Laberinto Postmoderno
Bienvenido al Laberinto Postmoderno. Rescata a la Razón de su Mazmorra, donde la han metido el Relativismo y la Postmodernidad. ¡Únete a los aventureros de la Razón y combate al Dogma y la Credulidad!
Inicio > Historias > El Juicio parisino

El Juicio parisino

Allá va un chiste.

"Estando Jesús con sus apóstoles, los miró a todos y les dijo: "Hermanos, el mundo está muy mal. El pecado campa a sus anchas por todas partes y hay que hacer penitencia, así que vamos a coger cada uno una piedra, la más grande que podáis levantar, y vamos a subir al monte Sinaí con ella al hombro, para Gloria de Nuestro Padre". Y así lo hicieron."

"Los Apóstoles tomaron enormes piedras y se las echaron a las costillas, excepto Judas Iscariote, que tomó una piedrecita pequeñita, se la metió al bolsillo y empezó la ascensión alegremente, canturreando y pasando de todo, como era su costumbre. Llegados a lo más alto del monte Sinaí, Jesús se quedó mirando al cielo y dijo: "Habéis hecho muy bien la penitencia. El Señor está contento con vosotros y yo voy a recompensar vuestro esfuerzo. Hágase". Y los pedruscos se convirtieron en bocadillos".

"Los Apóstoles estaban contentísimos con los bocatas gigantes que les habían aparecido, excepto Judas Iscariote, que miraba el pequeño canapé de su mano con verdadera indefensión."

"Días más tarde, Jesús se hallaba de nuevo con sus Apóstoles y les dijo: "El mundo sigue estando muy fastidiado y los hombres pecan por doquier. Hay que hacer más penitencia. Volved a tomar las piedras y de nuevo al monte Sinaí, vamos...". Entonces los Apóstoles tomaron unos grandes pedruscos y Judas, viéndose la del otro día, tomó el más grande de todos".

"Cual Obélix con su menhir subió Judas el monte Sinaí, incansable, sudando la gota gorda. Los otros le ofrecían ayuda, relevarlo de la carga, pero él se negaba. Decía que tenía que purgar sus penas por su perrería del día anterior. Hasta que, llegando a la cima, cayó derrengado al suelo y se quedó esperando su milagro y su bocadillo".

"Mas Jesús no decía nada y, pasados unos minutos y recuperado el resuello, Judas se le acercó y le preguntó: "Maestro, ¿y el milagro?" y Jesús respondió: "Hoy... Hoy no hay milagro". Entonces Pedro se acercó a Judas y le susurró al oído: "Desde luego, no me extraña que al final lo vendas, porque no hace más que joderte...".

Sirva para mostrar mi apoyo incondicional a que la gente pueda hacer humor sobre cualquier tema, incluyendo la efigie del profeta, por supuesto.
El Amo del Calabozo

2007-02-08 09:17 | Categoría: Religiones | 0 Comentarios | Enlace

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://laberintoposmo.blogalia.com//trackbacks/46982

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.198.108.19 (519c7a46e7)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?

		

Archivos

<Noviembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

ARP-SAPC

Siempre Ganamos Algunos Euros.

Blogalia

Blogalia