Laberinto Postmoderno
Bienvenido al Laberinto Postmoderno. Rescata a la Razón de su Mazmorra, donde la han metido el Relativismo y la Postmodernidad. ¡Únete a los aventureros de la Razón y combate al Dogma y la Credulidad!
Inicio > Historias > ¿Ciencias? de la Educación

¿Ciencias? de la Educación

Discutamos sobre lo que es ciencia y lo que no. El Amo del Calabozo posee unos conocimientos de epistemología más bien limitados. Así que, cuando reflexiona sobre la cientificidad de alguna investigación, alguna corriente de pensamiento o alguna ciencia, debe hacerlo más bien desde el sentido común que desde el conocimiento académico más rancio. Eso causa serios problemas a la hora de discutir, claro...

Digamos que, para ser sinceros, el Amo del Calabozo considera a la física como el ejemplo de todas las demás ciencias. Una ciencia experimental que ha robado más espacio epistemológico a la metafísica que ninguna otra. Que se ocupa de una parte de la naturaleza tradicionalmente destinada a caer en el saco sin fondo de la teología y la filosofía más obstinada.

Siguiendo ese mismo criterio inicial, la astrofísica, la química y las matemáticas forman un grupito alrededor de la física que es lo que, sin ninguna duda, podemos llamar "Ciencias". Ciencias de las de verdad, de las de laboratorio y experimentación, de las que no dejan dudas ningunas. Habrá fraudes, habrá tipos que se aprovechen de su fama o de los dineros recaudados, habrá tejemanejes políticos, pero lo que es el corpus general sigue siendo de Ciencia con mayúsculas.

La biología presenta un problema y es que no siempre podemos ser tan científicos como con la física. Es natural, un quark es un quark y es igualito a cualquier otro quark y si tú le haces X a un quark pues pasa Y, pero vete tú ahora a decir lo mismo de un chimpancé o de un tití. Cuando aplicamos experimentos a los bichos, a veces la cosa sale bien y a veces sale mal. Esto lo sabe cualquier aficionado a la jardinería, que plantas, riegas, abonas, cuidas y, sin venir a cuento, la marihuana se te seca justo cuando empezaba a dar cogollos. Las cosas, cuando tratas con carbonos, hidrógenos y oxígenos formando moléculas que parecen rompecabezas, no son tan sencillas -ni tan complejas, por otro lado- que cuando hablamos de supercuerdas.

Pero aún así, no hay motivos, creo, para considerar la biología una pseudociencia, o una ciencia a medias, o algo parecido. Una ciencia de las completas, la ciencia que ha conseguido -con la Evolución-, convertir una Teoría en un Hecho, ni más ni menos. La biología, y sus aledaños, como la veterinaria y la medicina (veterinaria humana, al fin y al cabo), podemos considerarlas ciencias sin faltar en absoluto a la verdad.

Con las ciencias sociales o humanas, la cosa se complica. Como de Economía no tengo demasiada idea, pues no me pronunciaré, pero estoy convencido de que una ciencia social tan matematizada y con unos tintes tan prácticos debe tenerlo fácil para detectar fraudes y planteamientos acientíficos. Claro, que Karl Marx mismo hizo gala de lo que se puede hacer con la economía cuando uno se pone al mundo por montera y tira palante con todas las de la ley.

Pero sigamos a ver: el Amo del Calabozo, por lo general, defiende la cientificidad de la psicología. Eso sí, considera que lo que tienen que hacer esos psicólogos cognitivo-conductuales es plantar cara de una vez por todas a toda la caterva de pseudopsicologías que corren por ahí: psicoanálisis freudiano, psicoanálisis lacaniano, teorías humanistas, planteamientos orientalistas y mentalistas, etc. Plantarles cara como es debido, ya que aunque esas pseudopsicologías estén alejadas de los despachos universitarios -permitidme que lo dude-, están muy adentro de los proyectos de trabajo en Exclusión Social y en otros ámbitos donde ningún profesorzuelo universitario miraría, ni aun harto de grifa.

Pero hete aquí que empezamos con la frontera entre pseudociencia y ciencia. ¿Qué hay de la sociología o la antropología? ¿Es un "método científico" meterse en un grupito de indios, vivir con ellos dos o tres años y volver para escribir cómo te convertiste en cuervo y cómo los espíritus te poseían? ¿Debe la ciencia admitir que las cosas son verdad o mentira en función de la cultura que las mire y analice? ¿El sol gira alrededor de la Tierra solo porque los indígenas de un islote de la micronesia así lo crean? Pues hombre, uno tiene mucho que disentir al respecto. Además, con esos planteamientos empiezan a surgir un montón de corrientes de esas de "no hay verdades, solamente hay opiniones" y de "esa será tu opinión, la mía es diferente y tienes que respetarla", etc., etc., que es uno de los argumentos más estúpidos que se oyen por ahí. Tanto como el de "esto debe ser bueno porque es natural".

Pero es innegable que hoy sabemos mucho de nosotros mismos y de nuestros antepasados gracias a la observación paciente y rigurosa de los antropólogos; es de bien nacidos ser agradecidos y algunos de los planteamientos más transgresores en sociología y antropología han dado luego unos resultados excelentes en otras materias y, por lo tanto, si al Amo del Calabozo le das un par de vinos y lo mareas un poquito, acabará admitiendo que sí, que cree que son Ciencias.

Pero con la pedagogía ya la cosa se complica. Después de mucho leer, después de tragarme tochos imposibles, después de tres años de diplomatura tratando de hacerme una idea de qué va esto, uno llega a la conclusión de que para ser pedagogo, basta con saber inventarse un nombre rimbombante para definir la nada:

Hablemos de corrientes educativas (funcionalista, estructuralista, naturalista, marxista, neomarxista, tradicional-católica, tradicional-cristiana, escuelas localistas, escuelas libertarias, escuelas inclusiva...). Hablemos, quizá, de modelos de organización escolar (modelos de eficacia y calidad, modelos científico-técnicos, modelos empresariales, modelos etnográficos, modelos sociocríticos...). También podemos discutir sobre estilos docentes, sobre organización curricular, perspectivas antropológicas, sociológicas o psicológicas.

Casi cualquier libro que usted coja del estante de pedagogía en una biblioteca estará iniciando una corriente educativa nueva. Si Schon decía esto, luego llega Stenhouse y dice lo otro y luego Giroux lo de más allá. Pero no son puntualizaciones, no. No son modificaciones a la teoría: son teorías nuevas, son nuevos planteamientos, paradigmas inconmensurables, corrientes de pensamiento e, incluso, modelos de razón nuevos, sea lo que sea eso. No hay una crítica que sea una enmienda a la parcialidad. En Pedagogía, si no inventas un paradigma nuevo cada dos años, parece que ni publiques ni ná.

Y, claro, luego se extrañan de que la asignatura de "Materiales para la Educación Artística" esté llena de alumnos cada año y la de "Bases metodológicas de la Investigación Educativa" se impartan las clases en el despacho de la profesora porque hay tres matriculados. Y esto es lo que pasó cuando yo la cursé, así que no es exageración.

En fin, en próximos días volveré a hablar de la cientificidad (presunta) de las ciencias sociales, especialmente de las ciencias de la educación. Y ya veremos si llueve o diluvia...
El Amo del Calabozo

2006-02-13 11:01 | Categoría: Educación | 8 Comentarios | Enlace

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://laberintoposmo.blogalia.com//trackbacks/37417

Comentarios

1
De: Estefanía Fecha: 2006-02-13 14:33

Pues yo pondría la economía en la categoría de seudociencias, y de las más peligrosas...

Vamos a ver, para empezar, que alguien me justifique lo de los ciclos económicos de 11 años. ¿Tiene que ver con el mínimo de Maunder porque lo de los biorritmos ya suena a guasa?



2
De: El Amo del Calabozo Fecha: 2006-02-13 16:02

En Economía, generalmente, las mamarrachadas se acaban por descubrir, principalmente porque la aplicación directa de una teoría estúpida suele acarrear la pérdida de millones de euros, así que es un efecto que se nota y no pasa desapercibido.

Pero sí, la verdad es que he sido demasiado bueno con la Economía.

Ojo. Estoy convencido de que hay un buen número de psicólogos, economistas, sociólogos y demás que tratan de hacer su trabajo con verdadero rigor científico. Todo mi apoyo y mi admiración para ellos. Eso sí, tienen un laaaaaargo trecho que recorrer y más enemigos dentro de su disciplina que fuera de ella.



3
De: Estefanía Fecha: 2006-02-13 18:14

Yo matizaría si esa pérdida es de alguien muy rico o es a costa de esquilmar ese dinero a muchas personas menos acaudaladas...



4
De: Rigel Fecha: 2006-02-14 12:15

Me parece que fué Unamuno el que acuñó el término "patafísicos" para referirse a esa caterva de lo que usted -con buena voluntad- intuye como "pseudocientíficos" y que son otros tantos Iker Jiménez de la impostura.
Saludos.



5
De: Gilgamesh Fecha: 2006-02-15 18:13

No sé si lo he contado ya, pero bueno. Tengo una amigo pedagogo que dice:
"Cuando los psicólogos queréis poner a prueba una afirmación, hacéis un experimento.
Cuando los pegagogos quieren poner a prueba una afirmación, diseñan un plan educativo nuevo"
...Eso, y a los 4 años se ve el resultado y se cambia por otro.

La clave está en que las afirmaciones no se hagan porque sí, ni porque queda politicamente correcto, sino porque hay aval empírico.
En eso estamos los psicologos cientificos y experimentales. A ver si los pedagogos empiezan a hacer lo mismo.



6
De: El Amo del Calabozo Fecha: 2006-02-16 17:07

Gilgamesh: Fíjate que me voy a mojar en este asunto y voy a defender una postura de moderado relativismo a este respecto. Me hace gracia cuando llaman "experimento sociológico" a espectáculos deplorables como Gran Hermano, pero en verdad se me hace muy difícil imaginar el modo de falsar afirmaciones como "El poder en un grupo de personas siempre se reparte heterogéneamente". ¿Cómo falsar esta afirmación? ¿Cómo medir aspectos como "liderazgo", "nivel cultural" o "capacidad creativa"? Todos esos valores, de corte subjetivo, no pueden ser medidos con el mismo rasero que un electronvoltio o una valencia química. Necesitamos otros sistemas de investigación no experimentales. Sería injusto pretender que la cientificidad de la sociología o de la pedagogía pasase por el rasero de la experimentación.

Claro, que de eso que yo estoy exponiendo al "todo vale" que impera actualmente, a la falta de criterios por la que nombrar a las cosas, la proliferación de métodos, diseños, técnicas, registros y zarandajas que, en teoría, tienen valor científico, hay un gran salto.

Para poder convertir la pedagogía en una ciencia hay, primero, que distinguir qué ramas o corrientes son acientíficas por definición y borrarlas del mapa. Igual que hizo la psicología con el psicoanálisis, el análisis transaccional, los arquetipos de Jung, etc. Desterrarlos, condenarlos al ostracismo científico hasta que acepten las normas de todos. Y luego, empezar a investigar.



7
De: oznes Fecha: 2006-03-16 23:33

mmmm que casualidad... mi página se llama laberinto y yo he abierto el mismo debate en mi blog!!! que raro



8
De: mio Fecha: 2007-02-27 01:28

que mierda de joda



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.166.188.64 (179cd66b12)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?

		

Archivos

<Noviembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

ARP-SAPC

Siempre Ganamos Algunos Euros.

Blogalia

Blogalia