando buscando y creo que acabaré haciendo un post, cuando lo tenga un poco más claro.



4
De: El Amo del Calabozo Fecha: 2005-12-01 12:05

Anónima: La cuestión es cambiar la mentalidad. "Cambiar el chip", como dicen los postmodernos éstos. Cada viernes noche, en casi cualquier ciudad un poquito grande, tienes conciertos de grupos amateur, grupitos de chavales y no tan chavales que tocan, en muchos casos, bastante mejor que La Oreja de Van Gogh, que realizan sus propias composiciones (no como los sobrevalorados Triunfitos), que se dejan la piel en el escenario y no se largan a la tercera canción como mi paisano Bumbury. Son gente que de verdad son artistas, aunque no salgan en los Cuarenta ni vendan en la FNAC.

¿Por qué demonios alguien puede permitirse el lujo de estar tres años para componer una mierda de disco? Porque durante ese tiempo, Autores se encarga de subvencionarle la vida gracias al expolio del que compra. Si quieres ganar dinero en esto de la música, hay dos modos de hacerlo: o te lo curras diariamente, como exponía Long John (y entonces te la pelan los derechos de autor, pues son realmente una ruina caracolera) o bien intentas vivir de esos derechos durante un tiempo y luego hacer una macrogira que dure seis meses y te permita seguir viviendo del cuento tres años más.

Por mi parte, la SGAE, amén de autofinanciarse, lo que hace es una máquina de hacer vagos. Gente como Karina, que sigue cobrando sus derechos desde hace tres décadas, o Massiel, o cuarenta mil más que están viviendo de lo que triunfaron hace mucho tiempo. Y el dinero para pagar a esos parásitos musicales sale, precisamente, de los pobres que, queriendo sacar un humilde disco, han de pagar su canon correspondiente. Te pones un ADSL y pagas el canon. Te compras una lata de cedés y pagas el canon. Te compras una grabadora de DVDs y pagas el canon. Dinerito fresco para unos señores cuyo trabajo consiste en poner la mano y guardar la pasta. Genial el invento.

Insisto: la SGAE es un viejo avaro que se niega a morir y se aferra a su saco de billetes creyendo que le permitirá continuar en las mismas. Pero esto es cuestión de renovarse y de reinventar el oficio de artista, nada más.



5
De: elpenedelasuerte Fecha: 2006-01-09 11:26

Las descargas en internet democratizan la cultura y hacen posible que cualquiera muestre al mundo su trabajo.
El autor debe recibir una compensación económica por su trabajo, cosa que practicamente que no sucede ahora. Está plenamente demostrado que la gente acude más a los conciertos. Esa es la principal fuente de ingresos de los músicos.
Si los CDs costaran la mitad se venderían más del doble. A todos nos gustan los discos originales, no?
La configuración del actual del negocio de los intermediarios ha quedado obsoleta. La industria lo sabe pero intenta resistirse. Veremos cuanto dura esa agonía...



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.166.188.64 (179cd66b12)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?

		

Archivos

<Noviembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

ARP-SAPC

Siempre Ganamos Algunos Euros.

Blogalia

Blogalia