Laberinto Postmoderno
Bienvenido al Laberinto Postmoderno. Rescata a la Razón de su Mazmorra, donde la han metido el Relativismo y la Postmodernidad. ¡Únete a los aventureros de la Razón y combate al Dogma y la Credulidad!
Inicio > Historias > El fin del mundo, versión definitiva

El fin del mundo, versión definitiva

Para cualquiera que haya leído algo sobre historia de la ciencia, debería ser un hecho constatado que los científicos, incluso los más grandes de todos, son seres humanos. Y, como seres humanos, meten la pata hasta la ingle en cuanto tienen oportunidad. Pero claro, en esta noticia se constata aquello tan socorrido de que un científico solamente suele convertirse en noticia cuando la caga, no cuando acierta. Un río que pasa tranquilo por su cauce no es nada del otro mundo, pero cuando se desborda y anega plantaciones y poblados, o cuando se seca y se convierte en un lecho arcilloso, salta a los diarios.

Lo mismo pasa con Newton en este caso. Aunque a mí el físico inglés jamás me ha caído bien (no lo conocí personalmente, pero por lo que sé de él, debía ser un pedazo de hijoputa de los de agárrate y no te menees), esto es sacar los pies del tiesto. ¿Qué más dará que una memez la diga un experto en física o un pastor analfabeto? Las sandeces son sandeces, por más que se usen palabras grandilocuentes o localismos bárbaros para expresarla. Aunque la mona se vista de seda, mona se queda, dice el refrán, y con toda la razón del mundo.

Linus Pauling estaba enfermo de Bright, una dolencia renal bastante jodida. Obsesionado por la amenaza de la muerte, se puso a investigar y llegó a la conclusión de que el ácido ascórbico, más conocido como Vitamina C, era poco menos que una panacea que servía para todo. Dos premios nóbeles (Química y de la Paz) avalaban al investigador, ¿cómo podía equivocarse? Pues bien, la mayor parte de las presuntas ventajas de la Vitamina C que encontró Pauling eran falsas. Precipitación, errores, malas interpretaciones o las ganas de descubrir algo relevante sobre su dolencia, lo que sea, causó que Pauling elevase tal sustancia a unos altares para los que no estaba preparada. El error no duró demasiado entre los científicos, pero ha persistido hasta ahora entre los consumidores, y, por supuesto, entre los que viven de sacar productos sanitarios al mercado. La mayor parte de los fármacos contra las afecciones de garganta contienen Vitamina C. Se sabe que no hace nada por acelerar la curación de procesos catarrales, ni por paliar síntoma alguno, pero se sigue poniendo. al fin y al cabo, la vitamina es inocua y el cuerpo para algo la usará. Pero eso no le da ni un ápice de veracidad a las investigaciones de Pauling. Siguen siendo los frutos misteriosos y supervivientes de un error.

Los científicos se equivocan. ¿Cómo iba a ser de otro modo? Pero que los periodistas se hagan eco de sus extravagancias, de sus ideas estrambóticas, de sus errores, eso es más grave. Raramente aparece un artículo periodístico explicando en qué consisten las investigaciones de Newton sobre la naturaleza de la luz, o sobre las leyes que llevan su nombre. A mí, una de ellas todavía me resulta complicada de entender. Sin embargo, mira, un texto perdido, de los cientos y cientos que publicó el físico inglés, que antes que físico era un ferviente anglicano con ideas muy particulares sobre la Biblia, sí es noticia.

Este tipo de cosas hacen que uno siga considerando que la labor periodística es un engaño de dimensiones colosales, salvo por cuatro gatos que siguen pretendiendo hacer de esa profesión algo noble, útil y digno. No me extrañaría que la noticia saliese en el Tomate mañana por la tarde.
El Amo del Calabozo

2007-07-19 10:32 | Categoría: | 20 Comentarios | Enlace

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://laberintoposmo.blogalia.com//trackbacks/50958

Comentarios

1
De: Guille Fecha: 2007-07-19 17:12

Que la vitamina C no servía para curar resfriados ya se sabía hace tiempo, sin embargo hay un estudio actual que lo corrobora. Y fíjate tú que casualidad, paseando por el interné me he encontrado con esto:

http://www.cadenaser.com/articulo/sociedad/vitamina/C/cura/resfriado/csrcsrpor/20070719csrcsrsoc_1/Tes/



2
De: El Amo del Calabozo Fecha: 2007-07-19 21:00

¿Qué estudio es ése, Guille? Yo me fío bastante de la Fundación Cochrane.



3
De: Guille Fecha: 2007-07-20 00:10

Pues sé lo mismo que tú, lo que pone en la noticia.



4
De: Adrian Leverkühn Fecha: 2008-01-22 02:48

No es que esté en desacuerdo con lo que dices, pero el establishment científico a menudo se comporta exactamente del mismo modo mutilando grandes continentes teóricos de los autores para presentarlos en los manuales de ciencia como modélicos defensores del discurso científico actual. Las partes que no interesan son arrojadas al vertedero de la Historia de la Ciencia. ¿Quién diría que Kepler hacía astrología? ¿Quién que Newton creía ser un Elegido destinado a llevar a la humanidad a una edad dorada como la anterior a la Caída? En Cambridge estuvieron a punto de destruir los miles de escritos religiosos de Newton porque no interesaban a la comunidad científica... la ciencia tiene sus dogmas particulares y sus propias estupideces entrelazadas. Esta página me parece un buen exponente de ello.

No escribes mal; por lo menos compartimos cierta repugnancia hacia Freud y el dogmatismo religioso; sin embargo, tus ataques furibundos hacia la filosofía están todavía llenos de resentimiento. No sé cómo funcionará en ciencia; yo al menos no pretendería atacar algo de forma tan amplia, pero en filosofía no puedes dedicarte a proferir insultos a la "metafísica" en cuatro líneas y pretender estar diciendo algo. En realidad eso es justamente lo que hizo uno de los personajes más irrelevantes de los últimos tiempos, cuya fama por cierto fue directamente proporcional a su ignorancia y pobreza de espíritu. ¿Te suena Comte? Hay críticas tuyas en las que el viejo Augusto parece todavía patalear.

No puedes contar un chiste malo sobre el "ser-para-la-muerte" y pretender haber entendido o dicho algo. Hegel decía que el filosofía no se dice nada con menos de 500 páginas; yo no llegaré a tanto, pero sí te recomiendo que consideres que, en ocasiones, la verdad no es lo que más vale. Atacas con rabia el relativismo; en realidad a mí tampoco me resulta nada simpático. Pero que todo sea relativo (o sea, que cada uno tenga las verdades que merece) no quiere decir que todo valga igual. Piénsalo: ¿a qué tipo de verdades has hecho méritos?

En mi caso te diría que la ciencia positiva da una imagen del mundo muy anatómico-forense. Esto no quiere decir que yo haya renunciado a la razón, el entendimiento o la sistematicidad; al contrario, la filosofía, toda buena filosofía, metafísica incluida, es creación de conceptos. Y los conceptos no se crean yuxtaponiéndolos unos junto a otros como una colección de episodios, sino trabados en una retícula de relaciones de tal modo que alterar uno es alterar el conjunto. En esto no creo que se aleje demasiado de la ciencia; como tampoco en el hecho de hacer "metafísica" u "ontología". Si te hubieras parado a leer a Heidegger detenidamente quizá hubieras encontrado interesantes las páginas en las que dice que toda ciencia establece una ontología particular: desde el principio nos obliga a fijarnos en un tipo determinado de "entes" y rechaza los que no caen bajo esa categoría. La ciencia nunca se hace la pregunta previa de qué significa que algo "sea" sin ser ya "esto" o "aquello"; pierde así el elemento crítico con el lenguaje propio de toda reflexión radical sobre el mundo. Textos de Heisenberg, Böhr o Schrödinger cuestionando la fidelidad del lenguaje común son una feliz excepción a todo esto.

En general creo que eres exponente de una educación segregada y parcial, de una época donde la división "ciencias-letras" ha hecho un daño tremendo en toda la esfera de la cultura creando una falsa dualidad, falsos problemas, estrecheces mentales y mucha, mucha estupidez. No diré que ciencias y letras sean lo mismo, pero a menudo ahondar en una nos hace entender mejor cosas de la otra; a veces incluso llegan casi a intersectarse para volverse a separar más tarde.

En fin; es tarde y debo irme. El pensamiento humano es, por fortuna, mucho más rico, poroso y abarcante que lo que se encuentra en esta página. Te sobra ambición pero te falta talla para aferrar el abismo con garras de águila.

Un saludo en cualquier caso.


--Adrian L.



5
De: El Amo del Calabozo Fecha: 2008-01-25 01:31

Adrian dixit: "¿Quién diría que Kepler hacía astrología?" --- Lógico. En esa época, a un astrónomo no se le pagaba nada en absoluto, quizá algún mecenas podía interesarse en darte algo de pasta, pero poco más. El único modo de ganarse la vida mientras se investigaba era hacer cartas astrales. Eso no quiere decir que se creyera en la astrología o que ésta tenga algún tipo de bondad. Argumentar que Kepler era astrólogo no es muy ético, habida cuenta de que, muy probablemente, lo fuese por obligación.

Y luego: "a ciencia tiene sus dogmas particulares y sus propias estupideces entrelazadas" --- Señáleme uno de los dogmas de la ciencia, por favor. Y una de sus estupideces. Y cuidado, distingamos entre ciencia y científicos, por favor. Señáleme un dogma (algo que es incuestionablemente cierto) actualizado en ciencia.

Más adelante: "¿Te suena Comte? Hay críticas tuyas en las que el viejo Augusto parece todavía patalear" --- Me suena, sí. No es que sea un experto, pero Comte siempre me ha parecido mucho más coherente, en los tiempos que le tocó vivir, de lo que es Habermas o Feyerabend en los tiempos en que nos ha tocado a nosotros. Al menos él no pretendía desmontar algo ya establecido y eficaz para sustituirlo por un sueño utópico. Que es, en suma, lo que pretende Habermas, por ejemplo. Y al menos éste, pretende crear algo. Lo de Feyerabend es ya el placer de destruir por destruir.

Y, por fin, "En general creo que eres exponente de una educación segregada y parcial, de una época donde la división "ciencias-letras" ha hecho un daño tremendo en toda la esfera de la cultura creando una falsa dualidad, falsos problemas, estrecheces mentales y mucha, mucha estupidez" --- Pues mira, te equivocas, porque no soy ni de ciencias, ni de letras, ni cursé un bachillerato sesgado ni parcialista. Hice una FP en su día y luego Magisterio de Primaria. Mi formación en letras es bastante decente, aunque me gustan más las ciencias y han sido mi afición desde pequeño. Sí que hay diferencia entre letras y ciencias, pero es más bien a nivel de planteamiento. Hay pseudociencias, pero también pseudoletras (fíjese en la cantidad de pseudohistoriadores que corretean por ahí o la barbaridad de tonterías que se escriben en filología basándose todavía en el paradigma freudiano, por ejemplo) y lo que creo que no se debe respetar, ni dar pábulo, es a las pseudo-loquesea, lo demás, me merece todo el respeto del mundo. Pregunta interesante: ¿por qué la mayor parte de las personas de ciencias suele ser gente que gusta de la literatura, la historia y otras "letras", pero no al revés? ¿Dónde está ahí el daño de la "educación sesgada y parcial"? ¿En los chicos de ciencias (según tú anclados en el pasado, dogmáticos, etc) o en los de letras?

Y, para finalizar: "Te sobra ambición pero te falta talla para aferrar el abismo con garras de águila" --- No quiero aferrar el abismo. Me basta con comprenderlo. Quizá sea de esos que prefieren sobrevivir midiendo el abismo con una cuerda larga desde el borde que perderme en las tinieblas de una filosofía basada en cuentos chinos y en el hablar por hablar. Llámame lo que quieras, yo lo llamo ser práctico. Digamos que no soy muy ecologista, pero no me gusta que se estén cortando miles de árboles para que unos tipos sin nada interesante que decir llenen páginas y páginas de bazofia pseudointelectual. Y eso es, precisamente, la filosofía postmoderna (Feyerabend, Derrida, Habermas, entre otros, y los postfreudianos como Lacan): cocaína para intelectuales, pura y dura masturbación mental, sin sentido, sin dirección, sin reglas. Todo vale. Así les va. Todavía estoy esperando a que esos que dijeron "no, las ciencias sociales no deberían tener el mismo método que las naturales" nos expliquen qué método hay que tener. Cuando un filósofo de esos relativistas culturales descubra el método que hay que seguir en sociología para distinguir la sociología de verdad de la cantidad de sandeces que se publican cada año, entonces empezaré a pensar que esas filosofías sirven para algo.

(NOTA: Me refiero en todo momento a la relación de esas filosofías con la ciencia. Soy muy ignorante y no podría referirme a la relación de esas filosofías con otros aspectos, como la política, la ética, la economía y demás)



6
De: Adrian Leverkühn Fecha: 2008-01-27 00:44

No pretendo establecer una confrontación demasiado exhaustiva ni prolongar este debate en exceso; pienso que hay demasiadas discrepancias como para poder restaurar una especie de consenso, que ni siquiera sé si sería lo más deseable. Simplemente diría que pareces un tipo inteligente que, por alguna razón que desconozco y que por el momento no puedo explicar por otra cosa que no sea la inquina y el resentimiento, das zancadas muy torpes conformándote con calificativos como "posmoderno" para encasillar a autores que, créeme, están en las antípodas filosóficas unos de otros tanto en el "contenido" como en el "gesto".

Esto del relativismo y la bazofia... bueno, yo estoy haciendo el doctorado, llevo 8 años en la facultad de filosofía (UCM) y francamente no sé de qué me hablas. Quiero decir que puede haber algo de eso en Feyerabend; no lo sé; lo dí en un curso por encima pero en general toda la Filosofía de la Ciencia, especialmente Popper, Feyerabend, Lakatos y otros me parece una mezcla de obviedades, osadías y bobadas que no aportan ningún trabajo filosófico. Realmente no sé qué piensas tú de ellos, pero no voy a seguir por ahí. Lo que tengo que decir es que meter en el mismo saco a Feyerabend y Derrida me parece un gesto osado que sólo se explica desde la ignorancia. No sé si conoces a Derrida; lo que yo te diría es que no es un autor al que se pueda leer en la piscina, como a Savater, o llevarle a un programa de televisión o que te cuenten una anécdota y pretender haberte enterado de algo. Derrida es básicamente un heideggeriano; Heidegger te puede parecer mejor o peor, pero una vez más requiere un trabajo filosófico. Son autores muy potentes que ponen en juego toda la historia de los conceptos y que por tanto no pueden ser despachados de un plumazo con calificativos como "bazofia pseudointelectual". Porque "bazofia", al igual que "bufón" no son calificativos filosóficos.

La filosofía tiene su forma de proceder: es un diálogo con una tradición escrita a través de los conceptos. No puedes pretender empezar por el final sin más; no puedes leer a Heidegger y formarte una opinión porque será eso: una simple opinión sin ningún interés. En mi opinión precisamente Derrida, Heidegger, son los filósofos MENOS relativistas de todos; ellos saben que no todo vale lo mismo aunque todo el mundo tenga una perspectiva. Yuxtapones a Habermas y Derrida; en realidad ambos vuelven a estar para mí en las antípodas unos de otros. Si Haberman es el pensador del estado socialdemócrata, Derrida se asienta en los márgenes de la filosofía y trata de reconstruir un pensamiento maldito fuera de los cauces oficiales. No sé si tus opiniones te servirán para crear una legión de antifilósofos, pero para lo que seguro no te servirán es para enterarte de nada.

Otra cosa con la posmodernidad: hay mucha gente a la que se le llena la boca con esta palabra; en realidad Derrida, como Foucault o Deleuze, jamás se han sentido posmodernos, y mucho menos si posmodernidad=todo vale. Piénsalo: si todo vale, ¿cómo podría tener algún sentido seguir trabajando? ¿Y seguir pensando? Se piensa porque no todo vale lo mismo, y esto a pesar de que todo el mundo tenga su opinión, punto de vista, etc. Perspectivismo no es relativismo; no todas las perspectivas valen igual. Te remito a los conceptos de "sentido" y "valor" en Nietzsche.

No voy a iniciar una discusión dualista ciencias/letras. Para empezar no considero a la filosofía parte de las letras, sino una disciplina bisagra que emplea modos de proceder de unas y otras.

Esto de que las filosofías sirvan para algo... positivismo en acción, supongo. Augusto Comte... metafísica para pobres de espíritu. Lo de que a los científicos les gustan las humanidades... vuelves a caer en el triste dualismo finisecular. Filosofía basada en el hablar por hablar... creo que no te has tomado en serio la distinción griega doxa/episteme. Kepler y la astrología... cierto, es probable que él no se la creyera, pero yo sólo dije que la hacía, y eso poca gente lo sabe. Dogmas de la ciencia... demasiado amplio; dame un manual de ciencia teórica y podemos mirar de qué ontología parte sin cuestionarla. Lo del psicoanálisis ya te digo que me parece odioso, pero no porque sea pseudocientífico, que supongo que lo será, sino por muchos otros motivos distintos. Eso de la coherencia con los tiempos... mejor lo dejamos; sólo decirte que a menudo se progresa trabajando contra el tiempo que te ha tocado vivir; por desgracia argumentar esto, como muchas de las otras cuestiones, me llevaría demasiado tiempo para alguien que no sabe lo que es la filosofía porque no ha trabajado con ella (y no, no basta con el cuento que nos cuentan en el instituto; aunque sea un bello cuento no tiene nada que ver con el trabajo filosófico).

No tengo nada en tu contra; ya te digo que me pareces un tipo inteligente, y yo aprecio a la gente inteligente, esté o no de acuerdo con ella. Sólo te recomendaría que no trataras a la filosofía como si fuera un caudal de información entre tantos otros; como si pudieras coger un libro de Deleuze, Derrida, Hegel, Kant, no entenderlo y permitirte decir que es cocaína para intelectuales. Eso no es así; la filosofía requiere, además de inteligencia y rapidez mental, voluntad de esfuerzo y dedicación. No tengo nada que ver con la posmodernidad; de Derrida he leído 2 textos y me han parecido sencillamente magníficos.

Podría seguir dando rodeos pero creo que ha quedado dibujada mi postura.

Un saludo



7
De: El Amo del Calabozo Fecha: 2008-01-29 10:19

Creo que la diferencia entre tu postura y la mía es que yo considero que las obras de los seres humanos (entre ellas la filosofía), deben servir a los seres humanos y creo que tú consideras que si una obra se sirve a sí misma, ya tiene suficiente. Si no es así, deja de leer y ya está, tampoco tú me caes mal a mí, si debo ser sincero... De hecho, respondes a esto mismo cuando dices que "Esto de que las filosofías sirvan para algo... positivismo en acción, supongo. Augusto Comte... metafísica para pobres de espíritu". Sencillamente, como no creo que eso del "espíritu" sea un concepto nada claro. De hecho, no se ha dado una definición seria de "espíritu", pero se usa con demasiada frecuencia unido a epítetos como "pobre de", así que ¿cómo es posible no saber qué es algo, pero sí podemos evaluar si hay riqueza o pobreza de lo mismo? El único modo es mediante una subjetividad absoluta: lo que yo creo que es pobreza de espíritu lo es y ya está, sin más. Eso es lo que yo entiendo por el "todo vale" del postmodernismo (por cierto, postmoderno puede escribirse tanto con T como sin ella). Y a eso es a lo que me opongo: que se hagan evaluaciones basándonos en juicios personales carentes de validez interpersonal, porque así es como el diálogo se convierte en banal, cuando el entendimiento (que no tiene por qué acabar en la genuflexión de uno ante el poderío intelectual del otro, ni mucho menos), no avanza, sino que se estanca en "yo pienso esto", "pues yo lo otro", "vale, pues yo sigo en esto", "me parece muy bien, pero yo sigo en lo otro". Esta parodia de diálogo la he visto centenares de veces en centenares de artículos de gente de lo más sesuda, y lo seguiré viendo. Es como el habla privada de los niños: cada uno dice algo, el otro ni lo escucha, pero responde, así que ambos parecen mantener una conversación. Este tipo de comunicación tiene su sentido a los cinco años, pero no creo que lo tenga entre personas adultas.

Por ese ideal práctico, considero que las obras de Derrida que he leído son todo menos magníficas. Dices que la filosofía se basa en conceptos, pero en este caso, los conceptos son más bien oscuros, algo todavía por definir con concreción o, de lo contrario, respóndeme: ¿en qué consiste la "deconstrucción"? ¿Cuál es el método a seguir para deconstruir algo? ¿Para qué serviría esa deconstrucción en realidad? ¿Es todo susceptible de deconstrucción o solamente determinadas cosas? ¿Sería deseable responder SÍ a la pregunta anterior o no? Y la pregunta más importante de todas, a mi juicio: desde que Derrida plantea su deconstrucción, ¿en qué se diferencia la sociedad de después de Derrida a la sociedad de antes de Derrida? Ahora plantéate lo mismo con la mayor parte de los filósofos de hace un par de siglos a esta parte. Comprobarás que hay dos opciones: a) o la filosofía es una disciplina que se retroalimenta, sin aportar apenas nada al resto (cosa que no creo, sinceramente) o b) la filosofía necesita reencauzarse para que su trabajo repercuta de un modo más directo y palpable en la sociedad que la pare, la nutre y la sostiene. Seguro que te sale una tercera opción, asi que estoy deseando leerla, pero te aseguro que una disciplina que tiene bastante consigo misma, que toma de las demás (tú mismo lo dices) lo que le interesa o necesita, pero no aporta al resto nada, no creo que pueda sostenerse. Y con esto no me refiero a determinados filósofos que sí han aportado cosas: Popper, por ejemplo, Lakatos, Kant, Nietzsche. Ahora bien, ¿qué ha aportado Habermas o Derrida? O Heidegger, ya que lo nombras, ¿aporta algo decir que "el cosear de la cosa es el mundear del mundo"? Si aceptamos eso como filosofía, entonces me das la razón y en filosofía todo vale. Desgraciadamente.

Y cuando dices: "Dogmas de la ciencia... demasiado amplio", me dejas un poco perplejo, porque no me esperaba que dieses la respuesta más manida y consabida de todas. Cuando alguien me plantea que la ciencia tiene dogmas, siempre le hago el mismo reto: "Señálame uno". Invariablemente, contestan: "Uf, hay tantos...". Sí, habrá muchos, pero hasta ahora, nadie me ha presentado uno a las claras. Si de verdad en cada manual de ciencia hay muchos dogmas, coño, dime uno de una puñetera vez y debatimos sobre él o corrige, admite que los dogmas no son aceptables en ciencia y dejémonos de acusaciones sin sentido, ¿vale?

Hacía días que nadie respondía con una flecha bien lanzada en este blog. Me alegro de que lo hagas.



8
De: El Amo del Calabozo Fecha: 2008-01-29 10:26

NOTA: Ese argumento tuyo de que la filosofía no es lo que se da en el instituto, no me gusta nada. Tampoco la ciencia, ni la literatura, ni la historia, ni el arte es lo que se da en el instituto. La digestión didáctica desvirtúa el objeto a enseñar, podríamos decir. Claro que sí. Sin embargo, yo no di filosofía en el instituto -al menos, no como asignatura- y si sé algo es porque he leído directamente a los filósofos. Así que digamos que he ido directamente a las fuentes, no me he basado en ninguna digestión didáctica. Y, para tu regocijo, hay algunas obras que me ha sido imposible entender, pero que comprendo que eso no significa que no tengan validez. Ahí el que no vale soy yo, no ellas. Eso sí, otras sigo diciendo que son cocaína para intelectuales. Dará "riqueza de espíritu", como tú dirías, pero realmente, se vive mejor sin ella.



9
De: Adrian Leverkühn Fecha: 2008-01-30 11:47

Una vez más, veo que hay mucha ingenuidad en la mayoría de tus objeciones. No obstante, intentaré repasarlas una por una:

Hablas de "seres humanos", de obras que les sirven y de obras que se sirven a sí mismas. Supongo que aquí intentas encajar la polémica Sartre vs. Heidegger con todo lo que dijo éste último acerca de que su filosofía no era ningún humanismo, que había que pensar más allá del hombre etc. Una de las respuestas posibles a esta afirmación tuya es que en realidad la filosofía no se contenta con ser una creación humana; su pretensión de universalidad ha llevado a los filósofos a hablar más bien de "seres racionales" que de seres humanos, y ya el mismo Kant postulaba una república universal a través del universo olvidándose un poco del "hombre", que no es más que una concreción biológica. El pensamiento, por tanto, no parece ser patrimonio ni obra del hombre como lo es un bien material; el pensamiento atraviesa al hombre, pero es más general que él. La prueba es que no siempre podemos controlar la dirección hacia la que se encaminan nuestros razonamientos y reflexiones: un ejemplo de ello es la existencia de paradojas. En resumen que no creo que la filosofía sea una "obra", y no hay que confundir los libros de filosofía bien encuadernados con lo que hay contenido en ellos.

Tampoco digo que la filosofía no "sirva para nada"; con lo de Comte sencillamente quería poner de relieve lo grosero de esa afirmación. Piénsalo: ¿se puede proclamar alegremente que una forma de reflexionar sobre el mundo que no sólo es más antigua que nuestras actuales ciencias sino que se haya en el origen de las mismas no "sirve para nada"? Naturalmente, puedes ir a Tales de Mileto y decirle que mirando las estrellas se cayó a un pozo, o a Platón que le vendieron como esclavo por intentar instaurar la República en Sicilia, o a Spinoza que le perseguía la Inquisición por ateo. Sin embargo, hay que interrogar a las preguntas y a las acusaciones y plantearse a quién no le sirve de nada la filosofía. Naturalmente, a un positivista como Comte, que intenta dar respuesta a todas las preguntas de la humanidad y solución a todos sus problemas. En un mundo sin preguntas ni problemas no habría filosofía. ¿Quién querría vivir en ese mundo? ¿Habría vida propiamente en ese mundo? La filosofía no se encarga de solucionar problemas, sino de problematizar soluciones. La filosofía sirve, en este sentido, para entristecer, porque nos aleja de las certezas que nos hacen vivir sin pensar. Sin embargo, y por ello mismo, sirve también para luchar contra toda la bajeza y estupidez propias de cada tiempo, contra todas las verdades oficiales y contra todas las instituciones que, a lo largo de la historia, se han apoderado de la verdad, incluyendo los Estados, las Iglesias y las sectas.

Lo de la pobreza de espíritu... no has sabido captar la expresión. Si quieres déjalo en "Metafísica para los que no entendieron a Hegel". Me refiero a que sigue haciendo Metafísica, pero es una Metafísica zafia y mal argumentada que no le llega ni a la suela de los zapatos a otra más potente, como en este caso Hegel. Te animo a leerte la Introducción a la Fenomenología del Espíritu (10 páginas) para comprobarlo.

Lo que dices del diálogo... bueno, hablas como si todo debiera someterse a la discusión y al diálogo para tener el sello de calidad homologada de la ciencia. Es posible que sea así, pero también te digo que en filosofía, como en la mayoría de las demás cosas, discutir no sirve para nada. La discusión siempre llega demasiado pronto (cuando uno todavía no ha trabajado la cuestión, y por ello mismo se deja convencer) o demasiado tarde (cuando el trabajo desarrollado hace ya imposible volver atrás). Lo importante no es por tanto discutir; como recordarás los diálogos platónicos se llaman diálogos pero ninguno tiene conclusión y todos terminan de forma súbita, paradójica y desapaciguante. En realidad las discusiones sirven más bien, a mi parecer, para saber en qué no estamos ni vamos a estar jamás de acuerdo. Esto no necesariamente es "dar una opinión"; precisamente las opiniones son cambiantes y poco sólidas y están sometidas al convencimiento y el cambio sistemático. Si convences a alguien de algo es porque su postura previa era una opinión sin más. Por eso no me interesa lo de convencer a la gente. Según tú esto es una parodia de diálogo. De acuerdo, me gustan las parodias.

Vale, ahora pasamos a Derrida. Todas tus acusaciones parecen formuladas por Descartes: que si no hay claridad ni distinción, que si la deconstrucción no es un método. Pero bueno, es que hay filosofía más allá de Descartes, por suerte. La deconstrucción NO es un método, en efecto. Y para empezar yo te diría que no existe "la" deconstrucción, sino "una" deconstrucción que "se hace" sin que la haga un "sujeto", un cogito, un ser humano que posee el método. La deconstrucción no depende de la voluntad de un hombre que la ejecuta, sino que consiste más bien en la resonancia de los huecos, contradicciones y problemas que se dan en el interior de toda teoría, y más se dan cuanta más pretensión de verdad absoluta posee una teoría. En sus textos, Derrida traza esta deconstrucción en Platón (filosofía), Saussure (lingüística) y Rousseau (política), mostrando las contradicciones internas en discuros que se pretenden absolutos, mostrando cómo una lectura problematizante de los mismos puede dar lugar a conclusiones muy diferentes a las que pretendía el autor. Mostrando, en definitiva, que hay algo que se cuela por entre todos esos discursos pretendidamente cerrados y los hace volverse contra sí mismos. ¿Te suena la filosofía del lenguaje, con Russell, Gödel, Wittgenstein y todo el debate en torno a las contradicciones lógicas y a la imposibilidad de elaborar una Lógica cerrada y autosuficiente sin emplear clausuras artificiales? Una deconstrucción es tirar del hilo de esas contradicciones e imposibilidades y ver adónde nos llevan. Si esto no tiene valor para ti o te parece cocaína para intelectuales, bueno chico, qué quieres que te diga, quizá eres un hombre de certezas, o quizá más bien es que nunca habías llegado a entenderlo. Porque me temo que eso es lo que ocurre con la mayoría de detractores de Derrida: aún no he conseguido que uno solo de ellos me explique cómo funciona una deconstrucción. Todos recurrís a lo mismo: ¿qué es? ¿si es un método, por qué no es claro y distinto? Pero el mismo Derrida no se cansó de decir que no era un método y que no había una sola deconstrucción, sino muchas, siempre una en cada discurso pretendidamente cerrado, y sin llamarse necesariamente deconstrucción, que es el nombre de la suya. Derrida no ha inventado la deconstrucción. Al contrario, siempre una deconstrucción se cuela por nuestros discursos sin que podamos hacer nada para combatirla. Lo que Derrida ha hecho es trabajar, y mucho, con los discursos que ha estudiado. Si lees "La farmacia de Platón" te das cuenta de que hay una lectura atenta y minuciosa y una investigación del griego antiguo al alcance de muy pocos.

Tratas de ridiculizar a Heidegger... yo no voy a defender a Heidegger, porque él en concreto no necesita que nadie le defienda de acusaciones tan ignorantes. Asume simplemente que no tienes ni idea de quién o qué es Heidegger, y si quieres y te interesa más adelante puedo intentar resumir algo de lo que dice. Eso de cosear no lo he oído más que de boca de un profesor muy ignorante al que prefiero no mencionar aquí.

Dogmas de la ciencia... por ejemplo, la ciencia siempre pregunta en términos de ¿qué es? La mayoría de tus preguntas y de tus errores en esta discusión surgen de esa manera de preguntar. Si preguntas en términos de ¿qué es?, estás exigiendo una respuesta sustantivada, sustancial, presencial. Sin embargo, la filosofía hace muchos siglos que anda cuestionando todas estas categorías del pensamiento y proponiéndose otras formas de interrogar, como "¿cómo es posible que haya...?" o interrogando a las mismas preguntas. La ciencia se pregunta por los entes, por las cosas, por el "qué" ante todo. La filosofía interroga a las preguntas, mira a quién hace qué pregunta (Nietzsche) y no le interesan demasiado los qués, sino las condiciones de posibilidad de ese "qué". Esto es todavía demasiado amplio, lo sé, pero un dogma de la ciencia sería decir, por ejemplo, que el color "no es más que" la longitud de una frecuencia de onda. Aun así te digo que esta discusión ciencia vs. filosofía no me interesa demasiado, pero podemos seguirla si te parece que sigue sin estar claro, aunque te digo desde ya que no tengo nada en contra de la ciencia como conjunto, sino más bien al revés, me resulta apasionante y procuro mantenerme al día, pero me divierten y anonadan las estrecheces mentales de muchos (ni mucho menos todos) los pretendidos científicos respecto a otro tipo de discursos.


Un saludo



10
De: El Amo del Calabozo Fecha: 2008-02-01 02:21

Jo, macho, yo es que alucino con cómo puede uno complicarse la existencia postulando sobre conceptos carentes de todo contacto con la realidad. Cuando hablas sobre no sé qué república universal de pensantes, creo que son ganas de rizar el rizo sin más objetivo que observar cómo se puede retorcer la cuerda sin romperse. Me explicaré: dices que la filosofía no pertenece únicamente al hombre porque puede haber más seres pensantes en el universo. Vale. El problema es que tenemos un único ejemplo de seres inteligentes. Mientras no descubramos otra civilización, ¿de qué sirve especular? ¿Me estás diciendo que Heidegger trabajaba pensando en otros seres pensantes igual que pensaba en el ser humano? Eso no se lo traga nadie. ¿Cómo vamos a especular sobre el modo en que pensará una civilización que ni siquiera sabemos que existe? ¿De qué servirá, pues, toda esa especulación vacía? ¡Ah, me olvidaba! Resulta que la filosofía, según tú, no tiene que servir para nada, sino que solo pregunta sobre preguntas o no sé qué. Ya. Entonces, y perdona que te lo diga así, me das la razón: la filosofía actual es pura y dura cocaína para intelectuales que no tienen nada mejor que hacer que darle vueltas al tarro mientras el resto nos dedicamos a trabajar. Perfecto. Muy moderno. Eso ya se hacía en las civilizaciones de la Edad de Hierro, ¿no? Una clase social que no aporta nada, que vive del resto y que se dedica a engordarse a sí mismos y llamarse especiales por ello. Demiurgos, creo que eran. No me va ese rollo platónico, gracias.

Ya que estamos, puntualizaré, porque creo que has sacado de contexto mis palabras. ¿Dónde digo yo que la filosofía no sirva para nada? Digo que ESE TIPO DE FILOSOFÍA, que yo denomino postmoderna, no sirve para nada. Y tú mismo lo corroboras, planteándome lo que me has planteado. Serviría si, gracias a esos sesudos libros, encontrásemos el modo de localizar esas civilizaciones extraterrestres que nos están esperando con su caterva de filósofos, pero mientras no las encontremos, todo será especular por especular, sin orden ni concierto.

Por cierto, si la filosofía postmoderna no es "todo vale", ya me dirás qué criterios se sigue para determinar qué es filosofía y qué no. O qué criterios sigues tú (racionales y objetivos, por favor) para decir que mi razonamiento es ingenuo, por ejemplo. Como ya te dije en comentarios anteriores, me parece que el único argumento que usas es el de "me da la impresión de que", es decir, que soy ingenuo porque tú crees que lo soy y con eso basta.

Cuando dices que no has encontrado un solo detractor de Derrida que te explique en qué consiste una deconstrucción, no me extraña. Yo tampoco he conocido un defensor de Derrida que me explique, de modo comprensible, con un cierto detalle y concreción, en qué consiste. Cosas como las que tú dices, de tirar del hilo de las contradicciones y tal, centenares, pero eso son ambigüedades, inconcreciones, liar la manta y a ver qué pasa. Recuerdo un profesor mío de la facultad al que le pregunté cómo se hacía una deconstrucción. Se levantó, revisó unas notas, fue a la estantería y dijo: "Vaya, ahora no tengo un libro donde lo explica muy bien. Mañana te lo doy". Todavía estoy esperando. Hace ya seis años, creo. Pues eso es lo que hay. Todo parece estar clarísimo, pero en cuanto dices "cómo se hace eso" o "explíqueme eso otra vez", ay, nadie sabe explicarlo, nadie sabe cómo se hace. Se hace y punto. Me pasó lo mismo con lo de la dialéctica. Que si Tesis, Antítesis y Síntesis y toda la mandanga, pero cuando les preguntas cómo puñetas se llega a la Síntesis, qué pasos hay que seguir, qué se puede y qué no se puede hacer, en definitiva, qué funciona y qué no funciona, nadie te sabe decir nada.

La cita de Heidegger es textual y puedes encontrar una exhaustiva crítica a su obra en Hans Albert (2002), Racionalismo Crítico, Madrid: Síntesis. No pretendo ridiculizar a Heidegger, sino señalar que cuando un filósofo llega a la conclusión de que "el cosear de la cosa es el mundear del mundo", solo me cabe una posibilidad: ese tío ha llegado a la conclusión de que diga lo que diga, será considerado casi sagrado por sus colegas, así que dice cualquier sandez que se le ocurra. Yo no seré tan inteligente, ni tan abierto de mente, ni habré explorado esos territorios del pensamiento, pero al menos tengo el buen sentido de detectar una mamarrachada cuando la veo.

Si la ciencia afirma que el color no es más que el resultado de una determinada longitud de onda, no es un dogma. No me vale. Un dogma es incuestionable y en ciencia, sería perfectamente válido que alguien plantease la hipótesis de que el color es "algo más" y comenzase la investigación. De hecho, propón tú otra posibilidad. Dime, ¿qué es el color, además de lo que dice la óptica? ¿Podrías deconstruir esa definición científica y encontrar así otra hipótesis que nos ampliase las miras? ¡Excelente! Te llevas el Nobel de Física, sin duda. En ciencia, de hecho, se premian ese tipo de osadías, pero solo cuando se demuestran eficaces, no por el mero hecho de que se planteen. En tu modelo de filosofía, creo que basta con plantear algo para que ya se considere válido. Una vez más, desembocamos en el todo vale. Ese dogma que has planteado no me vale. Propón otro, por favor, pero hagámoslo bien: dame un concepto científico incuestionable desde el punto de vista de la ciencia.

Respecto a lo de que la ciencia pregunta "qué es", me parece muy parcial y muy poco riguroso. La ciencia pregunta qué es, pero también cómo funciona, de qué está hecho, con qué se relaciona, cuándo sucede, dónde (y en qué condiciones) se produce, adónde va (en el sentido espacial y también el temporal, "¿Qué pasará?"), de dónde viene (Ídem) y muchas otras preguntas. Si solamente fuese "qué es", la ciencia se habría acabado hace siglos, me temo. Ya sabemos qué es el Genoma Humano, pero ahora nos preocupa saber cómo funciona, cómo podemos hacer que funcione mejor, a qué se deben determinados fenómenos que están basados en los genes o, incluso, por qué estos ácidos y no otros. Si te parece poco, pues nada, oyes, habrá que concluir que es mucho más interesante preocuparse por preguntar sobre preguntas y perdernos en un discurso que no lleva a ninguna parte. Yo, la verdad, opino como Woody Allen, "¿La ciencia? ¿Qué tiene de malo la ciencia? Si me dan a elegir entre el Papa y el aire acondicionado, elijo el aire acondicionado".



11
De: Adrian Leverkühn Fecha: 2008-02-01 17:59

Vale, pero luego no vayas diciendo que sabes algo de filosofía porque todo lo que has puesto es una enjuagadura de palabras donde demuestras que nunca has terminado de entender nada y probablemente nunca lo hagas.

Yo me voy de aquí, pues "donde no se puede seguir amando, es mejor pasar de largo."

P.S.: no soporto el aire acondicionado ni a Woody Allen.



12
De: El Amo del Calabozo Fecha: 2008-02-02 02:21

Típico: se lanzan acusaciones, se fundamentan en criterios subjetivos, se considera la crítica como algo fruto de la ignorancia y luego se pega la espantada como si tal cosa. Debo decir que lo esperaba desde hace un par de comentarios. Gracias por tu colaboración, de todos modos.



13
De: Adrian Leverkühn Fecha: 2008-02-03 05:16

Al revés, creo que el único que intenta colar sus opiniones e incapacidades de comprensión como si fueran juicios fundados objetivamente eres tú. En filosofía eso se llama calcar lo trascendental a partir de lo empírico. En general creo que toda tu supuesta crítica a la filosofía no es más que un pataleo que tratas de disfrazar con retórica científica, erigiéndote además en algo así como el defensor de la ciencia. Pero no creo que la ciencia necesite defensores ante enemigos tan absurdos y grotescos como los que tú dibujas (todo esto de la posmodernidad que pintas francamente me suena a chino). Quijotismo de la ciencia es lo que veo por aquí, y muy poquito trabajo serio o intento de distinguir los discuros con criterio.

El arte, la filosofía y la ciencia son formas distintas de hablar que tienen sus propias leyes y su propio rigor. Te desafío a que trates de entenderlas las tres a la vez, porque, querido amigo, por suerte no hay que elegir, y con esa forma reduccionista y simplona que tienes de abordar los problemas sólo pones de manifiesto que, o bien no has prestado la atención suficiente a aquello de lo que hablas y que se sale de tu postura, o bien no tienes la capacidad de entender otras formas de pensar iguales de sistemáticas que la tuya pero que parten de otros presupuestos, o bien sencillamente no te interesa.

Y ahora sí, la espantada.



14
De: El Amo del Calabozo Fecha: 2008-02-04 21:26

En resumen, que todo el que no opine como tú (es decir, todo el que no se trague cualquier cosa con la mera excusa de que es filosofía, y por lo tanto, muy trascendental y muy importante), es un zoquete. Porque no tiene más remedio que ser un zoquete o porque ha elegido ser un zoquete. También planteas la posibilidad de que sea un cruzado de una causa fanática, en este caso la ciencia. Muy bien. Ante todo, argumentos de peso, sí señor. Me sigues dando la razón, Leverkühn. Si la filosofía postmoderna te lleva a razonar de ese modo, sí, seguiré estando en contra de ese modo de pensar. Gracias por reafirmarme en mis ideas.



15
De: Leverkühn Fecha: 2008-02-15 02:50

Muy bien, a partir de ahora podemos establecer una comisaría del saber contigo como responsable, dictando el decreto por el cual todo aquello que no seas capaz de entender mediante explicación breve y sencilla y siguiendo las prescripciones cartesianas y positivistas sea declarado como posmoderno, vacuo, carente de sentido y nocivo para la higiene mental de los ciudadanos.

Se me olvidaba decir que todo escrito debe dar por sentadas las categorías de "objetividad", "realidad", "mundo", "sujeto", "utilidad" y "eficiencia" a fin de evitar caer en derivas indeseables y perniciosas.

Todo esto se puede resumir en la siguiente frase, que deberá constar como inscripción en los frisos de todo organismo oficial y homologado:

LA REALIDAD ESTÁ COMPUESTA POR OBJETOS Y SUJETOS QUE TRATAN DE TRANSFORMARLA, Y LA CIENCIA ES EL ACCESO PURO DEL SUJETO AL OBJETO A TRAVÉS DEL CONOCIMIENTO. EL ARTE SIRVE PARA DISTRAER, ENTRETENER Y AGRADAR, Y LA FILOSOFÍA ES UN METADISCURSO DE SEGUNDO ORDEN SOBRE LA METODOLOGÍA DE LA CIENCIA.


Y no hay más que decir. Cielo sombrío y fé en el progreso.



16
De: El Amo del Calabozo Fecha: 2008-02-22 00:59

Vale, pues yo propongo que, según tus argumentos, se cambie esa inscripción y se ponga la siguiente:

A PARTIR DE ESTE MOMENTO, CUALQUIER OPINIÓN ES EXACTAMENTE IGUAL DE VERDADERA O DE FALSA QUE OTRA. NO ES NECESARIO APORTAR PRUEBAS, NI ES LÍCITO PEDIRLAS, Y SI ALGUIEN LO HACE, ENTONCES ES QUE ES UN CARTESIANO Y POSITIVISTA, Y POR LO TANTO, UN INÚTIL MENTAL AL QUE NO HAY QUE TENER EN CUENTA PORQUE, POBRECITO, TODAVÍA CREE QUE EL MUNDO PUEDA SER COMPRENSIBLE.

Nota 1: Yo NO soy positivista. De hecho, todo lo contrario, pero en fin, me lo han llamado miles de veces y siempre gente que opinaba cosas parecidas a las tuyas, sobre deconstrucciones y sobre paradigmas y todas esas cosas que, en definitiva, para el devenir de la ciencia, la tecnología, el progreso humano y para dar respuestas concretas a problemas reales, no sirven para mucho. Eso sí, para dar respuestas ambiguas a problemas abstractos, son cojonudas. Sí, ya sé, todo el que no comulgue con ruedas de molino y adore a Derrida, Adorno y Habermas es que es un tonto de capirote y yo soy el mejor ejemplo. Me lo han dicho muchas veces. No con esas palabras, pero sí en el sentido general. Vale, estupendo. Para ti la burra.

Nota 2: La ciencia no es ningún acceso puro. Al contrario que otros, considero que el ser humano es imperfecto y, por lo tanto, todas sus obras lo serán también. Y, por eso, creo que la verosimilitud, y no la verdad, es el objetivo de la ciencia. Y que para lograr esa verosimilitud es necesario seguir un método y que, aunque a ti te joda, el método científico es el que está demostrando mayor eficacia, debido, precisamente, a que no tiene ningún dogma y a que rechaza cualquier hipótesis infalsable. Entre otras causas. Esa es mi opinión de la ciencia, no "acceso puro del sujeto al objeto" ni giros lingüísticos de esos.

Nota 3: El Arte sirve para algo más que agradar, entretener y distraer. Al menos, servía. En la actualidad, podríamos añadir: "amasar grandes cantidades de dinero", "insultar al público con mamarrachadas dignas de niño pequeño convertidas de pronto en grandes obras maestras de la humanidad" y "dotar a personas, inútiles para cualquier tarea mínimamente decente, de un aura de intelectualidad que no conseguirían de ningún otro modo". Si quieres, te pongo ejemplos de esto en otro comentario.

Nota 4 y última: Fe se escribe sin tilde.



17
De: Anónima Fecha: 2008-02-22 01:29

Me gusta cuando el Amo del Calabozo se pasea por su Laberinto desencadenado :-)



18
De: anónimo Fecha: 2008-02-25 14:07

Amo del calabozo: fé, como otros monosílabos, se puede usar con tilde o sin ella; ambos están permitidos. Por ejemplo dé (de dar), té (bebida) deben llevar la tilde para desambiguarlos de sus homónimos. Pero incluso fé, que tradicionalmente se usaba con tilde hasta una regla que permitió quitar las tildes de los monosílabos que no necesitaran desambiguarse, se puede seguir usando a la "antigua usanza" si así se desea.

Sospecho que no es una palabra que uses mucho en todo caso. Un saludo.



19
De: Adrian Leverkühn Fecha: 2008-02-25 14:21

Amo del calabozo, no te has enterado de NADA.
Creo que te perjudica no ser más que un profesor y no un científico. A menudo los que enseñáis la ciencia repitiendo lo que han hecho otros no tenéis ni idea de cómo funciona, al igual que un crítico de arte no sabe mucho de creación artística ni un docente de historia de la filosofía de la propia creación de conceptos.

En resumidas cuentas antes pensaba que eras un tipo inteligente pero ahora creo que eres un mediocre que no sabe nada de ciencia. Porque los científicos de verdad no cometen la cantidad de torpezas que tú al hablar; tu lenguaje y tus formas son las propias de un boticario o un sicofante más que las de un hombre inteligente que aplica la razón. Por eso es inútil seguir hablando contigo, porque aquí el único que se dedica a escupir opiniones, y no hay más que leer un par de tus posts, eres tú. Como esa misoginia, ese chabacanismo político y, en general, toda la bajeza que rodea a tu forma de exponer las cosas, donde se mezclan opiniones con razonamientos en un pastiche infumable y pretendidamente científico que logrará impresionar únicamente a los que buscan un altavoz del resentimiento con el que dar voz a sus frustraciones autobiográficas y/o masturbatorias.

Eso puede ser divertido para la chusma; ahora bien, no pretendas que lo que tú haces y dices tenga nada que ver con la ciencia.

Dices que no has estudiado una carrera; no te habría venido nada mal para ejercitar un poco las entendederas. Porque, querido amigo, es muy triste pensar que ya lo sabes todo y renunciar a aprender cosas de la gente, incluso de la que piensa de forma muy distinta a ti. Yo entré aquí confiado en una discusión constructiva que me enseñara a entender algo de tus virulentas arremetidas contra la filosofía, pero sólo he visto dogmatismo, desconocimiento y nula voluntad de entender lo desconocido. Esa actitud es incompatible con la de un científico; por eso ahora me cuadra que no lo seas más que de boquilla.

Yo puedo presumir de tener amigos científicos y acudir a conversaciones muy constructivas o destructivas, pero en todo caso enriquecedoras, de forma regular; dudo que tú puedas decir lo mismo de la filosofía o el arte, en las que se ve a la legua ese analfabetismo que hace imposible siquiera dejar planteadas las condiciones de posibilidad de una conversación constructiva.

Y donde no se puede seguir amando, es mejor pasar de largo. No eres más que un vocinglero ignorante.



20
De: El Amo del Calabozo Fecha: 2008-02-28 18:33

Para Anónimo: no sé de dónde sacas que fé puede llevar tilde, pero no me vale el ejemplo de "dé" o "té", porque tú mismo explicas que sirve para distinguirlo de su homónimo. No hay tal homónimo para fe, así que por ahí no pueden ir los tiros. De todos modos, he consultado con el DRAE y "fé" no aparece, así que, si tú encuentras otro diccionario donde salga, quizá se pueda discutir. De todos modos, aunque una palabra llevase tilde durante siglos, si se ve innecesario en el presente, no comprendo por qué ha de seguir usándose.

Y para Leverkühn: ¿cuando se te acaban los argumentos empleas el método de insultar a tu oponente? Muy bien. Tú sabrás. De todos modos, ¿me podrías decir dónde encuentras que yo no he estudiado una carrera, que yo soy docente de ciencias, misoginia y pretensión científica en mi blog? Porque yo no veo ninguna de esas cuatro cosas, y soy quien lo escribo. Te repito, o te tripito, que yo no cargo contra la filosofía, sino contra cierta filosofía, muy puntera hoy, que me parece, una vez más, cocaína para intelectuales. El resto de las ramas de la filosofía, me parecen muy útiles, imprescindibles, y no saldrá de mi boca ni de mis dedos ningún improperio al respecto.

Cuando dijiste que la ciencia tenía dogmas, te pregunté cuáles eran. Contestaste con algo que yo rebatí (y por ese entonces no había acritud ninguna entre nosotros, creo) y no contestaste a mi crítica. Ahora aseguras que yo tengo tal o cual pretensión, que me comporto de esta o de aquella manera. No espero que atiendas a mi réplica, porque veo por dónde van los tiros.

Pero lo que no te tolero, ni a ti ni a nadie, es que se menoscabe de ningún modo la labor del docente, como tú pretendes hacerla. Para ser docente de ciencias hay que saber hacer algo que es muchísimo más complicado que conocer el método científico: saber explicarlo, transformarlo en un producto digerible por el discente. Sacar de la chistera el modo de que un adolescente comprenda de qué va la Evolución de las Especies no es ninguna fruslería, ni nada propio de aquellos que no son científicos porque el científico tiene cosas mucho más importantes que tratar. Si ese tío fue científico es porque un grupo importante de docentes se devanó los sesos para explicarle qué cojones es la ciencia, así que sin docentes, ni ciencia, ni filosofía, ni dios que te lo crió. Me recuerdas, en tu comentario anterior, una profesora de física de bachillerato que conocí, que decía que para ser profesor no hacía falta convertirse en payaso y, siendo consecuente con su idea, se limitaba en sus clases a exponer ecuación tras ecuación, sin más explicaciones. Sus alumnos, en palabras del profesor de química, y director del instituto, eran auténticos analfabetos, que sabían calcularte complejísimos sistemas físicos, pero que no sabían qué coño era una Fuerza, o que desconocían por qué las cosas funcionaban. Eso es, precisamente, lo que hacen aquellos que, como tú, consideran en segundo plano a los docentes: poner sobre la mesa un mensaje y limitarse a esperar que el otro lo entienda. Si lo consigue, estupendo, eres de los nuestros. Si no lo consigue, es que eres un boticario, un sicofante y no sé cuántas cosas más, un inútil, en definitiva, para nuestra tribu. Expulsado. Eso es. Nos quedamos nosotros, los listos, los esclarecidos, los que sí entendemos, y al margen están los pobrecitos ignorantes. Oh, sí, cuánto daño ha hecho Platón.

Por cierto, mi blog, como todos los demás, están colgados en la red, pero dudo mucho que tengas obligación de leerlo. Si lo haces es porque te da la gana, así que puedes dejar de leerlo, que a mí me van a pagar lo mismo, y yo no me voy a sentir en absoluto denigrado, ni me voy a cabrear, ni nada. Te lo prometo. De hecho, es curioso, pero yo no participaría en un blog en el que pensase que su autor es mediocre, torpe, misógino, chabacano político, culpable de bajeza, ignorante, vocinglero, dogmático, falto de deseos de aprender, incapaz de ejercitar las entendederas y todas esas cosillas tan lindas que me has dedicado. Tú mismo te descalificas al participar, porque, sinceramente, no sé qué haces discutiendo conmigo cuando puedes estar con tus colegas científicos. Chico, qué ganas de perder el tiempo tiene la gente...

PS.: Van ya varias veces que dices eso de que como no te quiero me dejas, pero no te vas del todo. Eres como un tertuliano boomerang. Por más que te tires, siempre vuelves. Aquí estaré, porque, al contrario que tú, tengo respuesta para la paradoja ésa de la fuerza incontenible y el muro infranqueable. Claro, que la respuesta es demasiado racionalista para que te convenza, pero tan válida, que me sirve contigo. Como el hecho de ser infranqueable depende de que no haya nada incontenible y viceversa, ambos objetos no pueden existir a la vez, así que, o tú dejas de ejercer esa fuerza presuntamente incontenible, o yo me dejo franquear. No pienso hacerlo, así que tendrás que ser tú quien flaquee.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.158.248.167 (14e71e3ab8)
Comentario

		

Archivos

<Septiembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
             

ARP-SAPC

Siempre Ganamos Algunos Euros.

Blogalia

Blogalia