Laberinto Postmoderno
Bienvenido al Laberinto Postmoderno. Rescata a la Razón de su Mazmorra, donde la han metido el Relativismo y la Postmodernidad. ¡Únete a los aventureros de la Razón y combate al Dogma y la Credulidad!
Inicio > Historias > Yo no soy tonto

Yo no soy tonto

Y, como no soy tonto, pues no vuelvo a comprar en Media Markt. Para que vean que le hago caso a su publicidad, hala. Les contaré la historia porque tiene su tela...

Andábame yo esta misma mañana, a eso de las once menos diez, caminando tranquilamente hacia el establecimiento de Media Markt más cercano a mi domicilio, con un reproductor de DVD debajo del brazo y un cabreo de agárrese y no se menee. Ese reproductor concreto había ido bien durante un par de meses. Después, empezó que si no te leo el DVD, que si sácalo y vuélvelo a meter, que si apaga y luego vuelve a encender, hasta que, hasta el gorro, lo llevé a Media Markt diciendo a ver qué pasa pues, que este chisme no va.

La respuesta de Media Markt fue que tenía que ir al servicio Post-Venta, léase Atención al Cliente, y allí me atenderían. Subí hasta el susodicho departamento y vi una fila preocupantemente larga. Cogí número, como en la carnicería, y esperé, esperé y esperé hasta que salió mi número en la pantallita de marras. Hola, buenas, mire a ver que el DVD no funciona y tal, le dije. Vale, sin problemas, yo se lo dejo al Servicio Técnico y te llamamos cuando esté, me contestaron. ¿Y para cuándo estará?, se me ocurrió inquirir. Treinta días más o menos, dijeron. ¿Treinta días para arreglar un deuvedé? Vamos, hombre, no me fastidie..., repuse yo, sin éxito. ¿Qué le vas a hacer? Pones cara de resignación, te cagas en los muertos de alguien por lo bajo y te piras a casa pensando en si no te estarán tomando el pelo.

Cuando ya pasaban treinta y tantos días, fui a ver si me decían algo y hete aquí que estaba arreglado hacía un par de semanas, pero me llamaron a casa y no estaba en ese momento. ¿Y no insisten ustedes por si acaso?, pregunté. Hombre, no vamos a insistir con todo el mundo, ¿no?, me dijeron. ¿Tienen algo mejor que hacer?, contesté. No hubo respuesta. La chica me sonrió -bonita sonrisa tenía, pero entonces yo tenía más ganas de partirle el morro que de besárselo, así que obviemos el atractivo natural de la dependienta-. El caso es que cuando salgo de allí, me topo con un amigo de la carrera al que hacía años que no veía. Hablando hablando, sale el tema y le digo de dónde vengo y, al decir Media Markt, me dice: "Un problema de garantía, ¿verdad?" y yo asiento con la cabeza justo cuando escucho: "Todo el mundo igual. Tienen más trabajadores en Post-Venta que en las cajas".

El deuvedé sin problemas quince días y hete aquí que ayer mismo ¡zas! de nuevo me deja de leer formatos de vídeo. El mismo error que antes. Me lee mp3, pero no si es un dvd, da igual si original o si grabable. Vuélvete a Media Markt, esta misma mañana, y encuéntrate frente al mostrador, con tres o cuatro personas en fila por delante de ti y dispuesto a montar el pollo, decirles que son una cuadrilla de desgarramantas y de cabritos, que me den la hoja para poner una reclamación y que como me toquen mucho la moral, igual hasta me voy al servicio ése del consumidor a ver qué pasa pues. En fin, que uno estaba ya ensayando el discurso cuando un tío más alto que un mayo y con una cara de poquísimos amigos y todos muertos, empieza a armar la marimorena.

Según nos hemos podido enterar por sus gritos, el ordenador se le había estropeado. Lo había llevado para arreglar y llevaba cuarenta y pico días en el taller. Los ha puesto verdes. La dependienta, como si oye llover. Ni puto caso. Lo ha dejado poniendo una reclamación y ha pasado a atender a un tío que llevaba una aspiradora o no sé qué demonios.

(NOTA: Cierto lo de que en Media Markt tienen más gente en Post-Venta que en cajas. En cajas había tres y en Post-Venta, siete personas).

La cuestión es que cuando me ha atendido a mí el otro chico, le he contado la situación con tranquilidad y le he dicho: "Por cierto, si se vuelve a joder el deuvedé y tengo que volver, montaré una parecida a la de este tío". El chico me ha sonreído y se ha quedado mi deuvedé, jurándome que no tardarán mucho en tenerlo listo.

Y uno tenía que irse a trabajar y no ha tenido tiempo, pero mañana mismo pienso ir a ese Media Markt, comprar un deuvedé nuevecito, llevármelo a casa y tenerlo allí hasta que me devuelvan el mío. Y, en caso de que no esté en quince días, lo devolveré y me compraré otro, y así hasta que terminen de arreglármelo. Si me preguntan por qué lo devuelvo, les diré: "Porque yo no soy tonto". Y, por cierto, no vuelvo a comprar nada en Media Markt.
El Amo del Calabozo

2007-02-12 15:21 | Categoría: | 2 Comentarios | Enlace

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://laberintoposmo.blogalia.com//trackbacks/47089

Comentarios

1
De: Nosotros no somos tontos Fecha: 2007-07-25 23:10

http://nosotrosnosomostontos.blogspot.com/



2
De: Ignasi Fecha: 2008-03-09 03:46

Mi caso con media markt:
http://mecagoenmediamarkt.blogspot.com/



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.166.188.64 (179cd66b12)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?

		

Archivos

<Noviembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

ARP-SAPC

Siempre Ganamos Algunos Euros.

Blogalia

Blogalia