Laberinto Postmoderno
Bienvenido al Laberinto Postmoderno. Rescata a la Razón de su Mazmorra, donde la han metido el Relativismo y la Postmodernidad. ¡Únete a los aventureros de la Razón y combate al Dogma y la Credulidad!
Inicio > Historias > Terroristas jubilados

Terroristas jubilados

Hace ya tiempo que puse unos versitos de Lehendakaris Muertos en un artículo sobre las canciones y la censura. Y en esa canción, en tono jocoso, pero no menos acertado, se trata un tema realmente controvertido: ¿qué pasa con un terrorista cuando consigue sus objetivos?

Supongamos ahora que Zetapé sigue en sus trece de que "por la paz y el diálogo lo que haiga falta" y, pese a haber enterrado dos inocentes bajo toneladas de escombro, aquí el proceso (kafkiano proceso) no se pare. Supongamos ahora que a Zetapé y a los otros les da por entenderse y venga, vamos a hacerlo, Independenzioa o como carajo se escriba en vascuence. Hala, mañana por la mañana, carné vasco, euros con el careto de Sabino Arana y ya está, Navarra incluida, las provincias vascas y fiesta nacional. Imagínenlo.

Ahora piensen en el terrorista que, pasamontañas en ristre, ha logrado sus objetivos. ¿Qué pasa con ellos? Porque al que está en el talego, estupendo. De puta madre. Amnistía y tira palante, como Josu Ternera, que después de ser el carnicero más grande jamás conocido en las Españas (con la excepción de Franco y Fernando VII), acaba con un puestecico bien majo, pensión garantizada y plaza de aparcamiento gratis. Esos, de cojón de pato. Ahora bien, ¿y el que no está en el talego? ¿Qué hacemos con él?

Plantéese el asunto, porque la gente con delitos de sangre que no haya sido juzgada, tampoco puede salirse de rositas. Supongo yo que alguien moverá hilos y pedirá al gobierno vasco independiente que busque a los responsables de la muerte de éste o de aquél para ser juzgados y entonces el nuevo gobierno vasco va a tener que ser consecuente con su nuevo estado de cosas. No puede permitirse el lujo de operar al margen de la legalidad internacional y, me imagino, tendremos extradición entre España y Euskal Herria o como cojones quieran llamar a su nuevo país. Así que vendrá un juez estrella (no Garzón, que ése da bandazos y cualquier día se nos queda lelo de un leñazo fortuito) y reclamará a la gente, igual que se reclama a los asesinos pinochetistas o a quien sea que tenga delitos de sangre.

El terrorista no puede vivir tranquilamente, el presunto herrizaintza en la independencia, léase Eusko Jaurlaritza actual, pero constituyente y todo eso, no puede darle un estanco y santas pascuas. Es una gente con delitos de sangre, que será perseguido siempre, pues siempre podrá haber un listo en España que denuncie y que pida que a ése que mató a mi primo concejal del Pepé, que lo cuelguen de un pino, a ver qué va a ser esto pues. Y, además, lo pedirán con todo el derecho del mundo.

Así que el terrorista, aunque gane, aunque mañana Zetapé nos ponga a todos los españoles a mirar para otro lado mientras firma la independencia de las vascongadas, no gana demasiado. Has pringado, chaval. Toda la vida sacrificándote por un ideal y ahora, fíjate por donde, esos politicuchos de mierda te la clavan. Ellos se llevan el pato al agua, se convierten en "padres de la patria" (¿aberriturri? No sé si será correcto, pero me suena muy bien el nombrecito), ellos son los héroes y tú a pringar, a vivir el resto de la vida escondido, esperando que llegue un cabrón a joderte la jubilación cuando menos te lo esperes.

En fin, que ser terrorista no es ningún chollo.
Pero, claro, ser víctima lo es mucho menos.
Y Zetapé, aclárate contigo mismo, anda.
El Amo del Calabozo

2007-01-11 16:05 | Categoría: | 0 Comentarios | Enlace

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://laberintoposmo.blogalia.com//trackbacks/46163

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.198.108.19 (519c7a46e7)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?

		

Archivos

<Noviembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

ARP-SAPC

Siempre Ganamos Algunos Euros.

Blogalia

Blogalia