Laberinto Postmoderno
Bienvenido al Laberinto Postmoderno. Rescata a la Razón de su Mazmorra, donde la han metido el Relativismo y la Postmodernidad. ¡Únete a los aventureros de la Razón y combate al Dogma y la Credulidad!
Inicio > Historias > Bipartidismo

Bipartidismo

Hay conservadores y progresistas. Los conservadores pueden ser tradicionalistas, y creer en la Patria, en la Corona, en Dios y en la Familia, pero también hay conservadores que consideran que lo de Dios es como de otra época, y creen en la Raza, en el Espíritu Sacrificado del Obrero y en la Sumisión a un Destino patriótico que poco tiene que ver con los planteamientos de otros patriotas. Y hay progresistas que creen en la Patria, también: "Patria o Muerte", ya saben. Y en Dios, ¿por qué no? Conozco algún cura que las pasó canutas durante los últimos años del franquismo porque su carné del PCE no le impedía escuchar en confesión a sus feligreses.

Hay, incluso, conservadores mucho más progresistas que los progresistas, porque no neguemos que todos esos nostálgicos del mayo del 68, o los que siguen llenándose la boca de lo mucho que lucharon contra Franco (que murió de viejo y en la cama, no lo olvidemos) o, más allá, los que todavía suspiran por una Segunda República que parecía ser una bicoca para todos, aunque se pasase mucha hambre y cada dos por tres se montasen unas huelgas de aquí te espero, con muertos a tutiplén. ¿Es ser progresista mirar al pasado constantemente, diciendo que aquellos tiempos sí fueron buenos? Quizá el pseudoconservador que mira al futuro, y que se monta una empresa de reciclaje de plásticos, sacando pasta de la basura, resulte mucho más progre, visto lo visto.

Hay progresistas revolucionarios y progresistas a los que la revolución les suena a chino. Y fachas revolucionarios también, ¿no lo fue Hitler? Revolucionar el mundo entero no es moco de pavo, aunque lo haga un tarado austríaco en nombre de la raza aria. Parece claro que todo progre que se precie debe ser ecologista, pero creo que cada vez somos más los que nos hartamos de que Greenpeace y sus acólitos (que son legión) nos estén gritando al oído, cual Ejército de Salvación, que el fin del mundo está cerca y que ellos son quienes pueden salvarlo. Algunos de nosotros estamos hartos, muy hartos de salvadores que vienen cuales mesías a decirnos lo que nosotros, pobres imbéciles ciegos, no podemos ver por nosotros mismos. Sobre todo si lo que nos ponen ante los ojos son exageraciones, falsedades, errores tomados por aciertos y panfletos con faltas de ortografía elevados por arte de birlibirloque a la categoría de "ciencias medioambientales". De cojón.

Y dentro de los conservadores, también los hay que se nos presentan con estandarte diferente: reniegan de la Patria, porque creen en un mundo globalizado, gobernado, eso sí, por ellos mismos, que son los más listos y los más poderosos. ¿Qué tienen que ver ésos con los que propugnan, desde la derecha, que cada país, cada cultura, deberá ser libre de elegir y libre de buscar su propio mercado? Pues lo mismo que tienen que ver los de izquierdas que hablan de un mundo sin fronteras con la cuadrilla de engañabobos que habla de "nacionalismo de izquierdas", una de esas creencias irracionales y perniciosas que nos trae la postmodernidad: unir en un solo sintagma la más rancia y borreguil ideología (el nacionalismo) con la izquierda, generalmente librepensadora e internacionalista. Pero en fin, o tempora o mores, que dijo aquél.

Porque esa es otra. Hay izquierdistas librepensadores, gente que cree que lo importante no es tanto convencer como vencer, sobre todo con palabras, con textos, con ciencia, con conocimiento, e izquierdistas que reniegan de la cultura, que consideran la ciencia una imposición del capitalismo, que creen que las universidades son centros mantenidos por un sistema porque les viene bien como filtro social (tú al taller, tú a la oficina, tú a mandar, tú a obedecer). Lo mismo pasa en la derecha, con derechistas que creen que la ciencia está desbocada, y que claman contra el aborto, la clonación, la investigación con células madre, el big-bang, la evolución de las especies y la tectónica de placas y derechistas, gente muy muy de derechas, que estaría dispuesta a donar mayores cantidades de dinero a la investigación y el desarrollo que a presupuestos militares. Sí, y son muy muy muy fachas, pero mira, los hay.

Podría seguir mucho, mucho rato, pero creo que sería en balde. La pregunta, leído todo el coñazo anterior es, ¿por qué coño, si nos queda claro todo eso, cada vez vamos más hacia el bipartidismo? ¿Qué sentido tiene que nos tengamos que arrimar al caballo grande, ande o no ande? ¿Cuándo la gente empezará a votar a aquellos que realmente los representan y no a los que representan un porcentaje pequeño de sus creencias, y no los demás? Si el PSOE ha aumentado su representación en las dos cámaras, ha sido gracias a la caída de IU, ¿para cuándo las reivindicaciones de IU entrarán en el programa político del PSOE? Lo mismo con el PP, que se ha llevado los votos de infinidad de partidos pequeños, de carácter regionalista, que fueron perdiendo su escasa fuerza por aquello de que hay Gravedad Política y los trocitos chiquititos terminan por unirse al pedrusco mayor hasta que todo es un único planeta, heterogéneo, sin sentido, lleno de cosas, pero vacío de contenido real.

¿Quién es Rajoy? ¿A quién representa? ¿Por qué los del PP siguen a alguien que no se molesta en explicar su propia idea? ¿Es Rajoy afín a esa derecha machacona, tradicionalista, nostálgica de viejas reliquias, o es afín a esa derecha neoliberal, a la que no le importa si los homosexuales se casan o se dejan de casar, o quizá a esa otra que se arrodilla ante el altar pidiendo a Dios que fulmine a los maricones y los rojos con su rayo maléfico? Lo mismo puedo preguntar del señor Zapatero, por supuesto.

El bipartidismo es el sistema político en el que nadie se ve representado. Y la gente vota más por afinidad irracional (ese tío me pone, pues lo voto, aunque diga sandeces) que por verdadera digestión política del discurso. Bueno, con nuestro pan nos lo comeremos. Los que ya tenemos hijos, miraremos a nuestros vástagos y nos preguntaremos si no nos odiarán por dejarles el legado que les dejamos.
El Amo del Calabozo

2008-04-02 00:58 | Categoría: | 2 Comentarios | Enlace

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://laberintoposmo.blogalia.com//trackbacks/56606

Comentarios

1
De: IllyriaGrey Fecha: 2008-04-25 12:58

Hola, Amo del Calabozo. Disculpa que te deje esta nota aquí en la sección comentarios -si acaso luego la borras- Quería comentarte unas cosillas técnicas que posiblemente puedas contestarme por correo electrónico y no encuentro el tuyo. ¿Te importaría enviarme a mi correo un acuse de recibo y así te lo comento? Muchas Gracias por anticipado.



2
De: Rafita Fecha: 2008-05-02 12:11

Que bueno eres.

Un abrazo muy grande desde Sevilla.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 107.22.118.242 (aa461185ed)
Comentario

		

Archivos

<Septiembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
             

ARP-SAPC

Siempre Ganamos Algunos Euros.

Blogalia

Blogalia