Laberinto Postmoderno
Bienvenido al Laberinto Postmoderno. Rescata a la Razón de su Mazmorra, donde la han metido el Relativismo y la Postmodernidad. ¡Únete a los aventureros de la Razón y combate al Dogma y la Credulidad!
Inicio > Historias > Pena de Muerte

Pena de Muerte

El caso es que esto ya huele. Lo de las ejecuciones en los Estados Unidos es una cosa que cansa al más pintado.

Miren ustedes: yo lo siento mucho por el Tookie éste, por el de ayer y por el del otro día. Siento mucho que esa gente viva en un país que ejecuta hoy sí y mañana también al que le da la gana. Lo siento sobremanera, pero ya vale de clamar contra los políticos, acusando a Schwarzenegger de ejecutar a gente, a Bush de ser un carnicero tejano y todo lo demás. Los políticos, en los Estados Unidos, no hacen sino aplicar unas leyes que los propios ciudadanos son los que votan.

Especialmente en los Estados Unidos, donde hay elecciones no solo para senadores y congresistas, sino también para fiscales, para gobernadores y para muchos otros cargos más. A mí nadie me pregunta si me gustan los fiscales que tengo en Zaragoza. Nadie me consulta para ver si la ley tal o la ley cual es de mi agrado o no. Tengo que esperarme unos cuantos años, terminar la legislatura y entonces decido votar o no votar, votar a tal o votar a cual. En los EE.UU. las cosas son diferentes.

Si los ciudadanos de los Estados Unidos dejasen de votar a partidarios de la pena de muerte, ésta dejaría de existir. El problema es que apenas hay detractores de esta práctica, apenas hay verdaderos anti-inyección letal y su número es bastante inferior al número de antiabortistas, por ejemplo. Abortar es muy malo, abortar es un asesinato, pero meterle una tonelada de kilowatios a un tío hasta que se le salten los ojos no lo es tanto. Y me la pela que ahora se lleve más la inyección letal, la verdad: lo importante es que la gente en los EE.UU. acepta la Pena de Muerte con la misma pasividad que yo acepto, por ejemplo, la prohibición de conducir por encima de los 120 km./h.

Y punto. Ya vale de hipócritas acusando a los políticos de ser unos carniceros y unos vengativos. Quien decide en última instancia es el pueblo que los vota, los mantiene, los jalea en cada elección. Esos que agitan banderitas yanquis y hacen elefantes y burros de cartón para animar a sus candidatos.

Quiero recordar que en algunos episodios de Expediente X, por ejemplo, el agente Mulder hizo alegatos sobre la pena de muerte. Eran alegatos del tipo: "y mereces morir por ello", no se crean. No eran rollitos solapados, llenos de eufemismos, no, eran verdaderos alegatos sobre la pena de muerte. El agente Mulder es un convencido de la pena de muerte y lo expresa con total libertad. Para lo contrario, para expresar que no estamos de acuerdo con ella, hay que hacer películas especialmente diseñadas para eso. Películas en las que se vea el lado más humano del reo y su familia y en la que Susan Sarandon haga un papelón junto a Sean Penn. Pero para ahorcar a un tío bajo un haya en el desierto o para fusilar a cuatro zánganos, o para mostrar la imagen del sargento yanqui ejecutando al francotirador vietnamita, para eso no hace falta nada. En los Estados Unidos, se acepta la muerte institucionalizada como aquí aceptamos, ya digo, cualquier ley nuestra.

Que los políticos son unos cabrones, eso lo sabe todo el mundo. Pero no le quitemos culpa al pueblo, porque la tiene.
El Amo del Calabozo

2005-12-15 18:06 | Categoría: | 3 Comentarios | Enlace

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://laberintoposmo.blogalia.com//trackbacks/35690

Comentarios

1
De: Gilgamesh Fecha: 2005-12-15 19:20

La de veces que he hecho yo la misma reflexión, señor Amo del calabozo.

Por cierto, me ha recordado a esa gente (por desgracia, casi todos los de mi edad) que se pasa el día criticando cualquier accion del gobierno o de los poderosos de manera gratuita, porque sí, porque eso mola, sin molestarse nunca en ofrecer un sólo argumento. Yendo de "rojeras" por la vida: "¡Qué libertario, qué moderno, qué republicano, qué ecologista e igualitario soy! ¡Y como molo!".
Y luego resulta que llega la hora de votar y el niño pasa de todo, porque es domingo y prefiere quedarse en la cama.
Lo de protestar y autodenominarse revolucionario, está bien para presumir delante de los amigotes. Pero a la hora de la verdad casi todos los de mi edad son unos niñatos que nunca se han tomado en serio esa democracia a la que critican. Si tan feminista y tan republicano y tan ecologista eres, deja de protestar y de ponerte pegatinas y de corear consignas, y haz algo útil: ¡vota! (o no votes, pero hagas lo que hagas, que sea con una reflexión previa).

Anda que podría contaros un par de casos sobre mis alumnos y el dichoso proceso de Bolonia para converger con Europa. Puffff. Cada vez hablo más como los viejos.




2
De: Eduardo Cabrera Fecha: 2005-12-15 20:56

Bingo!

Otra vez en la diana, Amo.

Concuerdo 100%: La pena de muerte no es solución a nada, pero votar a los que no la apliquen sí que es solución, y esa responsabilidad es de los votantes, no de los políticos. Jartico estoy tb de que nos vendan la misma moto siempre.



3
De: Miguel Reina Fecha: 2005-12-20 03:28

La pena de muerte es una barbaridad de pueblos supersticiosos como los EEUU. Hay una conexión evidente entre que crean en el diseño inteligente antidarwiniano y que apoyen la pena de muerte. Ojo por ojo nos quedaremos tuertos.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.158.248.167 (14e71e3ab8)
Comentario

		

Archivos

<Septiembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
             

ARP-SAPC

Siempre Ganamos Algunos Euros.

Blogalia

Blogalia