Laberinto Postmoderno
Bienvenido al Laberinto Postmoderno. Rescata a la Razón de su Mazmorra, donde la han metido el Relativismo y la Postmodernidad. ¡Únete a los aventureros de la Razón y combate al Dogma y la Credulidad!
Inicio > Historias > El Windsor ya tiene culpables

El Windsor ya tiene culpables

¡Por supuesto que sí, leñe! ¡La culpa siempre es del que menos cuesta despedir! Vamos a ver, parémonos un instante:

HECHOS: Se pega fuego un edificio enorme en pleno corazón de Madrid.
CONSECUENCIA: Se inicia una investigación.
RESULTADOS DE ESA INVESTIGACIÓN: La culpa es de una empleada que se fumó un pitillito y de dos vigilantes jurados que pasaron completamente de vigilar. Ahí queda eso.

Pero el Amo del Calabozo, que tiene mucha mala baba cuando quiere, se hace una serie de preguntas un tanto suspicaces. Vamos a ver. Si un edificio de esas características se puede ir -y de hecho se ha ido- a tomar por el saco por un cigarrillo (o un porro, vaya usted a saber qué fumaba la pirómana viciosa), ¿para qué demonios nos hemos gastado tanta pasta en prevención de incendios?

Echen cuentas: investigación de nuevos materiales ignífugos, la formación de ingenieros y arquitectos, aparejadores y operarios de la construcción, instalación de puertas cortafuegos, escaleras de emergencia, alarmas, sistemas de esos que sueltan un chorrito de agua en cuanto alguien calienta mucho el café, extintores cada equis metros cuadrados (con sus correspondientes revisiones periódicas), charlas educativas para todos los empleados, contratar un técnico en prevención de riesgos laborales por cada empresa sita en ese lugar, simulacros de incendio programados... ¿Quieren que siga? Creo que no hace falta.

Miren ustedes: si se pega fuego un edificio y podemos decir sin temor a equivocarnos que la culpa la tiene una fumadora irrespetuosa y un par de vagos con uniforme, entonces es que todos esos pasos intermedios, toda esa seguridad pasiva, toda esa estructura organizativa anterior, es ineficaz a más no poder. ¿Para qué gastarnos el dinero, pues, en algo tan inoperante? Quitemos de las empresas todos estos sistemas que no sirven para nada y echémosle la culpa a un empleado que se fuma un pitillito (o un porro, repito, que seguro que, además, la empleada era una rastafari trasnochada enchufada por algún primo segundo que trabajaba allí). Ya de paso, nos cargamos también a dos guardias de seguridad y, por si fuera poco, les decimos a los bomberos que no lo hicieron demasiado bien tampoco.

Y punto.

Y el que diseñó el sistema antiincendios, tan tranquilo en su casita, que como cumplía con lo que decía la ley, pues nada, calma chicha. Hay que joderse. A nadie se le ha ocurrido que si de un cigarrillo a un incendio hay solamente en medio unas pocas horas, entonces es que la ley es una mierda como un piano y que quizá, solo quizá, los sistemas antiincendios no se hacen para evitar y controlar un fuego, sino para cumplir con una ley, cosas que son muy distintas. Porque si hay que entrar en juicios y pleitos, seguro que una pobre oficinista y unos paupérrimos vigilantes dan menos guerra que un ingeniero superior o una empresa de instalaciones de seguridad.

Claro, que viendo cómo está el asunto, seguro que cuando aquí empiecen los pollos a toser y la gripe aviar se convierta en un problema, seguro que la culpa acaba teniéndola un ganadero asturiano.

Asín son las cosas y asín se las hemos contado, que decía aquél.
El Amo del Calabozo

2006-01-31 08:21 | Categoría: | 0 Comentarios | Enlace

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://laberintoposmo.blogalia.com//trackbacks/37023

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.198.108.19 (519c7a46e7)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?

		

Archivos

<Noviembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

ARP-SAPC

Siempre Ganamos Algunos Euros.

Blogalia

Blogalia