Laberinto Postmoderno
Bienvenido al Laberinto Postmoderno. Rescata a la Razón de su Mazmorra, donde la han metido el Relativismo y la Postmodernidad. ¡Únete a los aventureros de la Razón y combate al Dogma y la Credulidad!
Inicio > Historias > La crisis, para el que se la crea

La crisis, para el que se la crea

Hace bastantes años, un tipo de cuyo criterio suelo fiarme (y no soy proclive a fiarme del criterio de la gente porque sí), me dijo algo que he tenido varias ocasiones de recordar desde entonces. Básicamente decía que cuando se da una verdadera crisis económica, acontecen varias cosas: para empezar, los asalariados pierden poder adquisitivo. Es decir, que cobrando lo mismo, ven impotentes cómo todo sube más, salvo sus sueldos. Dándole la vuelta, nos daremos cuenta de que esto es como decir que cobran menos. ¿Cuánto menos? Bueno, pues eso depende, porque la gente encuentra modos de reducir sus gastos y resulta que si yo soy mileurista y, de pronto, la gasolina sube un 20% en 3 meses, pues lo que hago es coger el metro o el bus y dejar el coche en casa. Y si en vez de irme dos veces al mes a cenar fuera con la novia, pues me voy una, o ninguna. Y en vez de comprarme ese disco duro externo que tanta ilusión me hace, voy y me conformo con lo que tengo hasta que me pueda permitir ese lujo. ¿Me siguen?

Pero hete aquí que, en una verdadera crisis, seguía diciendo mi colega, los que no son mileuristas lo tienen más jodido que los pringaos. Porque claro, las comidas de empresa, las cenas de negocios, los vuelos en primera clase, los hoteles de cinco estrellas, las reuniones sorpresa que requieren taxi de largo recorrido y todas esas cosas que hacen los variosmileuristas, resultan imposibles de remedar. Y no vas a ir a cerrar un negocio de varios millones de euros habiéndote comprado un traje en Carrefour, por más que te salga más barato que hacértelo a medida, ¿no? Por otro lado, los mileuristas raramente tenemos bienes importantes: la casa hipotecada, el coche a plazos y algo de pasta en el banco, a modo de colchón. Por más crisis que haya, al que tiene poco, poco le pueden quitar. Pero cuando yo tengo mi dinero invertido en unos fondos, otra parte invertida en acciones y una tercera metida en un banco de modo intocable, resulta que todo eso es lo que tiene verdadero impacto a la baja en una verdadera crisis económica.

Ergo los que no son multimillonarios, pero sí son ricos (tipos que se levantan al mes lo que tres o cuatro obreros como mínimo) son los que verdaderamente ven reducidos sus salarios hasta hacerse insoportables. Y entonces viene un efecto de las crisis que es inevitable: los ejecutivos, los inversores, los brokers y toda esa cuadrilla de buitres carroñeros empieza a tomar decisiones drásticas, como tirarse por la ventana, estrellarse con el coche, colgarse de la corbata y demás inventos.

La conclusión de ese tipo es que solamente podemos hablar de crisis cuando eso suceda: cuando los "ricos" empiecen a suicidarse uno tras otro, y la cosa empiece a cundir, y se vean escenitas dantescas en el telediario. Por cierto, eso no es lo malo de las crisis, lo peor está por llegar, cuando los bancos pegan el cerrojazo y nadie puede sacar su pasta, cuando la gente empieza a empeñar las joyas y a trapichear con los productos básicos.

Desde que me contaron esto, contemplo las presuntas crisis con un semblante todavía más escéptico de lo que lo suelo tener. Siempre están hablando de las crisis como si fuesen olas en un mar tranquilo: tiempos de bonanza económica rotos periódicamente por un momento de agitación, que pasará. Yo, sinceramente, no distingo esos momentos de bonanza económica. Para mí, y para muchos mileuristas, las cosas son o malas o regulares. Jamás han ido bien del todo. Entonces, ¿para qué coño hablan de crisis?

Pues la respuesta de mi colega fue sencilla: para poder colarnos a todos una subida generalizada de precios, generalmente centrados en un punto vital de nuestra vida económica: vivienda, alimentación, combustibles... Si quieren, de pronto, subirnos el gasoil una pasta, pues nos cuentan que viene una crisis y nos suben un 5%. Al mes siguiente, salen otros diciendo que no es crisis, sino recesión, o desaceleración, y que es temporal, y te suben otro 5%. Y al poco, surgirá otro experto diciendo que ya es oficial que es una crisis, pero que se está haciendo lo imposible por remediarla, y otro 5% al canto. Y, cuando se les pase por el morro, pues pararán. Ya nos han subido el precio, ya nos han convencido de que no era culpa suya, sino de Euríbor, o del Banco Mundial, o de Perico de los Palotes y santas pascuas, todos contentos.

¿Qué quieren que les diga? Alguien dijo una vez que la democracia caería porque la gente ya no tendría confianza en sus líderes, que la corrupción se hará tan extensa que ya no habrá hueco para la esperanza de que un presidente, un ministro o un diputado sea honrado y piense en la responsabilidad que tiene antes de pensar en otros menesteres. Y estoy de acuerdo con ello. Me hablan de la crisis, pero solo parece afectarnos a los de siempre. Mucho mamoneo es lo que hay.
El Amo del Calabozo

2008-07-16 01:00 | Categoría: | 0 Comentarios | Enlace

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://laberintoposmo.blogalia.com//trackbacks/58548

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.162.139.217 (9286ee961f)
Comentario

		

Archivos

<Julio 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

ARP-SAPC

Siempre Ganamos Algunos Euros.

Blogalia

Blogalia