Laberinto Postmoderno
Bienvenido al Laberinto Postmoderno. Rescata a la Razón de su Mazmorra, donde la han metido el Relativismo y la Postmodernidad. ¡Únete a los aventureros de la Razón y combate al Dogma y la Credulidad!
Inicio > Historias > Mis Aparcamientos Favoritos

Mis Aparcamientos Favoritos

Me gusta comprar en Mercadona. No es que tenga acciones de la empresa, ni mucho menos, pero es un supermercado que me gusta. Antes vivía a muy pocos metros de uno, y mi vida era feliz. Ahora, vivo a varios barrios de distancia del más cercano, pero de vez en cuando, voy y aprovecho para llenar el maletero de viandas.

Y tal conducta me ha llevado a hacerme una pregunta que cada vez que voy a uno de esos supermercados, me asalta sin demora: "¿Qué clase de retrasado mental ha diseñado los aparcamientos de esa cadena de supermercados?". Ignoro cómo serán los Mercadonas de otras ciudades, pero los de Zaragoza, son para mear y no echar gota.

Uno de ellos tiene la entrada y la salida del supermercado por la misma puerta, por donde no caben ni de lejos dos coches de vez. Así que han puesto un semáforo que te indica cuándo alguien está a punto de subir o bajar y te ordena que te quedes quieto. Perfecta idea, de no ser porque el semáforo se pone rojo solo cuando el vehículo está ya subiendo (o bajando) la cuesta, de modo que no es raro que tú ya estés enfilando en dirección contraria y te encuentres con el marrón en forma de atasco en una pendiente más que pronunciada.

Por cierto: en dos de los supermercados de esta cadena, cuando entras al garaje tienes que conducir como los ingleses, por la izquierda. De hecho, siempre hay un tramo en el que te tienes que cruzar, por cojones, con los que suben, que también han de cambiar al sentido correcto cuando salen del garaje.

Luego, para poder acceder al garaje hay que enfrentarse con una cuesta donde la aceleración de la gravedad es Ama y Señora de la Situación. Para poder bajar al supermercado, pues bueno, con un poquito de prudencia no pasa nada, pero cuando subes, ¡ay de ti si te paras! O tienes un coche de tracción trasera y un montón de caballos capaces de arrastrar varios elefantes obesos, o te quedas en la cuesta, con el freno de mano puesto, acojonado, sin atreverte a levantar el pie del embrague y rezando para no darle al que, desde atrás, te pita porque está ya harto de esperar a que te decidas. ¿No hay una ley de homologación de las cuestas de los garajes? Hoy en día todo se homologa, desde el tamaño de los tetrabriks hasta el grosor del papel higiénico... ¿No hay ningún baremo para ese tipo de pendientes?

Y luego, solamente a un subnormal profundo se le ocurriría poner esas cuestas endiabladas justo después de un giro de noventa grados, que es lo que suele suceder al salir de esos garajes. En parado, además, porque te tienes que parar a pasar el puñetero tique de compra por un lector que no funciona hasta que no te cagas en dios tres veces. Debe ser que detecta telepáticamente tu mala leche y cuando nota que estás a punto de acelerar y llevarte por delante la barrera, le entra el miedo y cede, porque si no, no se entiende.

Lo mismo cuando logras subir arriba. Crees que tus problemas se han acabado, pero no. Después de subir del garaje, tienes que atravesar dos metros de acera, llena de peatones, los cuales te impiden continuar adelante, así que vas atascando a los que tratan de escapar de la trampa mortal que es la cuesta, el lector de tiques y el giro de noventa grados. Todo ello, aderezado por el hecho de que las calles a las que vas a dar vuelven a ser de las que tienen coches aparcados por todas partes, de modo que no puedes ver si viene alguien, para dar el giro estás a punto de clavar el morro de tu coche en la puerta trasera de un cabrón que ha aparcado en doble fila y, además, estás sudando la gota gorda por los nervios, el esfuerzo y la mala sangre.

Cojonudos los helados Hacendado, de verdad. Bien buenas las napolitanas de chocolate, sí. Muy limpio todo, muy bien tratan a los empleados por lo que tengo entendido y estupendo el trato al cliente por parte de estos. Sois cojonudos, los de Mercadona, lo digo de verdad. Pero coged al homicida que os diseña los garajes y mandadlo a la cola del paro de una puñetera vez, porque es un cabrón con todas las letras.

Supongo que será la sobrina de algún directivo, o el amante de alguna ejecutiva, porque si no, no se entiende. Eso sí, la próxima vez que me quede atascado en la puñetera cuesta, quitaré el freno de mano, levantaré el pie del embrague, me agarraré fuerte al volante y dejaré que mi coche se lleve por delante la barrera, la máquina de leer tiques y todo lo que encuentre por el camino. Estoy seguro de que más de uno me agradecerá el gesto.
El Amo del Calabozo

2007-07-29 02:37 | Categoría: | 4 Comentarios | Enlace

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://laberintoposmo.blogalia.com//trackbacks/51198

Comentarios

1
De: El gNudista Fecha: 2007-07-29 08:02

La verdad es que los otros Mercadonas que conozco no son así de demenciales, supongo que será cosa del edificio.

Es una pena que en Euskadi no puedan poner.



2
De: El Amo del Calabozo Fecha: 2007-07-29 18:40

No pueden poner, ¿qué? ¿Mercadonas o garajes? En cualquier caso, ¿por qué no?



3
De: Rafa, Lauri y Guille Fecha: 2007-07-30 00:51

Jajajaja, nos hemos echado unas cuantas risas a costa de tu relato costumbrista-humorístico, hala, a seguir bien y no te cabrees tanto que al final te va a dar un infarto y te vas a quedar sin pelo (que es peor).



4
De: Lobo Gris Fecha: 2007-07-30 18:47

En las cercanías de Barcelona los parkings Mercadona son exactamente igual de repugnantes.

A mí me gustan mucho los productos Hacendado, a veces me sorprende que sean marca blanca, pero con los parkings y los estrechos pasillos del super, no puedo.

¿Por qué en Euskadi no pueden poner? Me he quedado con intriga.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.158.248.167 (14e71e3ab8)
Comentario

		

Archivos

<Septiembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
             

ARP-SAPC

Siempre Ganamos Algunos Euros.

Blogalia

Blogalia