Laberinto Postmoderno
Bienvenido al Laberinto Postmoderno. Rescata a la Razón de su Mazmorra, donde la han metido el Relativismo y la Postmodernidad. ¡Únete a los aventureros de la Razón y combate al Dogma y la Credulidad!
Inicio > Historias > Pronósticos del futuro

Pronósticos del futuro

Hace poco, el Amo del Calabozo estuvo en una habitación "secreta" del Centro de Reforma donde trabaja. En esa habitación, que no se había abierto desde muchos años atrás, aparecieron una buena cantidad de libros abandonados. Un tesoro escondido en el Laberinto Postmoderno, podría decirse.

De todos los libros, uno llamó su atención, por el título: "Pronósticos del Futuro" (Jantsch et. al., 1970, Madrid: Alianza; tít. orig. "Forecasting the Future", 1967, Londres: Iliffe Books). Lo tomó, lo llevó hasta el cuartito donde tiene su pequeño refugio laboral (hay quien lo llama despacho, pero más bien es un almacén) y allí se quedó, en un estante, esperando a ser leído. Hace un par de días el Amo volvió a encontrar el librito y se lo llevó a casa, para echarle un vistazo.

El libro, según su contraportada: "reúne once trabajos de eminentes especialistas acerca de los desarrollos más probables de la ciencia, la técnica y la sociedad durante las próximas décadas. Las modernas técnicas de prognosis hacen que tales pronósticos del futuro no sean ya vanas especulaciones, sino evaluaciones racionales de los límites y las posibilidades de lo real...".

Con esto, al Amo del Calabozo le saltaron las alarmas. ¡¡Prognosis!! Palabreja ignota que suena lo suficientemente mal como para ponerse alerta. ¿Predecir el futuro? ¿Vanas especulaciones? ¿Evaluaciones racionales? Bueno, el librito está publicado en 1970, así que es un buen momento para evaluar esa "prognosis" y esas "evaluaciones racionales"...

Tomemos un capítulo al azar, por ejemplo, "Transporte". ¿Cómo será el transporte urbano e interurbano en el año 2000? Se pregunta el autor, un tal Gabriel Bouladon. Y se contesta a sí mismo: "lo que vamos a decir es deliberadamente provocador; pero todo ello está igualmente basado en una sólida extrapolación, ampliamente documentada en la bibliografía sobre los transportes" (p. 148). Y empieza con predicciones muy muy arriesgadas (y fallidas, claro): "En el año 2000 sólo (sic) se necesitará el triple de tiempo para ir en un estatorreactor (¿?¿?) de Londres a Sydney (16800 km. en sesenta minutos) que para llegar hasta el aeropuerto (40 km. en veinte minutos)". Desde luego, es cierto que casi tardas más en llegar a Barajas que el resto del vuelo que hagas, pero eso de ir desde Inglaterra a Australia en una hora, pues como que no...

Más adelante dice cosas como_ "La mayoría de los desplazamientos urbanos no superan una distancia de dos kilómetros; mas el peatón no consentirá en ir a pie a puntos tan cercanos como estos: su "distancia de rechace" será, como lo es hoy, de unos 400 metros." (p. 149). Mira, en esto el hombre tiene razón. De hecho, los 400 metros son bastante largos en algún caso, que mi hermano coge el coche para ir a por el pan... Pero entonces él predice que, para evitar el tráfico excesivo: "las bandas transportadoras lentas con que se ha empezado habrán de sustituirse por transportadores acelerados, que funcionarán a velocidades comprendidas entre los 10 y los 16 km/h" ([/ibíd.). Después pasa a lucubrar sobre bandas de transporte que no funcionen sobre rodillos, sino sobre películas de aire de 2 mm que eviten el rozamiento, aumenten la eficacia y, al final, dice la barbaridad de turno: "Con una leve diferencia de poco más de un metro por kilómetro, una banda delgada podría transportar 200 toneladas de pasajeros (3000 personas) sin tensión y sin necesidad de unidad propulsora alguna: su propio peso actuaría de fuente de energía". ¡¡La máquina del movimiento perpetuo!!

Sigamos con las predicciones: "El tradicional metro, derivado del ómnibus tirado por caballerías, continuaría existiendo únicamente en ciudades pequeñas, de menos de 5 millones de habitantes. Poer los sistemas actuales de transporte subterráneo están condenados por su propio principio...". Olé. (p. 152)

Y lean esto (misma página): "Los últimos autobuses -eléctricos, por supuesto, en virtud de las leyes contra la contaminación que se promulgarán alrededor de 1980- habrán desaparecido hacia 1990". ¿Los motivos? "El coste de la mano de obra habrá llegado a representar el 90% de los gastos de funcionamiento, pero estos sistemas de transporte seguirán padeciendo huelgas de los insatisfechos conductores; finalmente, serán demasiado pesados y voluminosos para integrarse en el tráfico de entonces, regido central y electrónicamente (...) y al reducir la distancia entre los coches (eléctricos) a menos de tres metros, multiplicará por cuatro el volumen de tráfico".

Y ahora viene la gran apuesta: "La mayor parte del tráfico en superficie se realizará mediante pequeños coches eléctricos, de forma cúbica. Pues la rama urbana del automóvil habrá terminado su evolución adoptando la forma más sencilla y funcional: la de un cubo de plástico transparente y liso, sin piezas cromadas ni protuberancias, pero con las aristas y esquinas redondeadas para facilitar el manejo y almacenamiento; y su longitud estará también normalizada, para hacerles fácilmente transportables en contenedores normalizados. Tales cubos silenciosos y eficaces ayudarán a los habitantes de la ciudad a olvidar los ruidosos y malolientes vehículos que hoy prolifearn, y estarán impulsados por motores eléctiros de gran velocidad, que trabajen a 35.000 rev./min., movidos por corriente alterna, sin escobillas ni conmutadores; la alimentación será a frecuencia variable, regida por tiristores miniatura y si bien seguirá siendo necesaria la transmisión, para llevar la potencia hasta las microrruedas, se habrán hecho tales progresos en los materiales que será posible impulsar el vehículo valiéndose de una sola marcha con un rendimiento superior al 95%" (p. 153)

No creo que haga falta continuar, pero todo el libro es muy parecido. Es lo que pasa cuando alguien intenta predecir el futuro. Si tales memeces surgen, prediciendo el futuro con cierto afán racional y usando la ciencia, no te digo nada cuando se usan cartas del tarot, estrellas o posos del té.

Pero, ¿qué digo? El mal uso de la ciencia, emplear la estadística y el experimento para lo que no es, es tan malo o peor que la pura y dura superstición. Es la base de la pseudociencia.
El Amo del Calabozo

PS.: Ya iré metiendo algunas otras lindezas que vaya encontrando en este libro, que me está encantando, por cierto...

2006-03-29 15:06 | Categoría: Pseudociencia | 2 Comentarios | Enlace

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://laberintoposmo.blogalia.com//trackbacks/38697

Comentarios

1
De: El gNudista Fecha: 2006-03-29 18:35

Y raro es, salvo los más cercanos, aquellos que hablen de los móviles o de internet e incluso los que hablan de internet en sus comienzos ni soñaban con los blogs, wikis, soft libre ni nada de eso.



2
De: Pirx Fecha: 2006-04-01 20:23

No sé yo si dentro de veinte años seguirán siendo disparatadas las predicciones. El petróleo no va a durar siempre y coches eléctricos haberlos haylos. Y mixtos. A mí se me ocurre que se podría hacer un sistema en que los coches autónomos se sometan, mientras están en zonas urbanas especiales, a un sistema de control centralizado que los mueva de forma más eficiente que sus conductores humanos.

En otras cosas ha acertado: hay coches ahora que son de formas redondeadas (no cubos, ni por razón de manejo sino aerodinámica) y con mucha superficie acristalada, los llamados "monovolúmenes". Aunque también hay quien se compra una ranchera que quema combustible como un Saturno V, pero eso es otra historia.

En Brasil hay no sé qué ciudad en que los autobuses están "trenificados", con carriles reservados de forma más efectiva que aquí.

Lo de normalizar el tamaño no lo hacen los fabricantes, pero sí los que montan los aparcamientos de los Mercadonas. Respecto a lo de aprovechar el mismo peso... hace poco presentaron un motor mixto en que los frenos son dinamos que almacenan la energía de frenado. Ingenioso y hay muchas mejoras de este tipo sin llegar al perpetuum mobile.

En lo del metro, pues bueno, que no.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.158.248.167 (14e71e3ab8)
Comentario

		

Archivos

<Septiembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
             

ARP-SAPC

Siempre Ganamos Algunos Euros.

Blogalia

Blogalia