Laberinto Postmoderno
Bienvenido al Laberinto Postmoderno. Rescata a la Razón de su Mazmorra, donde la han metido el Relativismo y la Postmodernidad. ¡Únete a los aventureros de la Razón y combate al Dogma y la Credulidad!
Inicio > Historias > El Amo vaticina detalles de "Los 4400"

El Amo vaticina detalles de "Los 4400"

Juro por mis muertos menos agusanados que no he visto "Los 4400" en mi vida, ni he hablado con nadie que los haya visto. Lo juro antes de hacerles un vaticinio que ya veremos si se acaba por cumplir o no:

Verán, el Amo del Calabozo está un poquito harto ya de que siempre ocurra igual con estas superseries megachupis llenas de expectativas y con el rollo paranormal detrás. Me da igual si se trata de la memez de "Sabrina, la adolescente e insoportable bruja", de "Embrujadas", de "Buffy la Cazavampiros" o de "Expediente X". Estas cosas, siempre se desarrollan del mismo modo, no importa el tema, el argumento, la idea es lo de menos. Son series llamadas a triunfar o fracasar en función de su imagen, no de su contenido. Son pura estética, faltas completamente de relleno intelectual.

Seguramente la cosa empezará muy interesante y luego se irá desinflando. ¿Recuerdan ustedes ese Episodio Piloto de Expediente X en el que hasta a Scully se la podía ver en sujetador y bragas enseñando la espalda a Mulder? Una vez enganchado el espectador, no volvió a enseñar nada hasta la famosa escena del episodio en que es abducida y la ponen debajo de una sábana blanca.

Para desinflarlo, el truco es enrevesar el asunto como se pueda. Mientras "Embrujadas" era solo la estúpida tragicomedia de unas hermanitas con poderes de hechicera, todo fue bien, pero cuando empezaron a aparecer demonios, grimorios mágicos, dimensiones paralelas, bolas de cristal, conjuros secretos y saberes atávicos, Fuentes de no se sabe qué y hasta preñadas con híbridos de bruja y sátiro o demonio o lo que fuera, pues la cosa iba jorobándose y ya ni dios podía aguantar la hora que duraba el programa.

Para mantener la audiencia a tope, hay que meter elementos de carácter más primitivo: léase unas brujas que están estupendas de la muerte, una adolescente que cada vez lleva la falda más corta, una agente Scully cada vez más acorralada entre el escepticismo y las muchas y muchas pruebas a favor de la visión conspiranoica... Poco a poco, el espectador irá olvidándose del motivo que originó la serie y se irá inmiscuyendo en un sinfín de argumentos paralelos, historias anejas, sin sentido, sin enlace con lo original, abandonando para siempre la posibilidad de que las preguntas iniciales sean respondidas.

Por supuesto, cada diez o doce capítulos, habrá uno en que se suelte una pequeña píldora en la que aclaren (o simulen que aclaran) un asunto del tema original, que en esta serie nueva parece ser que se trata de dónde coño se han metido esos 4400 durante todo ese tiempo y cómo puñetas volvieron a la Tierra en cometa. Cada cierto número de capítulos, uno de los abducidos dirá algo, o le sucederá algo y entonces todos estaremos pegados al televisor, haciendo conjeturas, como hacíamos con el puñetero Fumador y el Garganta Profunda y luego el negro ése que se cargan en el tren.

Al final, la trama original será desvelada, pero ya carecerá de todo sentido. Todos los protagonistas habrán abandonado la serie, así que habrán ido muriendo o largándose a alguna otra parte. Los guionistas ya no serán los mismos. Seguramente el director tampoco y los productores nos ofrecerán su "nueva idea", que seguramente será el mismo perro con otro collar.

Este es el vaticinio del Amo del Calabozo para esta serie de Ciencia-Ficción que, desde luego, no va a ofrecer nada nuevo. El crítico de televisión que dijo: "Pueden revelar cosas mucho más interesantes sobre el universo y la sociedad que lo que se puede extraer de las payasadas de un grupo en una casa o los concursos de talentos", no sabía lo que decía. Estas series tampoco revelan nada sobre el universo y siguen siendo las payasadas de un grupo, esta vez en una nave espacial en vez de una casa, y sigue siendo un concurso de talentos. ¿Alguien conocía a David Duchovny o a Gillian Anderson antes de Expediente X? ¿Alguien sabía quiénes eran Tory Spelling, Luke Perry o Tiffany Amber Thiesen antes de que triunfase su serie? No lo creo. Las series televisivas siguen siendo concursos de talentos.

O, más bien, concursos para destalentados. Como el Amo del Calabozo. Si no fuera porque tengo que pasar aún alguna noche en el hospital, estoy seguro de que acabaría enganchándome a la serie. Quizá la grabe...
El Amo del Calabozo

2005-12-12 17:02 | Categoría: | 0 Comentarios | Enlace

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://laberintoposmo.blogalia.com//trackbacks/35564

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.224.184.33 (69dce31260)
Comentario

		

Archivos

<Septiembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
             

ARP-SAPC

Siempre Ganamos Algunos Euros.

Blogalia

Blogalia