Laberinto Postmoderno
Bienvenido al Laberinto Postmoderno. Rescata a la Razón de su Mazmorra, donde la han metido el Relativismo y la Postmodernidad. ¡Únete a los aventureros de la Razón y combate al Dogma y la Credulidad!
Inicio > Historias > La ruina homeopática

La ruina homeopática

A veces las noticias te dan una alegría, como en este caso.

Es curioso lo frágil que suele resultar la pseudomedicina: en cuanto alguien les plantea seguir las mismas normas que a la medicina de verdad, se les aflojan los esfínteres. Esto pasa desde siempre, y con todas las presuntas medicinas que van surgiendo por ahí, en el Laberinto Postmoderno. ¿Recuerdan ustedes hace algunos años cuando los acupuntores se quejaron de que sus prácticas no podían ser sometidas al método científico? Pues ahora le pasa lo mismo a la homeopatía, pero no ya con el método científico (que ya le dio para el pelo años ha, cuando lo del Caso Benveniste y James Randi ofreciendo su millonada de dólares), sino con unos pasos simples que cualquier medicina, desde una aspirina hasta la quimioterapia, debe pasar.

Por un lado las autoridades competentes serán bastante reticentes a legalizar la venta de un producto que solo lleva agua como si contuviese algo terapéutico. Espero. Pero, por otro lado, incluso el incauto cliente encontraría motivos para dudar de la homeopatía.

En principio, ni dios compraría a precio de oro un frasquito donde dijera que el contenido es agua y glucosa. O lactosa. O alcohol etílico. Bueno, quizá el último sí, pero ese es otro asunto. Si etiquetamos un frasquito homeopático y ponemos sus componentes, desvelamos el gran secreto (ejem, es un decir) de la homeopatía, que es, ni más ni menos, que no contiene nada. Y entonces, ¿quién va a ser el imbécil que lo compre? Sin embargo, el Amo del Calabozo opina (y no es solo su tendencia a considerar al ser humano el animal más gilipollas que existe) que los mismos que hasta ahora lo han estado comprando, lo seguirán haciendo. ¿Por qué? Pues porque, como una Ley de la Conducta Humana, ésa que demuestra cada día lo tontosdelculo que podemos llegar a ser, tenemos aquello de la Disonancia Cognoscitiva o, dicho de manera mundana, La gente prefiere autoengañarse a reconocer que le han tomado el pelo. Especialmente si la tomadura de pelo ha incluido su salud y su dinero.

Tranquilos, amigos homeópatas, vendedores de agüita mágica y demás engañabobos de lo sanitario: los hay que preferirán pagarles dinero a cambio de su poción sin principios activos antes que reconocer que se la han metido doblada. El negocio seguirá siendo rentable. 50 millones de euros al año son muchos billetes verdes, ¿no? Y, al fin y al cabo, si el resultado de la disolución es agua y nada más que agua, ¿qué gastos tienen ustedes? Prácticamente ninguno.

A veces me pregunto por qué no mando al carajo mis consideraciones éticas y me monto un negociete de éstos. Tengo algunos conocidos que con un curso CCC, unos frasquitos de esos de boticario, un par de etiquetas donde pone "Producto Ecológico" y poco más, están viviendo de engañar a la gente. Y a sí mismos. Debería aprender de ellos.
El Amo del Calabozo

2007-04-27 12:28 | Categoría: | 3 Comentarios | Enlace

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://laberintoposmo.blogalia.com//trackbacks/48996

Comentarios

1
De: Francisco Fecha: 2007-06-09 11:59

Hace años, yo fui durante un tiempo (poco tiempo, si es algún consuelo), uno de esos gilipollas compradores de agua mágica... Pero eso no es lo grave.

El asunto ocurrió en un momento en el que la palabra "homeopatía" apenas empezaba a ser conocida. Yo tenía un problema de insomnio que la medicina tradicional halopática sólo solucionaba con pastillitas de dormir, con lo que, cuando dejaba las pastillitas volvías a ser incapaz de quedarme dormido...

En ese momento yo quería corregir el problema de raíz. Entonces, una conocida me recomendó un doctor (sí, sí, un auténtico médico titulado) que, por las mañanas trabajaba en la sanidad pública, y, por la tarde, pasaba consulta de "una nueva técnica médica" (homeopatía). El prenda me preguntó qué me pasaba y me hizo una especie de "paripé" con un cacharro "medidor de energías" cuya especie de electrodos se aplicaban a los dedos de los pies (primer indicio para la sospecha).

Después me recetó una "medicina" en granulitos que tuve que comprar ¡en una auténtica farmacia! Investigando, investigando, creo recordar (hace muchos años de esto), que el principio activo de los granulitos era veneno de serpiente... Eso sí, teniendo en cuenta su concentración, debía haber una o, como mucho, dos moléculas de veneno de ofidio entre todos los granulitos del frasco-Carrasco... Claro, que también había agua de dilución, redilución y requetedilución, y como todos sabemos, el "agua tiene memoria". Esto de la memoria del agua es como si el agua, después de ser destilada, se acordase de los mojones de mierda que han flotado en ella... Un fraude total a todas luces, vamos.
Pero lo malo no es sólo que haya médicos "profesionales" que en sus ratos libres se dediquen a la santería, sino que la ley se lo permita y que dé cobertura a muchos tipos de brujería.

Sin ir más lejos, por poner otro ejemplo, hasta hace poco yo estaba convencido de que la kiropráctica era bastante útil para aliviar dolores, tensiones... Bueno, pues si se busca información sobre su origen, más que dudoso... uno se pregunta ¿por qué la ley permite que cualquier kiropráctico monte un tenderete perfectamente legal y declarado con total aparuencia científica, exposición de títulos y diplomas incluidos? Por cierto, que los títulos que enmarcados en el despacho del kiropráctico no provienen de ninguna universidad pública, sino de una institución privada, porque no son títulos homologados ni oficiales. Aunque, es perfectamente legal que estos kiroprácticos hagan la competencia a cualquier fisioterapeuta decente...

Un saludo.



2
De: Francisco Fecha: 2007-06-09 12:19

Gambazos:

He metido la gamba al decir "kiropráctico" por "quiropráctico" y "aparuencia" por "apariencia"



3
De: Francisco Fecha: 2007-06-16 22:55

Ni que decir tiene que la homeopatía del doctor-curandero no remedió mi problema de insomnio. ¡Arriba las unidades del sueño!



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.158.248.167 (14e71e3ab8)
Comentario

		

Archivos

<Septiembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
             

ARP-SAPC

Siempre Ganamos Algunos Euros.

Blogalia

Blogalia